LA DEFINICIÓN

Es cabeza a cabeza

Es “el” partido del Torneo Apertura y cobra más trascendencia por la posición de ambos en la tabla.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Defensor Nacional

Sensaciones. Estados de ánimo. Caminos paralelos y en muchos casos, hasta similares. Este cabeza a cabeza entre Nacional y Defensor Sporting se empezó a dar en medio del Torneo Apertura y siguió dándose fecha tras fecha.

Ellos mismos se encargaron de sacar de la pelea a los demás. Nacional dejó sin posibilidades a Cerro, después de su gran triunfo en el Tróccoli, y Defensor alejó de la pelea a Peñarol en el partido que ambos disputaron en el Franzini. El otro día, le dio el golpe de gracia a un Wanderers que ya estaba sin chance, pero que llegaba con la motivación por las nubes para bajar a Defensor de la carrera por el título.

La ruta de tricolores y violetas ha sido muy parecida. Con picos altos y bajos, con partidos buenos, regulares y malos, pero con un denominador común: terminan sumando de a tres, y esa virtud los ha mantenido en el tope de la tabla.

Tienen campañas similares. Han salido a todas las canchas, han superado contratiempos (expulsiones, lesiones) y siempre han salido adelante con rebeldía y convicción.

Nacional tiene un plus: un plantel amplio, "largo" —como se le dice ahora— y cuenta con jugadores de trayectoria y nivel internacional. Hombres de selección, que han tenido una carrera en el fútbol del exterior y hoy plasman su experiencia en el medio. Conde, Polenta, Fucile, el "Tata", Arismendi, "Papelito", Rodrigo Aguirre, son algunos de esos nombres que han tenido fogueo y trayectoria, pero también clase.

Defensor tiene un plantel más "corto", con muchos juveniles nacidos en el club, pero Acevedo logró conformar un equipo mixto. Logró montar una columna vertebral de peso, con futbolistas de trayectoria, y eso le ha permitido sortear obstáculos pesados en el camino.

"Coto" Correa, Andrés Lamas, Mathías Cardacio, el propio Matías Cabrera, y Gonzalo Bueno, han sido importantes en partidos duros, peleados, complicados. Su experiencia pesó y sacó adelante al equipo en el Apertura.

"El corazón de los jugadores es impresionante. ¿Cómo no van a condicionar las expulsiones? Perdimos soldados pero vamos a pelear con perros cimarrones", tiró Eduardo Acevedo después del agónico triunfo ante Wanderers y las expulsiones de dos de sus tres zagueros: "Coto" Correa y Guillermo De los Santos. "El amor propio y la rebeldía son para resaltar. Ganar así nos fortalece. Llegamos al próximo partido como anhelamos", agregó el DT violeta.

Del otro lado, Nacional vivía una situación similar. Y hubo respuesta.

"El procedimiento para alcanzar el triunfo quizás no fue muy académico, pero se logró. Son partidos que tienen un condimento especial. Se dio un desgaste grande el otro día (en la Copa) y pudimos ganarlo", apuntó Martín Lasarte después de la agónica victoria ante Rampla Juniors.

"El rival hizo un gran partido desde lo táctico y lo físico, eso también hay que decirlo. Cuando uno no encuentra el punto de juego que uno pretende tener, hay otras armas que el equipo tiene. Y este equipo tiene algo, está claro que lo tiene. El resultado final ayuda, algo tiene el equipo, no es casualidad", señaló el DT tricolor cuando analizó el triunfo ante el "Picapiedra".

Son almas gemelas. O casi. Porque han pasado por situaciones similares a lo largo del Apertura, y cada uno las sorteó con sus armas.

El cabeza a cabeza de Nacional y Defensor empezó en medio del torneo, y siguió hasta el final.

Mañana puede haber una definición o no. Los dos llegan con bajas, y por situaciones parecidas. Sensaciones nomás, sólo sensaciones...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados