El tanque sisley

Burgueño: "Fuimos pura entrega"

El autor del último penal frente a Sud América, volvió a salvar a El Tanque del descenso, igual que cuando le ganaron a Atenas en Maldonado en la temporada 2015-2016 

Burgueño
Yoel Burgueño celebra junto a sus compañeros. Foto: Gerardo Pérez.

Y oel Burgueño se despertó al mediodía. Es que la noche anterior le costó mucho dormirse. En El Tanque no hubo festejos por mantener la categoría y el delantero que marcó el último penal frente a Sud América se fue directo para su casa en Piedras Blancas, su barrio de toda la vida. Pero eran las cuatro y aún no se había podido dormir.

“La adrenalina era mucha. Miraba el celular, caminaba, iba al baño, tomaba agua. Lo viví casi como el nacimiento de mi hija”, relató quien no es la primera vez que salva a El Tanque del descenso.

En la temporada 2015-2016 el propio Burgueño anotó dos goles frente a Atenas en la última fecha del Clausura. El partido se jugaba en Maldonado y a los carolinos les alcanzaba con empatar para mandar a los fusionados a la B, pero ganó El Tanque 4 a 2, con dos tantos de Burgueño y se quedaron en Primera. En ambas oportunidades el técnico era el “Tola” Antúnez.

“Lo aguanté dos veces en Primera a Freddy Varela”, explicó riendo el delantero. “Hablando en serio, fue una felicidad bárbara después de haber sufrido tanto en el año”, agregó Burgueño.

“Creo que lo que conseguimos fue por la gran unión que hubo en el grupo y la buena gente que hay en el plantel. Pudimos habernos salvado un par de fechas antes, pero no logramos liquidarlo por cosas del fútbol, como en el partido con Juventud, que íbamos ganando 2 a 0 y faltando poco nos empataron”, recordó.

“En las finales estuvimos muy convencidos de que lo íbamos a sacar”, contó sobre los partidos frente a Sud América.

Antúnez estaba convencido que para ganarle a Sud América era necesario llegar a los penales, porque no podía jugarle de igual a igual. Sin embargo, no ordenó practicarlos en los días previos. Es que confiaba en sus jugadores y cuando llegó el momento de hacer la lista, preguntó quién quería rematar.

“No me considero un especialista en penales, pero siempre me tengo mucha confianza. Cada vez que voy a tirar un penal, lo hago decidido y convencido a qué punta lo voy a tirar. Cuando el ‘Tola’ preguntó quién se animaba a patear, yo le dije enseguida que yo tiraba”, contó el delantero que hizo todas las formativas y debutó en Primera en Cerrito allá por el 2009.

Tras el penal, Burgueño salió corriendo rumbo a la tribuna Ghierra, donde estaba su esposa con su hijita Paz en brazos, pero sus compañeros se le tiraron arriba y no lo dejaron llegar. “Esquivé a algunos, pero llegando casi a destino me derribaron mis compañeros. Iba derecho a festejarlo con mi señora y mi hija de un año y seis meses”.

Defendió diez camisetas en su carrera, dos en el exterior: Libertad en Paraguay y Antofagasta en Chile, pero es un laburante y muchas veces tuvo que salir a trabajar porque con la plata del fútbol no le alcanzaba.

Ahora termina contrato con El Tanque y está expectante con lo que suceda con el “Tola” Antúnez para ver si pinta renovar. “Voy a esperar. Depende de cómo se arme el equipo y del cuerpo técnico que venga, o si sigue el ‘Tola’. Puede ser una de las posibilidades. Yo con el ‘Tola’ tengo una relación de amor-odio. Pero donde ha estado me ha llamado siempre. Es un técnico que como dice él, tiene calle, cordón y vereda. La tiene muy bien vivida, tiene años en el fútbol y las cosas muy claras. Conoce mucho a los jugadores, conoce todo. Sabe cómo manejarse frente a un plantel y por eso nos llega a los jugadores”, contó sobre su entrenador.

Burgueño y sus compañeros tenían bien claro que en las finales tuvieron pocos hinchas y que la mayoría de la gente quería que bajara El Tanque. “La gente no quería que El Tanque se salvara, pero no por nosotros los jugadores, sino por lo que genera Freddy Varela. Pero estábamos tranquilos. Los partidos hay que jugarlos y áun cuando hacés las cosas mejor que el rival, a veces no conseguís los objetivos. Frente a Sud Amperica no fuimos brillantes, pero fuimos efectivos en los penales y nunca renunciamos a lo nuestro, que es pura entrega”, finalizó Burgueño, quien siempre quiso ser profesor de matemáticas. Y tiene claro que cuando algún día le ponga punto final a su carrera, va a estudiar algo que no tenga nada que ver con el fútbol.


los penales

Las dos caras

Tola, yo tiro cualquiera”, dijo Ademar Martínez cuando Antúnez les preguntó quiénes querían rematar los penales antes de la definición. “Vos tirás el primero”, le respondió el entrenador, quien ya había decidido quiénes iban a lanzar y los fue comprometiendo.

Fabián Yantorno remató el segundo penal de Sud América y se le fue muy arriba. No tenía consuelo y le dio rienda suelta a las lágrimas. De todas maneras, el experimentado futbolista sabe que el fútbol es así y que siempre hay revancha. Él no será la excepción y la tendrá.

el "Tola"

Un salvador que la remó siempre

“Yo no me puedo quejar, todo me cuesta, pero no me quejo de la vida. Cuando las cosas cuestan tanto, se disfrutan más”, dijo el “Tola” Antúnez, el técnico que salvó dos veces a El Tanque. “Muchas veces me preguntan por qué nunca dirigí un grande. No sé, a mí me gustan los desafíos. Siempre estuve remándola, es parte de mi carrera y de mi vida. La estoy remando desde que me quedé viudo a los 30 años con una hija de seis años”, dijo el técnico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)