ELIMINATORIAS RUSIA 2018

Un búnker a prueba de todo

El hotel de los Celestes, un reducto ideal para aprontar el duelo con Brasil.

Buena ubicación
Buena ubicación
Comodidad y equipación
Comodidad y equipación
La piscina en lo más alto del edificio
La piscina en lo más alto del edificio
Gimnasio completo
Gimnasio completo
Muchas salas para charlas
Muchas salas para charlas

El búnker de Uruguay aquí en Recife tiene todo. Fue elegido por el gerente deportivo Dr. Eduardo Belza y aprobado por el cuerpo técnico. Claro, ya lo conocían de su anterior visita a esta ciudad, cuando la Celeste participó de la Copa Confederaciones en 2013, una previa de la Copa del Mundo 2014 que sirvió para recorrer la diferentes ciudades, los distintos campos de entrenamientos, medir los tiempos y las distancias y también estar al tanto de los alojamientos que se adecuaban a las necesidades de una delegación deportiva.

De los nueve pisos, dos estarán reservados para la delegación uruguaya.

El hotel cuenta con 162 habitaciones, seis salas de reuniones, en las cuales seguramente se darán las conferencias de prensa y la charla técnico-táctica antes del compromiso del viernes.

Belza, como siempre sucede, estuvo apuntando todos los detalles, no descuidó ninguno y tras un relevamiento se decidió por un hotel confortable, pero a la vez cerca de los puntos donde estará la selección uruguaya.

El Courtyard Marriot Recife Boa Viagem fue el elegido tras un pormenorizado estudio.

El hotel (majestuoso, por cierto) está ubicado en una zona estratégica para los intereses de la Celeste: cerca del Arena Pernambuco, frente a la hermosa playa Boa Viagem y a sólo cinco kilómetros del Aeropuerto Internacional de Recife. Mejor, imposible.

Las habitaciones tienen un elegante estilo, cuentan con internet inalámbrico y televisores LCD con cable, satélite y varios canales de películas.

Desde todas sus habitaciones se puede apreciar la costa bordeada de arena blanca, una vista panorámica estupenda que da a la playa y a la piscina, ubicada en la amplia terraza del hotel.

El búnker fue elegido por los celestes por su lejanía del mundanal ruido de Recife, por sus comodidades, por la sala de eventos, su gimnasio y la sala de proyecciones.

Uruguay tendrá un ala exclusiva, también el plantel hará las cuatro comidas (desayuno, almuerzo, merienda y cena) por separado al resto de los huéspedes, una condición fundamental en cualquier alojamiento de la selección, siempre para mantener la intimidad del grupo.

La terraza también cuenta con un gimnasio totalmente equipado disponible las 24 horas, algo en donde se hizo especial hincapié por parte de la delegación uruguaya.

A la concentración se la selección no le falta nada. Está custodiada día y noche por un séquito de guardias de seguridad y por la policía local.

Hoy, seguramente, llegarán los adelantados de siempre: Eduardo Belza y Aldo Cauteruccio, los hombres celestes que arribarán 24 horas antes de la selección para ultimar todos los detalles y comprobar que lo solicitado por el cuerpo técnico se haya cumplido.

Sólo se espera por el bullicio de los hinchas, esos que siempre dicen presente cada vez que Uruguay tiene una parada difícil, como la de este viernes ante Brasil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)