PEÑAROL

Lo bueno y lo malo del aurinegro pensando en la definición del Uruguayo

Repasá los puntos altos y bajos del campeón del Clausura.

Foto: Marcelo Bonjour.
Foto: Marcelo Bonjour.

Lo bueno

Saca adelante los partidos más complicados

La personalidad que tuvo el equipo para sacar adelante los partidos más difíciles fue un punto muy fuerte de Peñarol. Empató el clásico sobre el final cuando parecía que todo se encaminaba a una derrota y ganó partidos en los descuentos (Cerro y Progreso como ejemplos), demostrando su capacidad para reponerse en situaciones adversas.

De hecho, en el Clausura le fue mejor con los equipos de arriba que con los de abajo. Sacando el clásico, solo dejó puntos en la derrota ante Rampla Juniors y los empates frente a Racing y Torque, tres equipos que pelean por mantener la categoría.

Hablando de carácter, y teniendo en cuenta la definición que se viene ante Nacional, este plantel llega con viento en la camiseta ante el tradicional rival. Todos los futbolistas tienen números positivos en sus antecedentes clásicos y llegan en buena racha. De hecho, oficialmente llevan tres años sin derrotas en cancha ante el tricolor.

Dawson anda volando

El arquero atraviesa un momento espectacular. Cuando le llegan poco, resuelve bien las pocas situaciones que le generan. Cuando lo pelotean más, parece que se agranda y se transforma en figura. Además, es un jugador que le habla permanentemente a los defensores.

El capitán es el más desnivelante

Cristian Rodríguez es la principal figura que tiene este equipo aurinegro y, posiblemente, el fútbol uruguayo. De doble cinco o jugando más adelantado ahora con el regreso de Walter Gargano, siempre se pone el equipo al hombro. Jugador clave en los partidos importantes.

Juntos son letales

Cuando Gabriel Fernández y Lucas Viatri se juntan, explotan las mejores características de cada uno. Se entienden bien y se complementan a la perfección. Son muy difíciles para marcar, porque mezclan presencia física, potencia y olfato. Gran parte del salto de calidad del plantel.

Sentido de pertenencia

El “Cebolla”, Fabián Estoyanoff y Marcel Novick son los tres más identificados con la institución. De todos, hay otros protagonistas que pese a su poco tiempo en el club ya lograron un importante vínculo: Fabricio Formiliano, Lucas Hernández, Guzmán Pereira y Walter Gargano.

Lo malo

El plantel corto le puede pasar factura

Todo dependerá de cuántos partidos dure la definición del Uruguayo. Se puede resolver todo en un encuentro (si como campeón de la Anual gana el primer partido), en tres (si después de ese primer partido tiene que ir a dos finales más) o hasta cuatro (si encima tiene que desempatar por la Anual, perder la semifinal y pasar a los dos últimos juegos).

Lo cierto es que cuanto más partidos juegue, más se puede ver perjudicado Peñarol. Es que en el mano a mano de un plantel a otro, Nacional demostró tener más cantidad de futbolistas a un nivel similar, más parejo. Por eso, a lo largo de la temporada, Alexander Medina pudo armar dos planteles y así y todo dejar fuera de la convocatoria a futbolistas de la talla de Álvaro González.

Además, porque cuanto más finales se tengan que disputar, siempre hay más riesgo de sufrir lesionados o tener expulsados. En ese aspecto, el tricolor tiene una pizca de ventaja.

Peñarol hoy tiene una base, con 12 o 13 futbolistas que fecha tras fecha arman el 11 y algún futbolista más que hace fuerza como para pedir la titularidad. El juvenil Darwin Núñez demostró que puede dar una mano muy importante, aunque no deja de ser un futbolista con apenas 12 partidos en Primera. Maximiliano Rodríguez, de gran ingreso en el partido consagratorio contra Progreso, es el as bajo la manga que puede tener Diego López para estos choques cruciales que se vienen frente a Nacional.

Todo dependerá del desenlace que tenga el Uruguayo, pero lo cierto es que el plantel corto le puede pasar factura a los aurinegros.

La sanidad tiene un trabajo diario

Cristian Rodríguez y Gabriel Fernández vienen al límite. Por eso este último fin de semana prefirieron darles descanso. Fabricio Formiliano está jugando con la mano quebrada. Ezequiel Busquets sufrió una distensión y será evaluado en estas horas.

Volantes con poco gol

Salvo el “Cebolla” (tres), Estoyanoff (2) y Giovanni González (1), los demás volantes no están finos en la definición. Agustín Canobbio e Ignacio Lores no pudieron festejar a lo largo de todo el semestre. Tampoco, aunque no es su principal función, Pereira, Gargano y Novick.

El lateral derecho es un martirio

A la espera de conocer el grado de la lesión de Ezequiel Busquets, hoy solo queda Giovanni para ocupar esa posición. Guillermo Varela sigue en recuperación y recién podría llegar a las finales aunque también es cierto que no juega desde junio. Mathías Corujo regresará en 2019.

Un mediocampo que casi no se probó

Con el regreso de Gargano, el “Memo” ya avisó que pasará al “Cebolla” delante del “Mota” y Pereira. Oficialmente, solo probó ese mediocampo en los últimos diez minutos del clásico. Hay que ver si le darán los tiempos para juntarlos contra Defensor antes de la definición.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)