PLAZA COLONIA

Algo bueno tiene, porque no le ganan

Pelota al piso, humildad, orden, compromiso... las claves de un puntero imbatido.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
“Patablanca”. Espinel encontró a varios de sus dirigidos en clubes amateurs y alguno incluso como libre: hoy viven el suelo de dominar el Clausura. Foto: Marcelo Bonjour

El dulce momento que vive Plaza no es exclusivamente debido a la histórica victoria ante Nacional ni al liderato en solitario del Clausura. De hecho, el hoy puntero lleva ya tiempo acumulando méritos: hay que remontarse hasta el 4 de octubre para encontrar su última derrota, ante Cerro. Desde entonces acumula 11 partidos sin perder, que si bien de ellos 7 fueron empates, no hay dudas de que el conjunto que dirige Eduardo Espinel ha encontrado una regularidad que ya querrían muchos. Otra cifra que impresiona es que, de los 19 partidos que lleva en este Campeonato Uruguayo, sólo ha perdido 4, algo inusual para un recién ascendido.

¿Y cuáles son los argumentos con los que el "patablanca" sostiene estas cifras? Espinel explica el éxito de sus dirigidos, que sin importar el rival buscan siempre imponer su estilo de creación mientras en defensa prima el orden. "Respetamos mucho la filosofía del club y su historia, que siempre se caracterizó por un buen juego con la pelota al piso. Y justamente los jugadores que tenemos hoy dan para eso, y no para dar pelotazos largos y por arriba. Jugamos con velocidad si se puede y si no con la paciencia suficiente para encontrar los espacios. Y a la hora de no tener la pelota, todos tienen que estar dispuestos a colaborar", relata el DT, que encontró un gran aliado en el buen estado del Supicci para poder desplegar esa filosofía.

Sostiene que, si bien la cabeza visible del equipo es Nicolás Dibble, el éxito se fundamenta en la labor colectiva. "Hay pocos jugadores en el fútbol uruguayo como él: con desparpajo, que dribla para cualquier lado, se sacan hombres de encima... por eso resalta Dibble. Pero lo que caracteriza este equipo es que todos los volantes son de buen pie, algo raro en este fútbol.

Hay una mezcla interesante: son buenos en la marca, pero después de recuperarla te la dan redondita", cuenta Espinel.Otro factor clave es el de contar con varios jugadores que hace no tanto ni se hubieran imaginado en Primera, como los casos de Villoldo, Ferreira o Dawson, que vivieron los momentos duros del equipo en Segunda y hoy su compromiso es incuestionable.

En ese sentido, a Espinel le recuerda mucho al equipo de Plaza que triunfó en 2002, del que él fue parte, aunque dice por lo que más se asemejan es por su humildad.

La misma que emplea el DT para afrontar este momento feliz y ser cauto con su próximo rival: Wanderers, que también trata de huir del descenso. Ambos comparten necesidad y estilo de juego, por lo que Espinel prevee un lindo duelo para ellos y para el espectador.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)