EL ANÁLISIS

Una buena señal de desarrollo

La movida que empezó Bauzá y continuó Valdez, permite que hoy el arbitraje uruguayo esté ingresando en una etapa de transformación y desarrollo que debería redundar, en algunos años, en beneficio para el espectáculo.

Larrionda y Vázquez fueron nombrados directores del departamento de arbitraje y la visita del exárbitro Busacca le terminó de dar forma al proyecto, que tenía la base y al que el suizo sumó ideas frescas: mejorar la captación (¡sí captación en los propios planteles juveniles, colegios y liceos!); no suspender al que arbitra mal, darle un partido de menor jerarquía a la fecha siguiente; además de lo conocido. Los neutrales propondrán una Comisión de Árbitros con tres miembros técnicos y dos políticos -cambio sin precedentes, en un fútbol súper politizado- y así ya no estarán bajo los ojos de los miembros “parciales” sino de los técnicos.

En una sociedad de consumo en la que queremos todo ahora, ya, es difícil entender el valor de los pasos que intentan dar los neutrales para mejorar el producto arbitraje. Será el tiempo, la paciencia y continuar en este sendero el que permitirá que el fútbol uruguayo tenga buenos jueces. Ojalá lo entiendan todos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)