SELECCIÓN

Un buen recuerdo: el triunfo celeste frente a Brasil en 2001

La corrida del "Chino" Recoba, el penal que remató Federico Magallanes, la atajada de Fabián Carini y la táctica de Víctor Púa cimentaron aquella victoria de hace 19 años en el Centenario.

Magallanes
"Pelusa". Federico Magallanes, el autor del gol de penal que le dio la victoria a la selección de Púa en las Eliminatorias para el Mundial 2002. Foto: archivo El País.

Las Eliminatorias Sudamericanas nunca fueron sencillas, ni lo serán. Y los partidos frente a Brasil, menos aún. Basta recordar que en la era Tabárez, Uruguay nunca pudo vencer a sus vecinos del norte. Apenas logró dos empates. Y los dos últimos partidos en el Centenario terminaron con sendas goleadas verdeamarelhas.

Por eso, a horas de un nuevo juego ante Brasil vale recordar el triunfo celeste 1 a 0 conseguido el primer día de julio de 2001, por las Eliminatorias para el Mundial de Corea Japón. Donde a la postre ese Brasil fue campeón.

El equipo dirigido por Víctor Púa, que había agarrado un hierro caliente después que Passarella abandonara el barco, funcionó aquella tarde como un verdadero equipo. Bien parado, con tres volantes de marca delante de los cuatro defensas y con Álvaro Recoba, Federico Magallanes y Darío Silva intentado salir con velocidad.

El gol llegó minutos después de la media hora, cuando el “Chino” se mandó una gran corrida de 40 metros hacia el arco de Marcos, dejando a cuatro rivales por el camino. Ya en el área, Cafú no tuvo otra alternativa que derribarlo.

Recoba
Recoba. Se mandó una espectacular corrida de más de 40 metros. Foto: archivo El País. 

“Recuerdo que sentí toda la responsabilidad. Había que meterlo. Fui pensando que cuando te tocan esas no queda otra que hacer el gol. No se puede fallar. Lo tiré a mi izquierda, a la mano derecha de Marcos”, le contó Federico Magallanes, quien fue el encargado de rematar el penal, a Ovación.

“Ninguno de los dos llegaba bien, pero fue un partidazo. Por suerte pudimos ganar gracias a esa jugada del ‘Chino’ y a ese penal, pero en el segundo tiempo Guigou estrelló una pelota en el palo de tiro libre”, agregó el “Pelusa”.

“¿Si sufrimos? Claro, ya estábamos sufriendo antes de que empezara el partido. Je. Brasil es el que mejor juega siempre. Nos apretó, pero pudimos aguantar el resultado. Aquella tarde jugamos a nuestra manera. Al fútbol uruguayo le cuesta tener la pelota y crear juego, por eso hay que jugar apretaditos atrás y como siempre tenemos delanteros buenos que la meten, confiar en ellos. Como ahora con los dos monstruos que tenemos. Ese es el fútbol uruguayo. Cuando vamos a jugar de igual a igual nos pasan por arriba”, sentenció Magallanes quien alterna su vida entre Santander, Marbella y Montevideo.

Aquella tarde la Celeste formó con Carini, Gustavo Méndez, Sorondo, Montero, Guigou, Romero, Pablo García, De los Santos, Recoba, Darío Silva y Magallanes. Brasil, que acababa de cambiar de técnico y esa tarde debutaba Luis Felipe Scolari, formó con Marcos, Cafú, Antonio Carlos, Roque Junior, Roberto Carlos, Cris, Emerson, Juninho, Rivaldo, Elber y Romario.

“Me parece increíble que ya hayan pasado 19 años, lo siento mucho más cercano en el tiempo”, dijo Fabián Carini. “Concentrábamos en Punta del Este y la gente nos esperaba en la ruta para alentarnos. Lo mismo en Avenida de las Américas y Avenida Italia. Y el estadio estaba repleto, se habilitaban los taludes y la gente se sentaba en las escaleras también”, añadió el exarquero quien recordó a su vez que todos jugaron con una camiseta de Bob Marley abajo porque Nicolás Olivera había tenido un problema de salud y estaba internado. Magallanes la mostró tras el gol.

“Fue un partido duro, friccionado. En el primer tiempo la jugada del ‘Chino’ y poca cosa más. Ellos tampoco tuvieron chances salvo un cabezazo de Romario. En el segundo tiempo sí se nos vinieron arriba”, relató el “Facha”.

A los 40’ del segundo tiempo hubo un tiro libre peligroso para Brasil. Lo remató Rivaldo y Carini lo atajó, pero venía tan fuerte que pareció que la pelota había ingresado en el arco por más que el arquero estiró enseguida los brazos. “Yo en el partido no me di cuenta, pero luego mirándolo en la televisión... si hubieran dado el gol no podíamos decir nada. Por suerte no había VAR ni nada parecido”, reconoció Carini.

Magallanes

TUVO TODO. “Antes del partido habíamos hablado con los jugadores de la necesidad de dar el máximo de nuestro rendimiento, colectivo e individual porque Brasil no podía convertir en cualquier momento. Había que tener una gran concentración. Por suerte lo cumplieron muy bien. El equipo tuvo todo: entrega y rendimiento”, recordó por su parte, el técnico Víctor Púa.

“Fue un partido muy duro. Brasil no solo es uno de los mejores equipos de América sino del mundo. Ellos en el primer tiempo tuvieron más el control de la pelota. Hasta que el ‘Chino’ entró a gran velocidad, limpiando y lo foulearon”, agregó Púa sobre Recoba, quien pudo haber marcado el segundo gol al comienzo del complemento pero su remate fue desviado. Cuando el árbitro escocés Hugh Dallas pitó el final, el “Chino” loco de la vida, le tiró su camiseta y su short a los hinchas.

Mario Regueiro fue uno de los tres futbolistas que Púa mandó a la cancha en el segundo tiempo. Ingresó a los 63’ por Darío Silva. “Fue un partido bastante sufrido para nosotros, como suele ser con Brasil, que tenía a todos los cracks. Había nenes muy pesados. Lo positivo fue el resultado”, dijo Regueiro, quien en ese momento jugaba en el Racing de Santander.

“Generalmente, cuando entraba en el segundo tiempo, me pedían que desbordara. Pero esa vez había que tapar las subidas de los laterales brasileños que siempre son un delantero más. Estuvo complicado, Brasil exigía y cada vez nos iba metiendo más en el área nuestra”, reconoció el exdelantero hoy alejado del fútbol y dedicado a un negocio familiar y al campo.

“El de mañana no va a ser de ida y vuelta. Los primeros minutos van a ser de estudio, no creo que salgan golpe por golpe”, dijo Regueiro. “Uruguay viene con la confianza del buen partido que hizo en Colombia y Brasil con puntaje perfecto. Los dos saben que el otro les puede hacer daño con los delanteros que tienen. Pero son esos partidos que se sufren hasta el último minuto”.

“¡Ojalá que gane Uruguay! Ya llevamos casi 20 años sin poder ganarle. Si Uruguay juega de igual a igual va a sufrir. Tiene que estar apretado atrás y confiar en las dos fieras que tenemos arriba, que alguna van a meter”, afirmó Federico Magallanes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados