TORNEO CLAUSURA

Bryan Olivera: el pequeño gran futbolista de Liverpool

El autor de un golazo en la final del torneo Intermedio hizo el camino al revés: se formó afuera y regresó a Uruguay buscando poder jugar.

Bryan
Bryan. Olivera en Lomas de Zamora, en Liverpool se siente protagonista. Foto: Francisco Flores.

"Es un día diferente para nosotros, pero apenas arranquemos a entrenar va a ser un día más. Además, ya tenemos que dar vuelta la página para pensar en lo que vamos a hacer el domingo”, dijo Bryan Olivera minutos antes de comenzar a entrenar en Lomas de Zamora.

Muchos se sorprendieron al verlo anotar un golazo, el segundo del negriazul en la final. Y se preguntaron quién era, pero Bryan parece marcado para convertir los goles importantes. El año pasado anotó para que Fénix derrotara a Torque y se pudiera quedar en Primera División.

Tiene solo 25 años, pero un largo recorrido en el fútbol donde estuvo en equipos de Uruguay, Italia, Brasil, su Estados Unidos natal y Canadá. Regresó al país buscando estabilidad. Y este año llegó a préstamo de Fénix a Liverpool. “Acá encontré un club muy ordenado, que tiene las cosas claras. Y hoy se ve reflejado con lo que se consiguió el domingo. Venir fue un pasito más para mejorar en mi carrera. Eso no significa que no tenga una buena relación con Fénix, club al que le tomé un cariño muy grande. Es más, sigo perteneciendo a Fénix”, explicó.

“Por suerte los pocos goles que tengo aparecen en momentos importantes”, dijo a propósito del que hizo para que el albivioleta permaneciera en Primera División y al del otro día en la final del Intermedio. “Fue todo muy rápido, son decisiones que se toman en el momento. Podía haberla pasado, pero decidí patear y por suerte se dio. Capaz que en otro momento se iba afuera o la tapaba el arquero”, contó sobre su golazo.

“A pesar de no ser del club, en este año se hablaba mucho de lo importante que era conseguir un título para Liverpool. La gente lo deseaba mucho y lo pudimos conseguir por la manera en que trabajamos”, afirmó.

Creo que este título nos pone en la pelea, como favoritos junto a los grandes que por ahí no están pasando un buen momento. Nosotros nos metemos ahí humildemente y ojalá podamos seguir con esta regularidad y buenos partidos”.

Al mirar hacia atrás reconoce que su carrera ha sido bastante atípica. “Me tocó irme muy chico. Por lo general los jugadores crecen en un club y debutan en Primera. Se forman y después se van. A mí me tocó irme formando en todos los clubes por los que me tocó pasar. Hoy en día estoy pasando por un momento bueno y con la edad justa para poner en práctica en la cancha todo lo que aprendí en esos años anteriores”.

Los futbolistas siempre quieren irse, Bryan quiso volver. “Cuando regresé la idea era usar el fútbol uruguayo como un trampolín para volver a salir al exterior. Y lo sigue siendo, aunque también es bueno tener un poco de estabilidad”.

Debutó en Primera División en Fluminense, equipo al que llegó tras un breve pasaje por Defensor Sporting. Jugó en el equipo juvenil y llegó a debutar en el primer equipo, pero luego lo dieron a préstamo al segundo equipo de Los Ángeles Galaxy. Fue el regreso del futbolista al país donde nació en 1994.

“Mis primeros minutos en Primera fueron en Fluminense, en la Florida Cup, un torneo amistoso que se hace en Estados Unidos. Después me fui cedido buscando continuidad. A Estados Unidos primero y luego al Ottawa Fury, un equipo de Canadá que juega en la liga americana. Recién me hice un poquito más conocido cuando pegué la vuelta acá para jugar en Fénix”, relató.

“En cada club tuve momentos lindos, pero creo que este, con continuidad y pudiendo ser protagonista, es el mejor. Me siento importante y lo estoy disfrutando mucho”, admitió el muchacho de buena técnica y visión de juego. “Trato de asistir siempre a los compañeros”, finalizó quien vive con su hermano Kevin en Malvín. Es menor y juega en Fénix. “Le hablo de Carrasco sí, pero que haga su camino”.

Su vida itinerante no le permitió estudiar mucho. Tiene cuarto de liceo aprobado y entiende la necesidad de terminar secundaria. “Hoy te lo piden para todo”, dijo. Cuando algún día se termine su carrera de futbolista le gustaría seguir en el fútbol. Hoy no se ve técnico pero ya lo habló con Pezzolano y quizás más adelante cambie de opinión. "Hoy ya no veo el fútbol como lo hacía hace años".

Es hijo de Washington Olivera, quien supo jugar en los dos grandes y en la selección entre otros equipos. Hoy la familia sigue en Estados Unidos y allí pasará Bryan las fiestas.

Trayectoria

Una vida con muchos viajes

Nació en Fort Lauderdale, Estados Unidos, pero la familia pegó la vuelta cuando él tenía dos años. Jugó en el Mendoza Grande de Florida, en Alumni, Ituzaingó, Atenas de San Carlos, Reggina, Deportivo Maldonado, Genoa y Defensor Sporting antes de debutar en la Primera de Fluminense. Luego estuvo en  Los Ángeles Galaxy, Ottawa Fury y Fénix.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)