#DUELODECAMPEONES

Bruno Méndez y un debut para encuadrar

El zaguero mostró una enorme personalidad; Mathías Suárez la tuvo difícil, pero cumplió un partido correcto.

Foto: Reuters

Hace sólo una semana, Bruno Méndez estaba descansando en su casa de Malvín Norte. Al otro día debía armar el bolso para viajar a Chile y jugar con la selección Sub 20 (de la que es capitán) contra los trasandinos. Pero en la mañana del sábado Mario Rebollo -asistente técnico de Óscar Tabárez- le envió un mensaje a su celular, luego lo llamó y le avisó que estaba convocado a la mayor, que armara la valija, que se iban el domingo al mediodía. A los 19 años y con apenas 27 partidos en Primera División, cumpliría el sueño de estar en la selección uruguaya.

Lo que no se imaginaba era que el Maestro lo daría la oportunidad de ser titular, ni más ni menos que contra Brasil y jugando en Londres. Otro sueño, pero que arrastraba una responsabilidad enorme: rendir y demostrar que su llamado no era casualidad.

En la previa lo llamó el capitán Diego Godín (lesionado) y le habló mucho. También contaría luego del encuentro que Cavani fue de los que más le habló y se acercó.

Las mejores imágenes del duelo entre Uruguay y Brasil en Londres. Foto: Reuters
Bruno Méndez disputando la pelota con Roberto Firmino. Foto: Reuters

Méndez no hizo todo el proceso de juveniles en Uruguay. Fue citado por primera vez por Fabián Coito y fue dirigido por Alejandro Garay en una Sub 18 que realizó una gira por el exterior. Y ayer se dio un hecho particular: debutó primero (en competencias oficiales) en la selección mayor que en la Sub 20, ya que el Sudamericano se desarrollará recién en enero. Una situación similar a la de Horacio Peralta, que jugó en la selección de Daniel Passarella con 17 años en 1999 (entrando desde el banco) y que debutó en la Sub 20 en el Sudamericano 2001. José María Giménez debutó en la mayor también con 19 años, pero ya había jugado el Mundial juvenil.

El futbolista de Montevideo Wanderers señaló que “la primera pelota siempre la tenés que hacer bien para agarrar confianza, y me pude afirmar con las primeras jugadas”, dijo tras la derrota de Uruguay 1-0.

Méndez se mostró seguro, expeditivo, tiempista y muy bien en los mano a mano, una de sus principales virtudes. Jugó la pelota con criterio y no arriesgó, algo lógico siendo su primer partido con los mayores. Igualmente tuvo una patriada a lo Godín en el complemento, donde le terminaron cometiendo falta.

Foto: EFE
Bruno Méndez en la marca de Roberto Firmino en el Emirates Stadium. Foto: EFE

En ocasiones le tocó marcar a Neymar, que fue el mejor exponente de Brasil. El jugador del PSG y capitán de Brasil fue intermitente en sus apariciones, pero cada vez que se mostró para jugar generó peligro: con tiros a distancia, entrando por el medio del área (como en el gol anulado a los 10’), tirando precisos centros desde el costado o realizando jugadas clásicas con el sello de su técnica. Aún así, Méndez se las ingenió para responder y le sacó varias pelotas al crack, evidenciando su fortaleza en la marca. En ocasiones doblaron en marca al 10 con la ayuda de alguno de los volantes.

“Fue algo increíble. Para un jugador como yo, que está jugando en el fútbol uruguayo, era lejano; fue todo tan rápido, tan sorprendente, que lo tenía ahí (a Neymar). Tenía que dar lo máximo para poder pararlo, era difícil, pero se intentó. Fue un partido complicado, donde tuvimos bastantes chances pero ellos nos convirtieron por una jugada que fue penal, pero donde hubo mano de Danilo antes. Estoy contento por el debut en la mayor”, afirmó sobre su sensación.

Por si fuera poco, cuando salió Mathías Suárez a los 80’, Méndez pasó al lateral con el ingreso de Mauricio Lemos. No es un sector desconocido para él; es más, con Coito empezó jugando en ese puesto y algún partido en Wanderers también jugó en ese sector.

El jugador bohemio mostró mucha personalidad -la que lo llevó a ser el capitán de la Sub 20- pero este camino recién empieza. Hay que ser conscientes que llegó a la mayor por la cantidad de lesionados en la defensa. Él hizo su trabajo: mostrar que está a la orden para cuando lo llamen, que condiciones tiene. Ya entró en la órbita de la Celeste y ese hecho es más que importante.

Foto: Reuters
Mathías Suárez mano a mano con Neymar por la banda derecha. Foto: Reuters

Como también lo es para el “Zorrito” Suárez, que le tocó bailar con la más fea por las permanentes caídas de Neymar por la derecha de la defensa. Si bien el lateral tuvo altibajos, realizó un partido correcto, con cierres interesantes. Mostró su velocidad frente a jugadores rápidos y no le pesó el debut en la selección mayor.

El futbolista violeta correctamente fue amonestado a los 35’ y terminó saliendo por un calambre en el posterior.

La savia nueva en la Celeste ya empezó a florecer. Sin dudas, hay material para seguir luchando por cosas importantes e ilusionarse con el futuro.

Tabárez destacó los estrenos:

“El equipo me dejó conforme. Varios debuts me dejaron contento. Campaña, Suárez, Méndez, este último con una pasta importante. Esto nos permite agrandar la base de opciones más allá del resultado. Fuimos parejos, el partido lo define una jugada polémica”, destacó Óscar Tabárez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)