REFERENTES

¿Los brasileños no tienen corazón?

En el Río de la Plata vuelven a los equipos de sus amores; en Brasil, no.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tevez, Ronaldinho

En tiempos en los que los grandes se ilusionan con los regresos de Diego Forlán y Sebastián Abreu, así como en la vecina orilla pasa de forma similar con las vueltas de Carlos Tevez y Javier Saviola a Boca y River, respectivamente, en Brasil sucede algo particular. Ronaldinho, al igual que la mayoría de los últimos cracks brasileños que retornaron a su país, deambularon por distintos cuadros de ese país. Lejos de hablar del "amor por la camiseta" y "el sentido de pertenencia", cruzaron de una vereda a la otra casi que sin generar ningún tipo de trauma.

Ayer, "Dinho" fue presentado como flamante refuerzo de Fluminense. El enganche, ya estuvo en Flamengo, tradicional rival del "Flu" durante las temporadas 2011 y 2012. Además, jugó de 1998 al 2000 en Gremio, donde hizo las formativas y nunca regresó, y desde 2012 a 2014 en Atlético Mineiro donde se terminó quedando con la Copa Libertadores.

Su caso, se suma al de otros de sus compañeros que algunos años atrás llevaron a su selección a lo más alto del mundo fútbol.

Tendencia.

Ronaldo saltó a la fama en Cruzeiro donde estuvo en las temporadas de 1993 y 1994. Luego de 15 temporadas en Europa, regresó a Brasil, pero para jugar en el Corinthians. Roberto Carlos, antes de partir a Europa para jugar en el Inter, Real Madrid y Fenerbahçe, pasó por el Atlético Mineiro y Palmeiras. Cuando volvió en 2010, no fue a ninguno de esos cuadros y arregló con el Corinthians. Rivaldo, en Brasil ya vistió siete camisetas, entre ellas, algunas de las más populares: Santa Cruz (1991), Mogi Mirim (1992-1993 y desde 2014 a la actualidad), Corinthians (1993-1994), Palmeiras (1994-1996), Cruzeiro (2004), Sao Paulo (2011) y Sao Caetano (2013).

Otros casos.

Aunque son los menos, hay algunos que no se mueven del club con el cual están identificados. Analizándolo puntualmente en este siglo, y dejando atrás la época de Pelé y compañía donde prácticamente todos permanecían en sus equipos, hay casos que difieren de los anteriores: Rogerio Ceni (que desde 1993 no se mueve de Sao Paulo), Kaká (surgido del Sao Paulo y al cual volvió en 2014 ) y Robinho (formado en Santos y al cual regresó en 2010 y en 2014).

Al lado.

Los últimos cracks que han salido en la vecina orilla están claramente identificados con un equipo y salvo situaciones excepcionales, cuesta imaginarlos con otras camisetas. Tevez, ahora, Román Riquelme, un tiempo atrás, por nombrar dos casos en Boca, Javier Saviola y Pablo Aimar en River y hasta la "Brujita" Verón en Estudiantes.

De este lado.

En Uruguay, el mapa difiere bastante con el del los países limítrofes. Toda la atención popular se centra en dos cuadros. De todos modos, varios jugadores que no han salido de ninguno de los grandes y realizan su carrera en el exterior, ya manifestaron su preferencia de antemano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados