EN LAS PIEDRAS

Un juego de niños

River Plate se llevo los tres puntos gracias a Matías Jones; Boston River no supo cerrarlo pese a la ventaja en dos oportunidades y, pese a jugar mejor, lo terminó pagando. 

Aplausos. Para River, que aprovechó los errores del rival y tuvo en su n°10 la clave para la victoria. Foto: Emiliano Esteves
Aplausos. Para River, que aprovechó los errores del rival y tuvo en su n°10 la clave para la victoria. Foto: Emiliano Esteves

El inicio del Torneo Clausura tuvo un partido lleno de goles pero sin brillo en el Parque Artigas de Las Piedras. Tuvo el clásico juego lento e impreciso de la salida de la pretemporada, pero aún así se las ingeniaron para marcar cinco goles.

El juego se pareció más a un partido de baby que un encuentro de Primera División, un juego de niños. ¿Por qué? El estado de la cancha no ayudó, el césped estaba largo y con arena en vez de pasto en sectores (no acompaña un estadio cada vez mejor); el juego se pareció en gran parte a un amistoso; y, por último, hubo poco seguimiento del hincha, en las tribunas se vio más familias de jugadores y personal de los clubes que fanáticos. Un juego de niños.

El cambio en el estilo de juego.

Pese a tener un juego muy cerrado en la primera media hora con Boston River proponiendo y River esperando para responder, luego los de Alejandro Apud comenzaron a encontrar espacios y en los últimos 5’ de la primera parte encontró dos chances claras en los pies de Gonzalo Mastriani. Primero, en un centro desde tres cuartos de Pablo Adorno, el delantero no pudo agarrarla bien con su ensayo de tijereta. Después, un desborde por derecha encontró al “17” bien ubicado pero sin poder definir. River apenas había tenido un tiro de afuera controlado en dos tiempos.

Un complemento con fútbol.

Fue otro partido. De la falta de chances vistas en la primera media hora pasando por una mejora al final, el segundo tiempo tuvo dos goles casi de arranque que le dieron una inyección de adrenalina al juego.

Boston River comenzó a mostrar algunas virtudes: desbordes de Pablo Álvarez, que le hicieron la falta para el tiro libre del 1-0 y dio la asistencia para el 2-1; la creación de Robert Flores; e incluso lo distinto hecho por Franco Acosta en sus 10 minutos en cancha.

Pero si algo hay que reclamarle a este Boston River, que se animó a proponer, generar y encima pudo anotar, es no poder conservar la ventaja. En ambos casos se lo igualaron rápido (en 5’ y 6’).

Del otro lado, la virtud darsenera fue la reacción: en los únicos momentos en los cuales propuso fue cuando estuvo abajo en el marcador y en ambos logró la rápida igualdad.

La victoria pasada la hora fue por una nueva inspiración de Matías Jones (el 1-0 fue un tiro de afuera del área aprovechando no tener marca). Luego del empate en un córner con un anticipo en el primer palo, el “10” definió con toda su calidad en el mano a mano para el 3-2, sin pesarle los 92’. Todo eso cuando Robert Flores, de lo mejor del Boston, había salido de la cancha y la madre le gritó desde la tribuna “¡ponete la campera!”, como a un niño.

DETALLE

Inicio demorado por falta de efectivos

El encuentro comenzó 20 minutos después porque la policía no había llegado al estadio. Los jugadores debieron alargar el calentamiento, primero en el vestuario y luego en la cancha, para aguantar el frío. El cuarto árbitro, Javier Bentancor, estuvo en contacto para resolver la situación.

Polémicas de penal.

La hinchada de Boston River reclamó en cinco oportunidades por faltas o manos en el área de River Plate. La más clara fue en el segundo tiempo cuando la pelota pegó claramente en la mano de Davis Barone luego que el zaguero intentara rechazarla, el árbitro Fernando Falce interpretó que no hubo intención manifiesta de impedir el trayecto y, aparentemente de forma correcta, no señaló la pena.

Altas y bajas: situaciones contrarias.

Casualmente el inicio del Clausura enfrentó al equipo que tuvo menos modificaciones en su plantel (River) con uno de los que más tuvo.

Los darseneros apenas sufrieron las bajas de Claudio Herrera y Facundo Peraza ("Pepe" era titular indiscutido) y las altas de Luis Urruti y Gabriel Leyes, ninguno tenido en cuenta ayer por que reciente llegada.

Los del barrio Bolívar, por su parte, no tienen más al zaguero Joaquín Pereyra, que usualmente era titular, pero lograron la incorporación de Franco Acosta (de poco pero buenos minutos) que llega desde el Villarreal "B" de España, Diego Coelho, que debutó con gol, Robert Ergas, a préstamo desde Defensor y que fue ayer jugó fuera de puesto (es volante y jugó de carrilero), Darío Flores (en la tribuna) y Miguel Amado, de buen debut. Es decir, tres titulares son recién llegados. Un equipo con proyección.

River
La alineación de River Plate en su estreno en el Clausura. Foto: Emiliano Esteves. 
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º