URUGUAYOS

Bombero al arco

Bava estuvo a punto de irse al Tolima para poder trabajar con Gregorio Perez, pero jugará en Chicago Fire porque el orden de Estados Unidos lo conquistó.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Arquero. Jorge Bava jugará en Chicago Fire, el equipo de los bomberos de la Major League Soccer de Estados Unidos. Firmó por las próximas tres temporadas. Foto: Ariel Colmegna

Jorge Bava estuvo a punto de viajar nuevamente a Colombia, donde jugó los últimos seis meses en Bucaramanga y dejó una gran imagen. Prácticamente se dio vuelta cuando ya estaba yendo para el aeropuerto y decidió aceptar la oferta del Chicago Fire de la MLS. La propuesta de Estados Unidos le llegó primero, pero la posibilidad de trabajar junto a Gregorio Pérez en Deportes Tolima fue lo que lo hizo dudar.

Es que aunque nunca coincidieron en ningún equipo, hay un gran cariño entre ambos. "Ya tenía la oferta de Chicago desde los últimos días del año pasado. Justo me llamó Gregorio y me pidió que escuchara al presidente del Tolima, el equipo que nos eliminó en semifinales. Iba Gregorio y estaba Gesto. Era una muy buena propuesta. Me costó no aceptarla por Gregorio. No habíamos podido coincidir en Libertad de Paraguay. El respeto que genera Gregorio en el fútbol trasciende colores y camisetas. No hay jugador que no te hable bien de él. Todo el mundo lo toma como un padre. Si escuché a Tolima fue por él. Dudé mucho y no haber ido me dio mucha pena", contó Bava en su hermoso apartamento de la calle Sarmiento, el que seguramente alquilará porque su contrato con el Chicago Fire es por los próximos tres años.

El arquero siempre había querido ir a jugar a Estados Unidos, sobre todo porque se trata de un país organizado y muy ordenado. Lo conoce bien porque ha ido varias veces de vacaciones y porque su hermano vive en Miami. Bava es extremadamente ordenado. Tanto que cuando jugaba en Nacional, en plenas vacaciones, iba a diario a Los Céspedes a supervisar que en la concentración estuviera todo pronto para cuando comenzaran la pretemporada.

"Tenía ganas de ir a Estados Unidos hace mucho tiempo. Hay un orden y una planificación admirables. Había tenido chances de ir cuando estaba en Nacional y opté por quedarme. Hoy costó tomar la determinación, pero estoy contento y tranquilo", aseguró.

"Necesitaba un cambio. Por más que Colombia me encantó. De repente lo más fácil era regresar a Colombia. Acá todo es diferente, desde el idioma, el clima, todo. Me voy a tener que adaptar y es un desafío muy importante para crecer como persona", agregó quien no habla inglés. "No estoy tomando clases, pero hoy hay muchas herramientas para aprender. Ya me he preocupado de aprender algunas palabras que me competen en lo futbolístico, para armar la defensa. Keeper, give it, no cross, no goal. Eso es lo primordial".

Contar con la confianza del técnico, el serbio Veljko Paunovic, también es clave para el arquero. "Estaba de gira en Colombia observando jugadores y me vio jugar. Por suerte, habla muy bien español porque jugó mucho tiempo en España", contó. "Me demostró que quería contar conmigo, se notó que hizo mucho para que yo fuera porque son muy pocos los arqueros extranjeros en la liga. Todo eso me deja muy tranquilo".

Colombia.

No sólo la confianza de su nuevo técnico le tiene alta la autoestima. Viene de hacer una gran campaña en Bucaramanga. "Lo mío repercutió más porque el equipo llegó a una instancia que nadie esperaba. Llegué directamente a jugar, no tuve tiempo de nada. Pero el fútbol colombiano me gustó. Hay cosas que cuestan sí, porque hay muy buenos rematadores. Y además hay que jugar en la altura, en el llano, en el calor y en el frío".

Al llegar sintió la responsabilidad de ser uruguayo. "Históricamente el fútbol colombiano le cae bien al arquero uruguayo. Pero el año pasado éramos 12 arqueros uruguayos entre Primera y Segunda División. Eso significa que los que fueron antes hicieron las cosas muy bien y eso te agrega una cuota de responsabilidad. Estamos muy bien vistos en Colombia, el estilo nuestro les gusta mucho. Me hablaban de Mazurkiewicz, de Carrabs, de Burgues, de muchísimos arqueros".

"Le abrí las puertas del vestuario"

Le gustaría regresar a Nacional, el club en el que ya estuvo tres veces. No guarda rencor por la forma en que se tuvo que ir la última vez. "Yo de Nacional me fui bien. Tengo la mejor onda con todos. Me fui por una persona y media, por Ache y medio Munúa. Y Nacional es mucho más grande que esas personas. Munúa nunca me habló ni me dijo que no iba a contar conmigo. Pero no lo hizo con ninguno. Me fui dolido por irme de Nacional, no por ellos. Es gente que no toma determinaciones. Yo era la persona que más lo conocía cuando Munúa volvió de Europa, porque habíamos estado juntos en el 2002. Lo admiraba y le abrí las puertas del vestuario de par en par. Nacional es Nacional por arriba de ellos. El problema es cuando las personas se sienten más importantes que el club", explicó.

Hizo un click y dejó la pasta

A los 30 años hizo un click y cambió su forma de alimentarse y de entrenar. Es lo que le permite estar tan bien físicamente y haber rendido como lo hizo en Bucaramanga. "Siempre me cuidé y entrené bien, pero en ese momento fui más meticuloso y aprendí a cuidarme en la alimentación. Desconocía muchas cosas. Como de todo y me doy mis gustos, pero todo a su debido tiempo. Antes comía mucha pasta, como cualquier jugador. Mi nutricionista me explicó que yo no era un jugador, sino un arquero y el desgaste de un arquero es muy diferente al del jugador de cancha. Le presté al tema la atención que antes no le daba. Uno siempre está a tiempo de mejorar", contó.

Familia. Sus hijos lo ayudan con inglés

A Colombia fue sin su familia, porque su hijo estaba terminando la escuela y le costó. Ahora la familia, menos el perro Cacique, viajará a Chicago. Rodrigo y Ariana lo ayudarán con el inglés.

Colegio. el club se ocupa de todo

"De lo primero que me asesoré fue del colegio para mis hijos. Hay gente en el club que se ocupa de todo eso. De la casa, de la salud. Ahora están tramitándome la visa", explicó Bava.

Puppo. consejos sobre la ciudad

Federico Puppo es uno de los uruguayos que pasaron por Chicago Fire. "Me habló muy bien de la ciudad y del equipo. Me dio varios tips, sobre el tránsito y dónde es mejor vivir", contó.

Nieve. lo espera un invierno crudo

Bava estuvo una vez en Chicago con la selección, pero era verano. Sabe que lo espera un invierno crudo y con nieve. Pero lo tranquiliza que el estadio Toyota Park sea techado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)