WANDERERS

El bohemio se las trae y es candidato

“Armamos uno de los planteles más ricos del medio”, admitió el técnico Mauricio Larriera. "Dejar gente importante en el banco es complicado, gestionar esos egos y vanidades no es fácil", agregó.

wanderers
Wanderers entrenó ayer en el complejo Devoto, el equipo dirigido por Mauricio Larriera es candidato, aunque al técnico no le guste la palabra. Foto: Francisco Flores. 

Mauricio Larriera comenzó a trabajar en Wanderers en enero. Y pudo armar, en sintonía con el gerente deportivo del club, Mauricio Nanni, el plantel. Algo que raramente pueden hacer los entrenadores porque por lo general llegan a una institución en medio de un torneo y se pueden encontrar con futbolistas que ellos no hubieran elegido.

Ese es uno de los puntos fundamentales de este Wanderers que, con un plantel muy rico, está segundo en la tabla de posiciones del Apertura, a dos puntos de Rentistas y se las trae.

“Cuando llegué a Wanderers tuve la posibilidad de participar directamente en la formación del plantel. Algo que no había conseguido en los últimos cinco años. Ningún futbolista fue impuesto y eso es algo que para los entrenadores es fundamental. Buscamos jugadores con determinado perfil para hacer lo que queremos desde el punto de vista futbolístico y también del carácter. Armamos un muy lindo plantel. Uno de los más ricos del medio. Aunque eso después haya que gestionarlo y transformarlo en un buen equipo para pelear cosas importantes. Y eso lleva tiempo”, explicó Larriera a Ovación, quien no se había quedado conforme con las tres primeras fechas del torneo disputadas antes de la pandemia, dos empates y una victoria.

“Nos sacamos tres rivales importantes de arriba. Le ganamos a Danubio y empatamos con Defensor y de atrás a Nacional en la tercera fecha. Pero lo hicimos con un rendimiento que no estaba acorde al plantel y al equipo. Sabíamos que podíamos dar mucho más. Pero era un equipo en formación, porque se fueron ocho o nueve futbolistas y vinieron otro tanto. Cómo nos íbamos a encontrar después del parate era una incertidumbre, pero tanto en los amistosos como en el partido con Boston el equipo ya rindió acorde a su potencial”, explicó el técnico.

El fin de semana pasado, el bohemio venció a Boston River por 2 a 0 con goles de Ignacio González y Leonardo Pais. Y lo hizo jugando durante 50 minutos con un hombre de menos tras la expulsión de Bruno Veglio.

Esa mañana el equipo de Larriera estuvo integrado por De Arruabarrena, Bueno, Torres, Morales, Petryk, Ignacio González, Lores, Pais, Barboza, Veglio y Matías Acuña. Quedaron en el banco jugadores importantes como Diego Riolfo, Maximiliano Pérez y Macaluso. Además, para ese juego, estaba en sanidad Adrián Colombino y Rodrigo Pastorini quedó afuera por precaución.

Wanderers

MALA CARA. “Tenemos un plantel muy rico. Dejar gente importante en el banco es complicado. Una vez pregunté por Autuori y me dijeron que se hacía querer por todos y que hasta los que no jugaban estaban contentos. No sé si eso está tan bueno porque tiene que haber un grado de competencia. Lo que quiero es que sigan entrenando de la misma manera, y admito que me pongan mala cara porque no juegan. Gestionar esos egos y vanidades no es fácil. El futbolista es egocéntrico y eso lo hace competitivo. Pero la competencia tiene que ser leal”.

en el viera

El vestuario y la utilería son parte importante

Los utileros de Wanderers, la “Flaca” Ivonne y su hijo “Cani”, hacen a la idioscincracia del club y son fundamentales en el buen ambiente y la armonía que reina en el Viera y en el complejo Devoto. “Son pintorescos, a Ivonne la rodean todos los muchachos a los que conoce desde chicos. Nosotros nos metimos en esa mecánica que tiene el club, con una linda relación y muchas bromas, que alimenta la armonía en el día a día. Yo soy serio y bastante callado, pero sé que uno tiene que adaptarse a la forma de ser de los clubes. Lo aprendí con el crecimiento que tuve en el recorrido con Gerardo (Pelusso)”.

El parate de la actividad por la pandemia, terminó favoreciendo a Wanderers porque el tiempo sirvió para amalgamar el plantel. “Nos dio un tiempo importante para trabajar. Para emparejar el plantel y recuperar a los lesionados, que teníamos como seis en sanidad. Al principio no contamos ni con Ignacio González ni con Macaluso, dos valores importantes. Y creo que el protocolo estuvo bueno porque nos dio el tiempo necesario antes de competir”.

Bohemios
Los titulares, que vencieron a Boston River el fin de semana, trotan en el Devoto. Foto: Francisco Flores.

OBLIGACIÓN. A Larriera no le gusta que le pongan el mote de candidato, pero admite que tiene un plantel muy rico y que eso lo obliga a ser protagonista. “No me gusta la palabra candidato, pero tenemos la obligación de ser protagonistas en un campeonato que es muy parejo, entre otras cosas porque al televisar todos los partidos se democratiza la información. Y eso esta buenísimo, porque la discusión táctica va a ser muy enriquecedora para todos”, afirmó Larriera, quien también cree que el hecho de que los grandes vayan a jugar a algunos escenarios que generalmente no visitan por la falta de público, también democratiza la competencia.

Wanderers ya había intentado contratar a Larriera en otras oportunidades, pero su llegada no se concretó. Sentirse valorado fue muy importante para el conductor. “Sobre todo porque me reconozco como un entrenador que no es de los ganadores. Trabajé años con Gerardo (Pelusso) que es un tipo exitoso. Y que lo quieran a uno por un perfil y un estilo de juego, tiene aún más valor”.

El prado

El técnico se siente privilegiado

 “En Wanderers encontré lo que sabía que iba a encontrar. Un club muy ordenado, prolijo y con una infraestructura muy mejorada. Y con un apoyo de la gerencia deportiva y de la directiva que es fundamental. Me siento privilegiado. Hoy el club esta en armonía y los resultados ayudan”, dijo Larriera, quien no niega, que el Parque Viera le gustó desde siempre y era la cancha que más visitaba. “La noche en el Prado es espectacular”.

Y al final agregó: “Es lindo estar en este lugar de la tabla. Cuando uno pelea abajo es muy complicado. Yo perdí kilos en Racing peleando el descenso. Más en ese club que es el de mi corazón. Nos salvamos con luz, pero es muy complicado. Ahora no es que no me quepa el sayo de candidato, tenemos muy buenos futbolistas y estamos bien. Tenemos que terminar arriba para volver a la Copa Libertadores o mínimo a la Sudamericana. Y al buscar ese objetivo, ¿por qué no pelear el campeonato?”.

Larriera

Los bohemios recibirán en el Viera el próximo sábado a Deportivo Maldonado en el Viera a las 17: 30 horas. Y luego visitarán a puntero Rentistas en el Complejo. En la novena fecha, Wanderers visitará a Peñarol en el Campeón del Siglo y para ese partido espera seguir estando bien arriba en la tabla de posiciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados