DEFENSOR SPORTING

El "Bochita" Cardacio se viste otra vez de violeta

No se arrepiente de haberse ido a Nacional, pero regresa al Parque Rodó para ser campeón. "Defensor es un equipo que me brinda un cariño inmenso y es recíproco. No lo pensé mucho", admitió.

Violeta
Violeta. Mathías Cardacio con su nuevo entrenador, Alejandro Orfila. "Tiene otra cabeza, trabaja de forma diferente", dijo el "Bochita". Foto: Gerardo Pérez.

Defensor Sporting viene llevando a cabo una dura pretemporada bajo las órdenes del nuevo entrenador, Alejandro Orfila. Dentro de las 10 incorporaciones que realizó está Mathías Cardacio. Claro que no es un refuerzo cualquiera. Es la tercera vez del Bochita en tiendas violetas. Y siempre le ha ido muy bien deportivamente: con Fernando Curutchet como técnico llegó a las semifinales de la Libertadores; De la mano de Juan Tejera a cuartos de final de la Sudamericana; y en la temporada 2017-2018, con Eduardo Acevedo, ganaron el Apertura y pelearon el Uruguayo, además de haber estado 29 partidos sin perder. Y Cardacio terminó siendo el capitán del equipo.

Todo eso, además del cariño que le profesan los hinchas, influyó para que el volante decidiera volver a ponerse la violeta. “Hace tiempo que no me cansaba tanto en una pretemporada. Se trabaja muy fuerte. Buscan mucha intensidad y mucha presión. Estoy acoplándome a los trabajos”, dijo Cardacio en el hotel Cottage a punto de acostarse a dormir una reparadora siesta.

Cuando quedó desvinculado de Nacional no lo pensó mucho. Y casi no valoró otras posibilidades. “Pasó todo muy rápido. La idea en principio no era irme de Nacional. Pero no iba a ser la primera opción para Gustavo (Munúa), decidí cambiar de aire también para facilitar. Y Andy (Fleurquin) me venía hablando hacía tiempo. Casi no escuché nada de afuera”, explicó. Sobre la llamada que recibió de Iván Alonso, dijo: “Yo quise que todo fluyera naturalmente, sin forzar nada. Fui a Nacional con la ilusión de salir campeón y lo conseguí. Opté por liberar a ambas partes”.

“Defensor es un equipo que me brinda un cariño inmenso y es recíproco. No lo pensé mucho. Ellos tenían que definir el plantel lo antes posible porque arrancaban el 6 a entrenar. Y yo no estaba muy afín a irme del país, no lo tenía en la cabeza. Todo se fue dando para volver a Defensor”.

Bienvenida
Bienvenida. La de Cardacio a su nuevo compañero, Adolfo Lima. Foto: Gerardo Pérez. 
Parque rodó

Un club donde el cariño es muy cercano

“La bienvenida fue muy linda. El primer día se acercó mucha gente. Me saqué fotos con muchos niños. Sé por gente y allegados que me cuentan que los niños me seguían nombrando. Cosas que muchas veces uno no se da cuenta y eso es una emoción muy grande. Defensor Sporting es un club más familiar y el cariño es más cercano”, contó.
“Ahora hay que trasladarle a los chicos nuevos lo que es Defensor, comentarles lo que es el club, cómo se maneja. Uno lo sabe porque estuvo mucho tiempo acá. Hay jugadores que vienen de hacer la diferencia en sus clubes, ojalá que lo puedan repetir acá. Hay que hacer un lindo grupo para tener un buen año”.

La llamada que recibió del técnico Orfila también influyó. “Me ayudó mucho a tomar la decisión. Más allá de que en ese tramito que tuve para pensar me llamaron técnicos importantes del medio y fue un orgullo, el llamado de Orfila influyó en que me decidiera rápido por venir a Defensor. Otros equipos no compiten por lo que generé con el club y lo que el club brinda. No lo dudé por el cariño que siento por Defensor. Y cuando las cosas se dan de las dos partes naturalmente, está bueno. A veces uno lo que necesita es el afecto, el cariño. Que te quieran. Opté por volver y estar tranquilo”.

EL GRUPO. Ahora, al regresar al Parque Rodó, asegura que no se arrepiente de haberse ido para Nacional, el equipo donde se crió, a pesar de que no jugó lo que esperaba. “Cuando tomo las decisiones lo hago seguro. Luego hay circunstancias que podemos analizar y tienen muchísimas aristas. El cambio de entrenador, el modelo del que estaba antes y del que vino. Fue un cambio muy radical en el club. Fue un año durísimo en Nacional por las presiones que había; por el fantasma del tricampeonato. Un plantel totalmente nuevo, una directiva nueva. Muchos cambios. Yo tomo las decisiones por lo que siento y me di el gusto de ser Campeón Uruguayo con Nacional, aunque sin tener quizás la participación que hubiera querido en la cancha. Pero para mí el fútbol no es solamente los 90 minutos de los domingos. Tiene otras bases que son muy importantes, como el día a día, el grupo y el apoyar al compañero de donde toque, cosas que a veces la gente no ve porque se queda solo con lo del domingo. El factor más importante en el año de Nacional, más allá de los méritos que tuvo Álvaro (Gutiérrez), fue el grupo. Haber sido uno de los referentes liderando y llevando el grupo con otros compañeros, fue muy importante para mí”.

Práctica

Hoy encuentra un Defensor diferente. “Ha cambiado mucho el club. Ha cambiado la directiva completa y hay otro funcionamiento a nivel interno. Veo al club más profesionalizado. Van por el lado de lo moderno, de lo que se hace ahora. Se le han agregado cosas: hay un nutricionista y gente que graba todos los entrenamientos. Este entrenador tiene otra cabeza y trabaja de otra manera, diferente. Bienvenido sea. Ahora viene lo más difícil: plasmar en la cancha lo que quiere el técnico. Más allá de las cosas maravillosas que yo viví anteriormente en el club”.

familia

Catalina es la cábala de papá

Catalina, la hija de Mathías y su esposa Stephanie, ya tiene dos años. “Desde que llegó me han pasado solo cosas lindas a nivel deportivo. La tenemos medio como cábala a la gorda. Je. La estoy disfrutando mucho, ser papá es una experiencia fantástica que me tiene muy feliz”.
Justamente, su familia fue fundamental para que el volante no saliera al exterior y regresara a Defensor Sporting. “Cuando tenés familia ya no es lo mismo irte al exterior. Más si tomás una decisión apresurada. Hubo circunstancias personales que influyeron para no salir”, dijo Cardacio. Es que la familia acababa de mudarse y ya habían anotado a la pequeña en un colegio.

Los violetas necesitan recuperarse tras un mal año en el que no lograron clasificar a copa alguna. A Cardacio ese tema no le preocupa. “Siempre se vive la presión en Defensor, si se viene de un buen año hay que repetirlo y si no hay que cambiar y mejorar. Defensor viene de no haber clasificado a las copas, que fue un golpe muy duro para el club. Ahora hay muchos jugadores nuevos y chicos que se han consolidado en Primera. Hay que volver a las raíces, potenciar a los juveniles y ganar. Pero para hacerlo hay que estar sólido a nivel grupal. Yo vuelvo con la convicción de querer salir campeón. Siempre fue así y esta vez no es la excepción”.

la fiesta

Se sintió feliz por Luis y Sofía pero también fue cholulo

“Estuve en el casamiento hace diez años y ahora me tocó estar también en la renovación de los votos una década después. Y la verdad, más allá de la fiesta que estuvo impresionante, lo que me dejó más contento fue ver a Luis tan feliz con Sofía. Que ese amor y ese cariño se hayan prolongado en el tiempo. Se siguen mirando de la misma manera en que se miraban hace diez años, lo que no es fácil hoy en día; por eso lo remarco. Me quedo más con eso que con todo el despliegue de la fiesta que fue alucinante por los shows que se brindaron”, dijo Cardacio sobre la fiesta de Luis Suárez y su esposa Sofía Balbi que tuvo lugar en el hotel Fasano de Punta del Este.
“Que se sigan queriendo y eligiendo a pesar del éxito que ha tenido Luis y que ella haya sido su compañera fiel todos estos años es un lindo ejemplo para todos. Más como está el mundo hoy en día. Eso es lo que me hace más feliz”, insistió.
“Más allá de las figuras con las que uno pudo estar al lado, como Messi y Neymar. Cosas muy lindas, pasamos un momento muy agradable. Y volví a ver a muchos jugadores de la selección”, relató y no negó que se sacó una foto con el mejor del mundo.
“Cuando encontré un huequito me saqué una foto con Messi. No lo quería hacer ni molestarlo, pero cuando pude me lancé. Busqué el momento para no molestar, pero fui cholulo. Je. Pero todo fue muy normal, con ellos también”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados