Fútbol argentino

Boca y el desafío de reaccionar en medio de un clima enrarecido

Los xeneizes entran en la recta final de un año crucial, político y deportivo; el éxito o el fracaso y sus derivaciones internas

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rodolfo Arruabarrena. Foto: AFP

Hay momentos en los que la seriedad gana espacio. La situación no es dramática ni mucho menos, pero sí obliga a los protagonistas a estar alerta. Porque el clima, sin llegar a ser el peor, no es bueno. Boca vive días en los que todo lo positivo que le sucede a River lo roza, lo condiciona. Es cierto que una realidad es independiente de la otra, pero ambas tuvieron su punto en común en la eliminación de la Copa Libertadores, rematada por los incidentes generados por el gas pimienta. A partir de ahí, el conjunto millonario tomó el impulso que le faltaba para despejar su camino a Japón. A partir de ahí, Boca sufrió por un nuevo título internacional del rival, vio aumentadas sus obligaciones en el torneo local y la Copa Argentina y los dirigentes encontraron en la vuelta de Carlos Tevez la inyección anímica necesaria para intentar paliar el dolor.

Tevez se incorporó enseguida al engranaje del equipo, con goles y buenas actuaciones, pero por su personalidad y ascendencia terminó involucrándose en cuestiones de la planificación global, como pedir que el pasto esté más corto y mojado para entrenar en el Complejo Pedro Pompilio o en la Bombonera; solicitar más profesionalismo en el manejo de la utilería, pedir que los futbolistas almuercen en el club para cuidarse mejor en la alimentación y generar una apertura mayor de los futbolistas hacia los hinchas, ya sea desde firmar autógrafos en las prácticas y las concentraciones, hasta abrir las puertas de los entrenamientos, que el cuerpo técnico y sus compañeros preferían hacer en forma privada.

Pero el punto que más ruido hizo en Boca fue reclamar que las prácticas sean más intensas y menos bromistas, cuestionamiento que involucró en forma directa a Gustavo Roberti, preparador físico de Rodolfo Arruabarrena, y después al propio entrenador. Los comentarios de Tevez llegaron a oídos del propio Daniel Angelici, presidente xeneize, y eso molestó no sólo al DT, sino también al resto de los referentes: Agustín Orion, Fernando Gago y Daniel Díaz. Hoy, con las diferencias marcadas (aunque no reconocidas públicamente por los jugadores), adquieren mayor dimensión las palabras de Tevez, segundos después de la derrota con Unión 4-3, en la Bombonera: "A los árbitros les gusta que les hablen, pero Boca no les habla a los árbitros". Ese fastidio del Apache, claro está, rozaba a los referentes.

Cuando le consultaron a Arruabarrena por "las versiones" que hablan de los pedidos de Tevez, comentó: "Tenemos jugadores que han estado en Europa y Carlos (Tevez) opina como Agustín (Orion), Cata (Díaz) o Fernando (Gago). Tevez siempre ha respondido, nos da un salto de calidad, y los trabajos que se hacen son siempre pautados".

La de ayer fue una conferencia de prensa sin filtro de los periodistas para con el técnico, donde incluso se le llegó a preguntar a Arruabarrena si, en caso de que no se le den los próximos resultados, podría llegar a irse antes de fin de año. El Vasco respondió: "Tengo contrato hasta diciembre y firmo los contratos para cumplirlos. Es un año político, hay intereses económicos y de amistad. No sé qué se dice afuera, a mí me preocupa lo que pasa en el campo de juego. De eso me ocupo. Después, es obvio que el fútbol depende de los resultados".

El entrenador sabe que su continuidad para 2016 está sujeta a los próximos resultados: "Son todas finales y Boca necesita un campeonato. El torneo argentino es difícil. Está todo muy parejo y a nadie le sobra nada. Nosotros vamos a tener que estar a la altura en esta seguidilla de partidos". Y también sabe que frases de buena intención pueden no ser interpretadas fielmente. Ayer, en las redes sociales, Arruabarrena fue criticado por los propios hinchas de Boca.¿Por qué? Principalmente por conceptos que llegaron como respuesta ante la pregunta "¿qué opinaba de la conquista de River en la Libertadores?": El DT dijo: "River ha demostrado ser el mejor y me pone contento por Gallardo y por el cuerpo técnico, porque sé la calidad de gente que es. Tengo la visión del técnico en los momentos difíciles. Gallardo lo ha demostrado después de nuestro partido en Mendoza (5-0). Fue fiel a su estilo en contra de lo que se decía, y bancó a jugadores que estaban bajos, como Funes Mori y Vangioni".

En Boca hay preocupaciones que pueden diluirse con un par de victorias. Pero las diferencias están. Y habrá que ver qué papel juegan dentro de la cancha.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)