DESDE EL ARCO

Lo de Bielsa es más de lo mismo: humo

JOSÉ MASTANDREA

José Mastandrea

Marcelo Bielsa estuvo en la cresta de la ola. Volvió al tapete con una decisión en pleno partido del Leeds (sin riesgo alguno porque ya estaba afuera del ascenso directo) y encendió el discurso de los defensores de su ética deportiva. Pero muchos se olvidan que lo que Bielsa pidió a sus jugadores es lo más antiético de una competencia: dejarse hacer un gol.

Se sucedieron las frases de apoyo y el mundo habló del gesto de Bielsa. Hasta los propios entrenadores aplaudieron la decisión del argentino, pero nadie habló del momento y las circunstancias en las que se dio.

Habría que ver a esos defensores de la ética “Belsiana” si lo hacen. Yo no lo creo, ni siquiera me lo imagino.

El Leeds estaba jugado y no tenía nada que perder y, pese a ello, los jugadores no entendían nada, pero hicieron lo que les pidió el entrenador.

Quisiera ver al “Guti” pidiéndole al “Coco” Conde que se deje hacer un gol en un clásico por un gol mal conquistado.

No me imagino al “Memo” López pidiéndole al “Cebolla” Rodríguez que no marque y que le permita a Nacional anotar porque Peñarol hizo un gol en offside.

Tampoco imagino al maestro Tabárez hablando con Godín en plena Eliminatoria y le pida en un partido clave que se deje hacer un gol porque el tanto de Uruguay fue convertido con la mano.

Si me guío por Bielsa, Argentina no hubiese salido campeón del Mundo en el ‘86, ni le hubiese ganado a los ingleses con el gol de Maradona con la mano.

Para mí, lo de Bielsa es más de lo mismo: puro humo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)