NICARAGUA

Bernardo Laureiro y la experiencia de seguir jugando al fútbol en tiempo de coronavirus

El uruguayo se encuentra en el Diriangén nicaragüense y en una liga que continúa pese a que ya tiene un caso en su país.

Bernardo Laureiro luciendo los colores del Diarangén de Nicaragua.
Bernardo Laureiro luciendo los colores del Diarangén de Nicaragua.

El fútbol de Nicaragua es uno de los pocos que continúa y cuenta con un uruguayo: Bernardo Laureiro. Juega en el Diriangén que es el líder de la liga, pero también uno de los equipos que más ha luchado para que el fútbol no continúe y se determine un parate momentáneo.

-¿Cómo se viven estos días con fútbol sabiendo que en gran parte del mundo no hay?

-Los días son raros, pero nosotros no hemos parado de entrenar y jugar. Jugamos miércoles y sábados sin parar y ver que está todo el fútbol paralizado es una sensación que desde que tengo uso de razón no había vivido jamás. Es muy raro y muy compleja la situación que se vive a nivel mundial.

-¿En ningún momento se pensó en parar?

-Los medios de comunicación son los que se han pronunciado más en relación a este tema y quieren que pare la actividad deportiva tanto a nivel futbolístico como a nivel de otros deportes en todo el país, pero por ahora las actividades siguen con normalidad.

Bernardo Laureiro con los colores del Diriangén.
Bernardo Laureiro con los colores del Diriangén.

-¿Les preocupa como jugadores que el fútbol continúe o no les molesta el hecho de seguir jugando?

-Como futbolista creo que debemos parar, somos conscientes que a los estadios van niños, personas mayores, familiares y todos estamos expuestos. También creo que hay que ser conscientes que somos trabajadores y no podemos tomar una decisión de parar por cuenta nuestra, ya que dependemos de nuestro salario. Por eso estoy de acuerdo de hacer cuarentena, pero sí tenemos que tener las condiciones de saber que nuestro salario va a estar en nuestro bolsillo, ya que las cuentas y el gasto diario que tenemos no va parar y no todos tienen la capacidad de poder estar en su casa sin recibir un salario. Por eso ese tema es muy delicado.

-¿Entonces los partidos todavía se juegan a puertas abiertas?

-Sí, los partidos están siendo a puertas abiertas. Ahí es donde más conciencia se debería de tener y no acudir a los partidos. No te tienen que prohibir algo para no hacerlo. El estar en lugares con muchas personas lo puede evitar el público y una de las formas de hacerlo es no acudiendo a los partidos. Después también están las personas que siguen yendo sin ningún tipo de problema y lo cierto es que están en todo su derecho también.

-¿Entrenan de manera normal, más allá de los partidos?

-Sí, los entrenamientos por ahora están siendo de manera normal.

Bernardo Laureiro junto a su pareja y su hijo.

-¿Mientras no entrenan intentan quedarse en su casa o hacen vida normal con la familia?

-Ahí es cuando cada uno actúa a conciencia. Por ejemplo, con mi esposa e hijo tratamos de mantenernos en nuestra casa mientras no sea imprescindible salir de nuestros hogares. Es inevitable ir a hacer las compras por el momento, pero sí estamos siendo muy cuidadosos con la indicaciones que se dan acá y también a nivel mundial para evitar el contagio con el coronavirus.

-¿Estás en contacto con tu familia en Uruguay para saber cómo está la situación?

-Sí, claro, en todo momento estamos en contacto tanto con la familia de mi esposa como con mis padres. Mi familia es del interior, de Cerro Largo, y por el momento no hay casos allá y eso un poco alivia, pero sí hay que ser conscientes de la situación que se vive y estar atentos para evitar que haya más contagio.

SU CARRERA

En enero de 2020 volvió a Nicaragua

Bernardo Laureiro comenzó jugando en Melo Wanderers y a los 15 años se vino a probar suerte a la capital. Comenzó en la sexta división de Defensor Sporting y disputó el Sudamericano Sub 15 y Sub 17 y el Mundial Sub 17 con la selección uruguaya. En el violeta estuvo hasta los 20 años donde tuvo un pasaje por Cerro Largo a préstamo y logró el ascenso con el equipo arachán. En 2013 tuvo su primera salida al exterior, para jugar en el Barnechea de Chile, y un año después llegó por primera vez al fútbol de Nicaragua para defender al Walter Ferreti. En 2018 volvió para jugar en Cerro Largo y también tuvo un paso por Melo Wanderers y Boca Juniors de Melo, hasta que en enero de 2020 contó nuevamente con la posibilidad de salir llegando al Diriangén.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados