HISTÓRICO

Bergessio en la senda de los grandes goleadores argentinos de Nacional

Sigue la línea de Atilio García, Luis Artime, Juan Carlos Mameli y José Francisco Sanfilipp

Gonzalo Bergessio
Gonzalo Bergessio resultó fundamental en el bicampeonato logrado por Nacional.

L a presencia de Gonzalo Bergessio, fundamental para este bicampeonato de Nacional, sigue una línea histórica del tricolor en las últimas ocho décadas: la gravitación de sus goleadores argentinos.

En ese hilo, que cronológicamente y en importancia arranca con Atilio García, se anudan muchas de las grandes conquistas del club. Allí está también Luis Artime, pero también debe recordarse a un delantero menos mencionado aunque tan prolífico como este, Juan Carlos Mameli. Y una promesa de redes rotas que no terminó de concretarse por una lesión pero provocó enorme conmoción, como José Francisco Sanfilippo.

Atilio García
Atilio García, el mayor goleador histórico de Nacional.

No se trata de comparar a Bergessio con Atilio o Artime, por supuesto, porque uno fue figura en un Quinquenio de Oro y el otro campeón de América y el mundo, pero también debe decirse que el cordobés llegó a Nacional con 34 años y en un momento en que los títulos internacionales parecen una empresa demasiado lejana para los clubes uruguayos. Cada futbolista pertenece a su tiempo.

Luego de los próceres del período amateur, como Carlos Scarone, Pedro Petrone o Héctor Castro, los centrodelanteros uruguayos de Nacional en el profesionalismo tuvieron trayectorias más breves en el club. Por ejemplo, Waldemar Victorino, que llegó a los 27 años, o Sebastián Abreu, que hizo la mayor parte de su carrera en el exterior. Por eso no suman tantos goles con la camiseta alba en el resumen estadístico.

José Sanfilippo
José Sanfilippo, fabuloso goleador que en Nacional pudo mostrarse poco tiempo.
Luis Artime
Luis Artime convierte un gol a Danubio el día de su debut en 1969.

El futbolista que más goles hizo por el tricolor en el profesionalismo luego de Atilio García fue Julio César Morales, que era puntero izquierdo.

Los cracks argentinos arribaron por vías diferentes: Artime y Sanfilippo costaron fortunas, en tanto García era un completo desconocido cuando cruzó el Río de la Plata. En cuanto a Mamelli, catamarqueño de nacimiento, era figura en el fútbol cordobés en tiempos en que las noticias lejanas corrían despacio.

El mayor goleador de la historia del club es Atilio García. Su gravitación puede demostrarse en un detalle: la recientemente creada web con información completa sobre partidos y jugadores de Nacional se llama Atilio. De acuerdo con esa fuente, el futbolista nacido en Junín convirtió 466 goles en 441 partidos, con un increíble promedio de 1,06 por partido.

Fue goleador del Uruguayo en 1969, 1970 y 1971, y resultó clave para ganar la Libertadores y la Intercontinental en 1971. Desde su llegada, el vínculo con García resultó imposible de obviar por miles de razones e incluso porque si bien es mendocino, Artime había vivido en Junín.

Claro que la trayectoria en el club resultó mucho más breve y por eso sus números son otros: 152 goles en 183 partidos, un promedio de 0,83, siempre con las cifras de la web Atilio. A mediados de 1972 emigró de nuevo a Brasil, para defender a Fluminense. Retornó al tricolor en los últimos meses de 1973, pero se retiró a comienzos de 1974 cuando descubrió que ya le costaba mucho ir a entrenar.

También Juan Carlos Mamelli llegó a Nacional en 1969. La presencia de Artime, sin embargo, le quitó espacio y muchas veces tuyo que ser suplente. En otras oportunidades formó una doble punta de lanza con su compatriota, como en la segunda final contra Panathinaikos por la Intercontinental 71.

La partida de Artime le permitió, por fin, ser titular en el centro del ataque en 1972. Y respondió convirtiéndose en el goleador del Uruguayo de ese año, con 20 conquistas. Ya el profesionalismo criollo no era tan fuerte, por lo cual un año más tarde se fue al Betis de España. Estuvo luego en River argentino y Atlético Tucumán, hasta que en 1977 regresó al tricolor. Por el Uruguayo de esa temporada llegó a convertirle cinco goles a Sud América.

En total, Palito hizo en Nacional tantos goles como Artime, 152, aunque en más partidos, 39, por lo cual su promedio es menor: 0, 49.

Si se mira la estadística, José Sanfilippo está lejos de todos ellos, pues con la tricolor hizo solo 32 goles. Claro que jugó apenas 41 partidos.

Juan Carlos Mameli
Juan Carlos Mameli, menos renombrado pero muy eficiente frente al arco.

Si la contratación de Atilio García resultó un éxito inesperado, la del Nene estuvo cargada de mala suerte. El club iba en 1964 por su primera Libertadores. Y para darle el toque final al equipo pensaron en él, a raíz de un conflicto que tuvo con Boca Juniors: le había pegado al ayudante técnico Luis Deambrosi por dejarlo como suplente en un amistoso (al día de hoy, la personalidad de Sanfilippo sigue siendo difícil). Se acordó el préstamo por un año a cambio de un millón de pesos, más la cesión de jugadores y vales de una deuda de River por el pase anterior de Horacio Troche.

La expectativa que provocó la noticia se agigantó cuando Nacional, ya en las semifinales de la Libertadores, hizo una gira por Europa, donde el argentino hizo goles de todos los colores. Sin embargo, antes de la definición de la Copa sufrió una terrible fractura en la pierna izquierda en un amistoso ante Vasco da Gama. Estuvo a punto de perder la pierna. Luego de una larga recuperación volvió para el Uruguayo 1965 pero no resultó decisivo. Se marchó a comienzos de 1966, luego de un conflicto con el club.

Gonzalo Bergessio
llegó a comienzos de 2018, en otro momento de urgencia. Y como sus compatriotas, devolvió la confianza con goles, estirando la historia de goles argentinos en Nacional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error