Peñarol

Bengoechea cuida a los referentes

Ni Pacheco ni Zalayeta harán fútbol a primera hora con Juventud en el amistoso de hoy en Los Aromos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

"¿Y el "Tony"? ¿Y Zalayeta?", fue la pregunta que muchos se hicieron en Los Aromos ayer de mañana, cuando Bengoechea paró la oncena para realizar trabajos técnico-tácticos en cancha. Ahí estaban todos menos ellos, los ídolos, los referentes: Migliore en el arco, Jonathan Sandoval, Carlos Valdez, Emilio MacEachen, Diogo, Sebastián Piriz, Luis Aguiar, Jonathan Urretaviscaya, el "Japo" Rodríguez, Gabriel Leyes y Facundo Rodríguez, fueron los alumnos elegidos por el "profesor" para entrenar.

Pacheco y Zalayeta no estuvieron en ese trabajo. Entrenaron en forma diferenciada, y sólo limitaron a jugar al fútbol-tenis. Mano a mano, sin que nadie los interrumpiese en ese jueguito que los mantuvo activos en la mañana.

"Peñarol inteligencia", diría aquel hincha que transformó su frase en un video viral que inundó las redes sociales hace poco más de un año.

El "Peñarol inteligencia" pasó a ser marca registrada, y bien puede patentarse en esta nueva apuesta de Bengoechea, prácticamente la misma que tuvo cuando asumió y alejó de los clásicos de verano al "Tony" y a Zalayeta porque estaban haciendo trabajos especiales en Los Aromos.

Claro, hoy la situación es diferente. No entrenaron con el resto por precaución. "En estos días lo fundamental es que no haya lesionados", dijo el propio entrenador a los medios. Una explicación que echó por tierra cualquier especulación sobre los dos referentes de los aurinegros.

Ese cuidado de Bengoechea ha permitido que ambos hayan estado en las once fechas del Clausura. Cero falta para Pacheco y Zalayeta, que junto con Migliore, han estado al firme durante el torneo con números que marcan su plena vigencia. Zalayeta lleva disputados 954 minutos y Pacheco suma 889 en cancha.

El entrenador, junto al profesor Modesto Turren, claro, ha llevado adelante un plan exitoso. Mantuvo a ambos en condiciones, sin lesiones, y con vigencia futbolística y goleadora.

"Pacheco podría jugar de 10 tranquilamente, lo que pasa que hay que cuidarlo un poco, hay que ponerlo en un lugar donde el desgaste sea menor. O sea; pasan los años para todos. Vamos a intentar ubicarlo en un lugar o en el momento donde él pueda rendir", dijo Bengoechea apenas pisó Los Aromos como entrenador.

Y fue un paso más allá ante la avidez de los medios: "Zalayeta hoy creo que es punta, es muy difícil verlo por la banda más allá de toda la calidad que tiene. Puede jugar de 9 solo o puede jugar con otro delantero por adentro sin ningún problema. Es otro de los jugadores desequilibrantes que tenemos en el plantel", explicó el "profesor" en diciembre. "Tenemos que buscarles el lugar a ellos. Que estén bien y que se sientan contentos. Eso es lo que tenemos que intentar lograr nosotros", agregó.

Y lo logró. Porque cinco meses después, tanto Pacheco como Zalayeta siguieron siendo protagonistas de lujo en un equipo que, guste o no, marcha como único líder del Torneo Clausura.

Mientras Bengoechea trabajaba en cancha junto a José De los Santos y el "Vasco" Aguirregaray, Pacheco y Zalayeta hacían de las suyas en ese fútbol-tenis que terminó siendo una contienda entre dos cracks con gran dominio de pelota. Fue una especial de Nadal-Federer con los pies, donde casi ni se tocó la red y los puntos se jugaban con intensidad.

A las 12.07 sonó el silbato. El cuerpo técnico daba por finalizado el entrenamiento en cancha, y en simultáneo, el fútbol-tenis de los referentes terminó sin punto extra.

Los futbolistas, de excelente ánimo, bebieron agua, y uno a uno marcharon hacia los vestuarios. Todos menos uno, porque camino al casco principal de la concentración, Pacheco se quedó charlando mano a mano con Bengoechea. Lejos de todo y de todos, bajo la sobra de los árboles, y sin testigos. Capitán y entrenador hablaron durante 23 minutos. Cuando las agujas del reloj marcaron las 12.30, caminaron juntos hacia los camarines. Ahí sí, se bajó el telón en la cancha 1 del Complejo "Washington Cataldi".

Se viene el clásico. Y a ocho días de la contienda, Bengoechea no quiere arriesgar nada. Cuida todos los detalles y a sus jugadores. Para el entrenador, lo principal es que no haya lesionados de cara al trascendente encuentro del domingo 17 de mayo. Y por eso hoy no estarán en cancha ante Juventud de Las Piedras ni Pacheco ni Zalayeta, otra vez, con trabajos diferenciados.

El equipo que alineará Bengoechea a partir de las 09.00 será el mismo que ayer paró para realizar los trabajos tácticos: Migliore, Sandoval, Valdez, MacEachen, Diogo, Piriz, Aguiar, Urretaviscaya, Jorge Rodríguez, Leyes y Facundo Rodríguez.

Otra vez vuelve al tapete el "Peñarol inteligencia", pero ahora para escenificar la decisión del entrenador aurinegro que no quiere perder a dos de sus figuras de cara al encuentro del domingo. Claro, esa frase que se hizo popular en 2014 podría tener un leve matiz. Lo correcto sería decir "Bengoechea inteligencia".

Aguiar, entre el sushi y el clásico.

nUna de las alarmas que se encendió durante la semana en Los Aromos fue respecto a la salida de Luis Aguiar del entrenamiento del martes debido a un "ataque al hígado". El propio futbolista desactivó la alarma 24 horas más tarde cuando dijo que había comido sushi: "nunca lo hago, y me cayó mal", explicó ante los medios que cubrían el entrenamiento de los aurinegros.

Y ayer, antes de iniciar una nueva jornada de trabajo, Aguiar habló de los que se viene, obviamente, del clásico del domingo 17 de mayo. "El último clásico que jugué fue el del 5 a 0 pero eso quedó en el recuerdo del hincha, ya es historia. Ahora hay que pensar en lo que viene. No puedo pensar de otra manera. Antes me decían que no ganaba, a veces toca y en otras no. Siempre trato de hacer lo mejor", indicó Aguiar y agregó: "me agrando sí, pero en el buen sentido de la palabra, me gustan los clásicos, me encantan este tipo de partidos, son espectaculares para jugarlos", señaló.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)