Futbol

Bendición Nacional

Todos los miércoles, a las 10:00, en la Plaza San Pedro, el Papa ofrece una audiencia a la que puede asistir cualquier persona, con un requisito indispensable: debe haber sacado su entrada, que es gratis.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
papa

Como de costumbre, al final del encuentro con miles de fieles el Papa Francisco oró el Padre Nuestro en latín en la escalinata de entrada a la Basílica, se paró del trono desde el cual había rezado y dejado breves lecturas y enseñanzas, y bajó a saludar a algunos de los de la primera fila que fueron señalados por los funcionarios del Vaticano.

Así, el protocolo del acercamiento papal a unos contados integrantes de la multitud, que marca que el mismo se extiende por no más de un minuto en cada caso, se cumplió a rajatabla; hasta que Jorge Mario Bergoglio, hincha y socio N° 8.235 de San Lorenzo de Almagro, llegó al sitio donde aguardaba José Luis Veiga, actual director de la Secretaría de Comunicación Institucional de la Presidencia de la República, quien fue a la Plaza San Pedro en marco de un viaje privado, pero igual transmitió "el saludo del Presidente de la República de Uruguay, el Dr. Tabaré Vázquez, y de su esposa", ni bien estrechó la mano del Papa.

Pese a que el encuentro se volvió algo menos formal y más espontáneo cuando el argentino le habló al funcionario uruguayo sobre Vázquez, concluía ahí, eso era claro; pero, socio vitalicio de Nacional, el visitante desplegó muy rápidamente una estrategia concebida con el apoyo de Aldo Villar, gerente del Departamento Comercial del club de Los Céspedes, y el conocimiento de la directiva: "¡Sanfilippo!", exclamó Veiga con énfasis y admiración, y al Papa le cambió la cara.

En el nuevo y descontracturado escenario, a Bergoglio se le iluminó la mirada y Veiga capitalizó la circunstancia que imaginó con su ida al Vaticano: "Sanfilippo fue ídolo y goleador de San Lorenzo y de Nacional, que en 1964 habría sido campeón de América si no lo fracturaban".

En medio de más amplias sonrisas, y con las manos de nuevo entrelazadas, el visitante remató la jugada: le entregó al Papa una plaqueta que tenía grabados los escudos de los dos clubes y en un ángulo llevaba un carné de socio tricolor: "¡Desde este momento, usted es socio honorario de Nacional!".

El club de los Céspedes había sido futbolísticamente canonizado.

"religión"

¿El efecto Francisco?

En 2012, San Lorenzo debía US$ 20: y podía bajar; el nuevo Papa asumió en 2013, y el club en 2014 ganó la Libertadores.

Saludo con tres dedos

El 11.05.13 San Lorenzo le ganó a Boca; al salir el miércoles a la audiencia, un hincha le gritó y el Papa aludió al resultado con su mano: ¡3 a 0!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados