defensor Sporting

Benavídez: el goleador violeta en la Copa

“Toda la vida soñé con jugar una Libertadores. Se me está dando y todavía con goles”, dijo el volante

Carlos Benavídez festeja el gol de Defensor. Foto: Gerardo Pérez
Carlos Benavídez festeja el segundo gol de Defensor Sporting. Foto: Gerardo Pérez

"¡No lo puedo creer. La verdad, no lo puedo creer!", admitió Carlos Benavídez, el autor de los dos primeros goles de Defensor Sporting contra Monagas anoche en el Franzini. El volante, con el chaleco de los suplentes puesto, porque había sido sustituido a tres minutos del final, no recibía más que abrazos y palmadas en la espalda en su camino hacia el vestuario.

“El partido estuvo complicado. Monagas fue un rival durísimo. Sabíamos que iba a ser así, que iba a venir a hacer lo suyo, que era jugar, por más que no tuviera chance”, agregó el goleador violeta en la Copa, dado que también le había anotado a Cerro Porteño en Paraguay. Y suma tres goles.

“Esto es algo que soñé toda mi vida. Jugar una Copa Libertadores y ahora se me está dando y todavía con goles. No puedo creer lo de los goles. Metí dos veces la cabeza. Justo estaba ahí, Eduardo (Acevedo) me había dicho que llegara al área y me cayó justo la pelota. Dos veces”, agregó emocionado el volante.

Benavídez reconoció luego que en un momento pensó que el partido se les complicaba. “Cuando nos empataron pensé que iba a ser todavía más difícil, pero enseguidita pudimos encontrar el segundo gol”, relató.

“Estos tres puntos eran fundamentales. Teníamos que ganar en casa y lo conseguimos. Luego nos quedan otros tres allá y vamos a tratar de sacarlo también”, finalizó.

“Costó, pero teníamos que ganar. Lo importante es que lo hicimos”, dijo por su parte el arquero Guillermo Reyes, otro que fue fundamental. “Por suerte puede ayudar al equipo porque había que ganar”, agregó Reyes sobre sus tapadas.

Los hinchas tuvieron que esperar para salir del Franzini, pero poco les importó. Se fueron felices cantando: “¡Es el Defensor Sporting cluuub!”.primeros goles de Defensor Sporting contra Monagas anoche en el Franzini. El volante, con el chaleco de los suplentes puesto, porque había sido sustituido a tres minutos del final, no recibía más que abrazos y palmadas en la espalda en su camino hacia el vestuario.

“El partido estuvo complicado. Monagas fue un rival durísimo. Sabíamos que iba a ser así, que iba a venir a hacer lo suyo, que era jugar, por más que no tuviera chance”, agregó el goleador violeta en la Copa, dado que también le había anotado a Cerro Porteño en Paraguay. Y suma tres goles.

“Esto es algo que soñé toda mi vida. Jugar una Copa Libertadores y ahora se me está dando y todavía con goles. No puedo creer lo de los goles. Metí dos veces la cabeza. Justo estaba ahí, Eduardo (Acevedo) me había dicho que llegara al área y me cayó justo la pelota. Dos veces”, agregó emocionado el volante.

Benavídez reconoció luego que en un momento pensó que el partido se les complicaba. “Cuando nos empataron pensé que iba a ser todavía más difícil, pero enseguidita pudimos encontrar el segundo gol”, relató.

“Estos tres puntos eran fundamentales. Teníamos que ganar en casa y lo conseguimos. Luego nos quedan otros tres allá y vamos a tratar de sacarlo también”, finalizó.

“Costó, pero teníamos que ganar. Lo importante es que lo hicimos”, dijo por su parte el arquero Guillermo Reyes, otro que fue fundamental. “Por suerte puede ayudar al equipo porque había que ganar”, agregó Reyes sobre sus tapadas.

Los hinchas tuvieron que esperar para salir del Franzini, pero poco les importó. Se fueron felices cantando: “¡Es el Defensor Sporting cluuub!”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º