Nacional

Bava disfruta, escucha y espera

El golero albo se siente en un buen momento; dijo que espera el título, y confesó: “Estoy escuchando ofertas”

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jorge Bava, arquero tricolor. Foto: Archivo El País.

Se toma su tiempo para responder cada una de las preguntas. Se muestra seguro y tranquilo. A los 33 años, Jorge Bava también traslada su experiencia a la hora de realizar declaraciones. En la temporada que está a punto de culminar le tocó ser el suplente de Gustavo Munúa, pero le quita dramatismo a la situación de la competencia con el capitán tricolor. "La tomo naturalmente, como la vengo tomando en los últimos años con los compañeros que me ha tocado estar. Si hay que rescatar algo individualmente en los puestos en los últimos años, es el arco de Nacional; yo siempre competí en el puesto con muy buenos arqueros, y Gustavo no es la excepción", sostuvo.

En el presente Torneo Clausura, Bava acumula cuatro partidos como titular y 80 minutos disputados contra Fénix, cuando Munúa sufrió un esguince de rodilla.

Tras entrar ante los albivioletas, Bava jugó el clásico contra Peñarol y enfrentó a Cerro. Pero cuando Munúa se recuperó volvió al banco de suplentes. "A veces me toca jugar y a veces me toca esperar el momento, sabiendo que es una competencia sana y leal. Obviamente todos queremos jugar. Yo sabía que el entrenador tenía la decisión tomada, independientemente de cómo me fuera a mí en lo individual. Era algo que lo tenía seguro, Gustavo iba a volver cuando estuviese en condiciones y así fue. Uno trata de entrar a la cancha y rendir y después el entrenador es el que decide", explicó a Ovación.

¿Qué diferencias hay entre aquel Bava que surgió en Progreso en 1998 y la actual versión del guardameta? "Muchas. Los años a un arquero le asientan muy bien, yo no soy la excepción. Vengo con un colchón de partidos tanto a nivel local como internacional que a uno lo hacen madurar en muchos aspectos y creo que a mis 33 años me encuentro muy bien físicamente, para mi gusto mucho mejor que al comienzo y eso hace que, sumado a la experiencia que uno fue obteniendo tanto acá como afuera y los minutos de fútbol que he tenido a lo largo de estos años, me agarre en un muy buen momento", analizó el futbolista tricolor que se hizo conocido para gran parte del público con aquella formidable actuación que cumplió en Juventud de Las Piedras, en 2001.

Bava finaliza su vínculo con Nacional el próximo 30 de junio y no tiene certezas sobre su futuro: "Ahora soy todo oídos, estoy escuchando ofertas aunque ninguna es concreta; sobretodo son del exterior. Mientras tanto estoy esperando a ver qué se resuelve. Todavía no tengo definido qué va a pasar. El tema de las incorporaciones de los equipos está todo en pañales por la Copa América y porque hay muchas ligas que no han terminado. Por suerte me agarra en una buena edad, en un buen momento. La decisión que tome de irme o quedarme me va a agarrar en muy buen momento futbolístico".

Por último, Bava se refirió a su posible continuidad en Nacional. "Va a depender de muchas cosas. Estamos finalizando el campeonato y creo que también, tanto la directiva como nosotros como el cuerpo técnico está inclinando la atención en la final, entonces no se habla de ese tema. De Nacional no he tenido noticias al respecto sobre mi continuidad. Esperaré el paso de las finales, después con el campeonato bajo el brazo pasaré raya y analizaré ofertas que pueda tener y entre ellas puede estar la de Nacional", finalizó con mesura el arquero albo.

Historia con un final feliz.

Jorge Bava fue criado por su abuela materna hasta los 12 años y cuando ella falleció se fue a vivir con su madre, con quien siempre estuvo en contacto y de la cual adoptó su apellido. Ya más grande, formó su familia. Tras muchos años sin saber nada de su padre, lo conoció cuando estaba jugando en Atlas de México, en 2008, cuando tenía 26 años. "Él estaba en Estados Unidos y yo viajé a conocerlo. Se formó una linda relación, coincide que le gusta mucho al fútbol. Por eso, el fútbol nos unió", dijo el arquero, quien agregó que "ahora vive en Minas y nos vemos o hablamos cada tanto. Es importante para mis hijos también".

Ahora, curso de técnico.

El año pasado, Bava finalizó Ciclo Básico en el Liceo 14 de Propios y 8 de Octubre. "Retomé porque era algo que me había quedado pendiente, por diferentes razones no lo había hecho y la verdad que estoy contento con la decisión que tomé, con cómo me abrió la cabeza, con el recibimiento y el respeto que tuve de los compañeros", señaló. El futbolista tricolor ahora está realizando el primer año del curso de entrenador en la ACJ. En la clase tiene a varios colegas: Gonzalo Ramos, Gonzalo Porras, Ignacio Pallas, Martín Ligüera, Guillermo De Amores, entre otros. "Con Nano y Porras a veces aprovechamos el tiempo en la concentración para estudiar juntos", concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)