ESPAÑA

Luis Suárez se sumó a la goleada de Barcelona y completó el álbum de goles

El delantero uruguayo anotó uno de los cinco tantos del 5-1 del Barça sobre Valladolid y, de esta forma, le anota al único club de Liga Española que no había logrado.

Arturo Vidal, Luis Suárez, Nelson Semedo y LIonel Messi en Barcelona
Foto: AFP

Luis Suárez ya no tiene rival de la Liga española al que no le haya marcado. El salteño cantó la lotería del 5-1 con la que el Barça derrotó este martes al Valladolid en el Camp Nou. El uruguayo ahora quedó a ocho goles del podio goleador culé, que todavía ocupa el histórico Ladislao Kubala.

Con el de este martes, el salteño suma 137 goles solamente en partidos de la Liga española, de la cual está disputando su sexta temporada. En el presente campeonato lleva seis. Y para completar, alcanzó el centenar de goles convertidos en el estadio barcelonista.

Mientras Suárez sigue en buena racha goleadora en la Liga marcando por cuarto partido consecutivo, Messi, que hizo un doblete (incluido un golazo de tiro libre), mostró que va en camino de recuperar su mejor nivel con jugadas a velocidad y pases de fantasía.

Con la ausencia del presidente del Valladolid, el exgoleador culé Ronaldo Nazario, el palco estaba lleno de músicos invitados y de una célebre pareja de actores colombianos. Junto a las autoridades del club, el Conseller (ministro) del Interior catalán, Miquel Buch, responsable de la policía en estos días convulsos en Cataluña. Tal vez, como mensaje del Barça a la Liga que pidió la suspensión del clásico con el Madrid aduciendo una crisis de seguridad.

Más allá de un empate parcial del Valladolid a través de Olivas, Barcelona dominó ampliamente el primer tiempo y se fue al descanso ganando 3-1, con goles de Langlet, Vidal y Messi. Suárez había tocado 15 veces la pelota durante ese período pero sin rematar al arco. Lo curioso fue que tras el gol de la igualdad, el marcador electrónico del Camp Nou se mantuvo cinco minutos indicando 1-0, hasta los 19, sin reconocer el gol visitante.

En el segundo tiempo, Barcelona dejó jugar a su rival, que no tenía cómo inquietarlo, y el partido cayó en un pozo profundo y aburrido. Se registró una estadística poco frecuente que marcaba 60 por ciento de posesión del Valladolid contra el 40 del Barça.

A los 70, Suárez rompió el gafe con los vallisoletanos, pero no fue más que una ilusión. El salteño no pudo celebrar. La bandera del asistente lo delató y el árbitro y el VAR lo condenaron.

Cinco minutos después, Messi hizo el doblete, el cuarto del Barça, luego de una pasada de Rakitic. Cuando el festejo del cuaterno todavía flotaba en el ambiente, Griezmann organizó el ataque y cedió a Suárez. El salteño cabalgó unos metros y pasó a Messi, que se la colocó a la derecha del goleador uruguayo, que venció al golero Masip para cantar lotería y romper otra mala racha

Regresó la magia de Messi para dirigir al equipo que absorbió positivamente la energía del rosarino. Otra goleada en el Camp Nou basada en el pragmatismo y en la inspiración de su estrella.

“Lo único que se puede hacer con Leo Messi es aplaudirle y disfrutar de él”, dijo Michel, jugador de Valladolid. Todo queda dicho.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)