ESPAÑA

Con gol de Suárez, el Barça se floreó y remontó la llave

Barcelona clasificó a semifinales de la Copa del Rey al vencer 6-1 al Sevilla y dar vuelta el 2-0 en la ida. Coutinho marcó dos y Sergi Roberto, Rakitic, el "Pistolero" y Messi los demás. El último, terminado por el 10, fue una joyita colectiva.

Luis Suárez y Lionel Messi en el  partido de Barcelona
Foto: AFP

El Barcelona con un gol de Luis Suárez liquidó al Sevilla 6-1 y se clasificó para las semifinales de la Copa del Rey en una remontada que comenzó con su golero Jasper Cillissen.

El sexto gol a cargo de Messi fue una construcción colectiva de videojuego con múltiples pases en el área sevillista donde Suárez buscó al goleador argentino que se estaba yendo en blanco en el partido.

Pese a la goleada, aún cuando faltaban cinco minutos para terminar el Sevilla seguía amenazando con un gol que pudiera empatar la eliminatoria. Justamente a partir de dos córners de los andaluces se generaron las contras que propiciaron los goles de Suárez y Messi.

El del uruguayo se originó en un rechazo del celeste que salió hacia el mediocampo y en cuatro toques encontró al salteño cerrando la pinza para hacer la lotería y ponerle final a la tensión culé. “Uruguayo, uruguayo”, se volcó la tribuna en reconocimiento a su esfuerzo de correr la cancha entera para conseguir la finalización en el área rival.

El héroe de la primera parte del partido fue el guardameta holandés Cillessen que atajó un penal a Banega cuando los hinchas culés ya empezar a sacar cálculos en una eliminatoria se les quedaba cuesta arriba.

“Ci-Ci-Ci-Cillessen”, gritaba el relator de la radio jugando con la homofonía de su apellido. El estadio no se quedó atrás y le brindó al portero la mayor ovación de su carrera en el Camp Nou.

Con su atajada dejaba intacta la ventaja culé que había inaugurado Coutinho a los 13 minutos, después de un inocente penal de Promes a Messi. El argentino, habitual lanzador de la pena máxima, se la cedió al brasileño que necesitaba cambiar su pisada en el Barça. En su rol de capitán, Messi dio el ejemplo de liderazgo con ese gesto.

Arthur dio un pase profundo para el ingreso de Rakitic que en su intento de controlar el balón frente al portero andaluz tocó la pelota por el costado de Soriano y el segundo gol caía lentamente justo a la media hora de juego. Un minuto antes, Luis Suárez había recibido la amarilla después de un “face to face” con Roque Mesa en la disputa por la pelota.

En la segunda parte, a los 52, Coutinho retribuyó la confianza que le había depositado Messi al coronar con la cabeza desde el punto penal el tercero blaugrana, después de un centro a la medida de Suárez. La antigua sociedad de Anfield volvía a renacer.

Un minuto después recupera Sergi Roberto e intenta tres veces pasar a Messi y cuando el rosarino finalmente recibe se la cede con ventaja frente al área y ¡cuaterno!

En dos minutos el Barça casi liquida la serie. Ahora el Sevilla tenía la palabra. Entonces, se lanzó con todo perdido a quemar sus naves. A los 66, Arana pone el descuento y la tensión en la hinchada blaugrana. Era un 4-1 pero no parecía suficiente porque el Sevilla estaba a un gol de complicar las cosas. Y pudo hacerlo, pero Suárez y Messi no habían marcado aunque no parecían muy certeros.

A los 73, Suárez tuvo la suya pero prefirió habilitar a Messi que en su intento de regates múltiples no logró perforar el mar de piernas defensivo.
Faltan 15. El Barça ha detenido su racha goleadora y pierde muchas pelotas. La grada alienta para espantar fantasmas.

Messi vuelve a hacer mal los cálculos y la manda desviada cuando todos esperaban el gol. Lo mismo pasa con Sergi Roberto.

Para felicidad de los locales no es necesario lamentar los goles errados porque solo bastan dos estocadas de contragolpe para cerrar la fiesta. Como en los últimos años el Barcelona vuelve a estar en las semifinales de la Copa del Rey y con una remontada que desmiente a las estadísticas del torneo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)