ESPAÑA

Suárez abrió la cuenta personal en la temporada con un doblete

El salteño marcó sus primeros goles en LaLiga 2018/19 en el duelo frente al Huesca, en el cual Barcelona goleó 8-2.

Al ritmo de Messi y Suárez, el Barcelona baila tango. Foto: AFP
Al ritmo de Messi y Suárez, el Barcelona baila tango. Foto: AFP

La tercera es la vencida. Luis Suárez, que se fue inédito las dos primeras fechas, se estrenó este domingo en la tabla de goleadores de la Liga con un doblete en la paliza que el Barça le propinó al Huesca, 8-2.

El partido comenzó con un susto para los locales. “¡Cucho, Cucho!”, gritaba el relator aragonés mientras cantaba el gol del delantero colombiano del Huesca antes de que la pelota estuviera en la red. A mi lado, una periodista asiática arrancó un grito agudo propio de una película de terror. El rumor de sorpresa reinó en el Camp Nou hasta que se movió la pelota y la tribuna local, herida, reclamó venganza. Apenas iban dos minutos. “No queremos despertar del sueño”, gritaba el narrador aragonés. “Escuchen bien: Barça cero, Huesca uno”.

A los 13, Suárez hizo un doble regate que culminó con un pase de la muerte que no llegó a destino para desazón de la tribuna. Pero a los 15, Messi puso las cosas en la normalidad tras dejar sentado a Luisinho en la puerta del área. Cruzó el remate de derecha que entró luego de golpear en la base del vertical. La periodista coreana volvió a gritar, pero esta vez se notó a quién le iba. “Messi, Messi”, cantó la tribuna, mientras el rosarino repartía besos mirando a las gradas. Los ánimos estaban por las nubes cuando llegó el tradicional cántico independentista.

En el umbral de los 20 minutos teníamos el partido como se pensaba en la previa: el Barça permanentemente tocando en la entrada del arco de la fortaleza aragonesa.

EL DATO

No metía ocho goles desde la Bota de Oro de Suárez

La última vez que Barcelona había convertido ocho goles en un partido había sido contra Deportivo La Coruña el 20 abril 2016, el día que Luis Suárez anotó cuatro goles que lo pusieron en la puerta de su segunda Bota de Oro europea.

El aluvión siguió incontenible y tras un desborde hasta la línea de fondo Jordi Alba, el vetado de Luis Enrique a la selección española, logró dar el pase atrás que encuentra la pierna del defensor Pulido. Adentro y fin de la ilusión del Huesca. El Barça se puso 2-1, consulta del VAR mediante.

A la media hora, las puñaladas de Messi entre la defensa visitante arrancan ovaciones en el estadio. El narrador aragonés ha bajado el tono de su relato, ya casi no se escucha. Ha terminado de soñar.

Por fin, a los 39’ llegó el gol de Luis Suárez. Otra vez Jordi Alba con su carrera infernal, pase atrás y gol del delantero charrúa que rompe la sequía. El VAR volvió a congelar la alegría. Revisión para observar la posición del salteño. Un minuto de suspenso, los jugadores reunidos en el círculo central junto al árbitro. El andaluz Melero López dibuja la pantalla en el aire y pita señalando el centro del campo. Fin de la espera. Gol. Otra vez celebran los culés.

Cuando la tensión se relajaba, otra vez el equipo aragonés sacó petróleo. El capitán Melero le gana la cuerpeada a Umtiti la mete al corazón del área y Alex Gallar hace su tercer gol en la Liga. El relator renació: “¡Este es el Huesca!”

Messi no logró ponerla adentro cuando un remate violento suyo da en el horizontal. Pero un minuto después, a los 47, con un pase a la carrera de Luis Suárez, Dembelé no perdona y de zurda la clava en el segundo palo: 4-2 y con mucho partido aún por delante.

Foto: AFP
Foto: AFP

“Uruguayo, uruguayo”, premia la tribuna la contra solitaria del delantero que termina rechazando con su cuerpo el guardameta argentino Axel Werner.

Pero enseguida: Messi-Coutinho-Messi. El rosarino la levanta para la entrada de Rakitic por la derecha y el croata sella el amor culé con el quinto de la tarde a los 51. No hay respiro para el Huesca. Werner evita heroicamente la media docena al ganarle un mano a mano a Coutinho, pero el brasileño toca la gloria con un pase en profundidad magistral que deja a Messi frente al arco para cerrar la media docena a los 60 minutos.

El telón, que ya había caído hacía rato, vuelve a subir a 9’ para el final tras otro pase entre líneas de Messi para la carrera de Jordi Alba. Minuto 80: 7-2.
Parecía que entre Vidal y Suárez se llevaban la última ovación luego de una chilena del chileno que salió en dirección a la zambullida del uruguayo que la mandó apenas desviada.

Pero, ya en la agonía, el salteño se enfiló por el pretil del área y Werner lo derribó. ¡Penal! Como correspondía, Suárez le entrega la pelota a Messi que no la piensa y se la devuelve en medio de las risas de Piqué. Tiró a la izquierda del golero y fue el octavo colectivo.

El capítulo liguero que empezó con un susto tempranero para los culés se cerró como se prevía. No fue casual. En 2014, por la Copa del Rey, el Barcelona le había metido 8-0 al equipo aragonés.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)