ESPAÑA

Barcelona goleó a Villarreal y sigue rumbo a ser campeón invicto

Luis Suárez reemplazó a Iniesta para jugar la última media hora. Coutinho, Paulinho, Messi y dos de Dembele sellaron el 5-1. Sansone descontó para el submarino amarillo.

Barcelona vs. Villarreal. Foto: AFP
Paulinho llega para marcar el 2-0 de Barcelona ante Villarreal. Foto: AFP

El Barça superó un nuevo escollo para su Liga invicta con una victoria por 5-1 ante el Villarreal. Todos fueron a ver a Messi y se encontraron con Ousmane Dembelé.

Los culés tuvieron su pasillo de homenaje pero no fue merengue, como correspondía, sino amarillo. El público aplaudió la caballerosidad. El gesto de honor encontró a Luis Suárez en la banca, junto con Ter Stegen, Alba y Rakitic.

Era un partido sin tensión, esperando cuántos goles podría hacer Messi jugando de punta.

A los 10 minutos fue la primera gran jugada del partido de Dembelé. En una gran galopada se llevó a cinco rivales, disparó y Asenjo no retuvo. Coutinho entró como una bala y puso la apertura.

Sin embargo, tres minutos más tarde Forlans avisó fuerte pero Cillessen metió la mano al estilo Ter Stegen, por algo dice que quiere jugar más de 10 partidos al año.

A los 15' , el coro de “campeones, campeones” inunda el estadio después de una seguidilla de pases que arrancó Dembelé, pasó  por Iniesta, por Digné y culminó Paulinho como goledor. Lo raro: Messi no la tocaba.

El delantero francés estaba fino, sin apuros y se animó a burlar más asiduamente. Iniesta levantó los aplausos cuando su remate débil se fue desviado. Estaba en modo de homenaje.

A 5 minutos del final del primer tiempo, Messi inició el ataque desde la media y cedió a Dembelé, el “11” volvió a galopar y endereza contra el arco de Asenjo. Engaña a los defensas, centró atrás desde el fondo y por centímetros Messi no conectó. En la réplica amarilla, Cellissen volvió a evitar el descuento.

Mientras la tribuna se animaba cantando a Andrés Iniesta, el manchego recogió un pase de Messi, que ya había intentado entrar al área dribleando, y se la cuchareó al vacío para que el argentino convirtiera el tercero y acariciara la Bota de Oro. ¡La mejor respuesta para la calidad aplaudida de la Masía! En la segunda parte se invertirían los papeles, pero sin el mismo resultado.

A los 54' el Villarreal logró el descuento que ya había ensayado anteriormente a través del colombiano Bacca. Esta vez un rebote accidental en Sansone hizo inútil la estirada de Cillissen. Luis Suárez lo vio desde primera fila mientras calentaba junto a la línea de cal. Seis minutos después entró a la cancha en lugar de Iniesta para jugar la última media hora. Otra ovación para el español.

El uruguayo solo pudo ensayar una jugada cuando a los 84 habilitó a Messi en la media luna pero el disparo del argentino rebotó en un defensa.

A los 86, Ivan Rakitic se disfrazó de Messi y por la banda dejó gente en el camino, inclusive al entrar al área cuando sirvió en el otro palo a Dembelé para que el francés anotara el cuaterno. Y casi con el telón cayendo, otra corrida de Dembelé, tras rebote en Yerri Mina, culmina con la lotería del galo que redondeó su mejor partido en el Camp Nou.

El Barça está ahora a solo 180 minutos de la Liga invicta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º