EN EL CAMP NOU

El Barça sigue invicto y líder gracias a un doblete de Paco Alcácer

Un doblete del delantero español le permitió al Barcelona seguir como único líder de La Liga en el partido que significó la presencia 600 de Lionel Messi como azulgrana. Luis Suárez sigue sin mejorar su nivel.

El saludo de Lionel Messi a Paco Alcácer. Foto: Reuters
El saludo de Lionel Messi a Paco Alcácer. Foto: Reuters

El Barça ganó 2-1 al Sevilla con un doblete de Paco Alcácer que solamente había jugado tres minutos en lo que va de la Liga.

Fue un partido con una noche lluviosa que tuvo su toque político antes de comenzar. “¡¡¡Libertad, libertad!!!”, coreaban desde las gradas del Camp Nou, después de que una enorme bandera catalana se desplegara cuando los equipos entraban a la cancha.

El equipo de Valverde impuso condiciones desde el primer minuto anticipando y jugando a velocidad. Al minuto 17, una oportunidad de gol que se le escapa a Iniesta ahoga la tradicional reivindicación independentista del estadio blaugrana.

Son casi 20 minutos y como ha estado pasando esta temporada el gol culé no llega tan rápido. Alcácer de cabeza frente al arco de David Soria avisa, nuevamente. Los cánticos de “¡libertad!”, “¡libertad!”, ya no son tan continuos como al principio.

Tanto va el cántaro al agua… A los 22, espectacular pase de Luis Suárez desde la mitad de la cancha para la entrada de Paco Alcácer. El defensa Escudero falla en el control y le deja más servida la pelota al ex del Valencia quien toca a un costado del portero Soria.

Cuando solo faltan 5 minutos para finalizar la primera parte, el Sevilla apenas ha tirado al arco, pero el Barsa lleva desde el gol de Alcácer sin rematar. Es justo en esos momentos postreros cuando Messi da una lección de retención y protección de la pelota, con idas y vueltas sobre su mismo eje. Es el regalo con el que finaliza el primer tiempo.

En la segunda parte se anuncia en los altavoces que Messi juega su partido 600 con la camisa blaugrana. El argentino saluda con la mano a la ovación del público. Sevilla es su víctima preferida: 29 goles en 30 partidos.

Como en la primera parte Muriel amenaza con un gran remate que se va por encima del horizontal. Los primeros minutos del complemento muestran al Sevilla un poco más ofensivo. Gana el Barça, pero el partido está abierto y ha perdido precisión en el medio.

El Sevilla encuentra el hueco con Muriel que habilita a Sarabia que cuando se apresta a ejecutar a Ter Stegen encuentra a Semedo. Pero, en el córner que sigue a esa jugada llega lo que maduraba, el argentino Pizarro clava la pelota y empata el partido. Lo que se veía en la cancha no era simplemente una sensación, era la realidad: el Barcelona había perdido el liderazgo del partido.

A los 62 minutos Piqué, que ha estado incursionando en posiciones ofensivas, remata desde afuera del área y estrella la pelota en el horizontal.

Otra vez vuelve el cántaro al agua… Alcácer, a los 64, hace el doblete tras un centro al medio de Rakitic. Es su último aporte, después de un gran partido, deja la cancha bajo una ovación.

En una gran contra de Messi, que asiste de lujo a Suárez, el uruguayo quiere entregarle al argentino pero falla ostensiblemente y se frustra. “¡Necesita parar, necesita parar!”, advierten en la radio. “¡Qué noche tan negra de Suárez”, se lamenta el relator. “Y no es la primera”, acota su comentarista. El salteño cierra el partido sin goles, con 11 pelotas perdidas y con un solo remate al arco. Ya superó su anterior peor racha, la de los 393 minutos que demoró para marcar su primer tanto como blaugrana.

Como le dijo una vez a Ovación: “La gente cree que hacer goles es fácil, y no lo es”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)