Champions league

Barcelona no pudo ganar a pesar de Dembélé

El francés marcó un golazo impresionante, pero Barcelona, sin los mejores, empató con Tottenham

Dembelé dispara para convertir el 1-0 de Barcelona sobre Tottenham. Foto: Reuters
Dembelé dispara para convertir el 1-0 de Barcelona sobre Tottenham. Foto: Reuters

Un Barcelona plagado de suplentes estuvo a cinco minutos de dejar eliminado al Tottenham de la Champions, pero los ingleses rescataron el empate después de intentarlo una y otra vez frente a un espectacular Jasper Cillessen.

El equipo blaugrana con Messi en el banco y sin Suárez, Piqué y Alba, arrancó ganando desde los 6 minutos con la jugada de la noche protagonizada por Ousmane Dembelé.

No importa cuánto llegue tarde a los entrenamientos. Lo que tenga que decir que lo diga en la cancha, sentenció su compañero Langlet durante la semana. Y no le falló.

El delantero francés, tan famoso por su talento como por la impuntualidad, robó la pelota en el medio de la cancha y a base de zancadas, velocidad y astucia llegó hasta donde estaba su compatriota de la selección, Hugo Lloris. Lo engañó, como a todos en la tribuna, con un amague para rubricar un gran gol y el silencio de la hinchada inglesa que había acaparado los cánticos del Camp Nou ante un Barça “de segunda”. ¿Dembelé: es Messi o Maradona? Esa puede ser la síntesis de su jugada.

A los 32’, Cillessen es Ter Stegen y hace una parada mano a mano contra Son. Es la primera de cuatro atajadas increíbles. Demuestra el holandés porqué le es difícil conformarse con la suplencia casi eterna. Tuvo una ante Lucas Moura y dos contra Eriksen, la primera comenzado el complemento que encendió la tribuna, tanto como cuando Messi saltó a calentar.

Pero Dembelé tenía una más guardada y tras una larga carrera dejó solo a Coutinho. El brasileño no le pegó de primera, prefirió el control y ya no lo dejaron.

El Tottenham aumentó su presión porque así quedaba fuera de la Champions, aunque la derrota parcial del Inter le daba una esperanza extra.

Faltando 7 minutos, Coutinho puso el balón fuera del alcance de Lloris parando el corazón de los ingleses que recuperaron el aliento cuando la pelota pegó en el palo. Se cumplió entonces la vieja máxima del fútbol: a gol errado, gol en contra. Kane, una vez más, solucionó la sequía londinense, puso el pase al centro del área para que Lucas Moura venciera esta vez a Cillessen. Sellaban el 1-1 y renacían los isleños, quienes explotaron en la tribuna cuando el partido ya había terminado y supieron que el Inter de Vecino apenas había logrado el empate ante el PSV.

Messi solo estuvo media hora, pero la noche se la robó Dembelé: “l’enfant terrible”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)