ESPAÑA

Barcelona ganó con hat trick de Messi y la vuelta de Suárez, pese al gol de Olaza

El Barça ganó en el Camp Nou 4-1 sobre el Celta de Vigo, que tuvo el primer tanto del lateral uruguayo en Europa. Los blaugrana igualaron al Madrid en la cima de la Liga.

Lionel Messi en el Barcelona
Foto: Reuters

Ernesto Valverde quiso mover la táctica y la estrategia del equipo, pero al final la fórmula de la victoria del Barcelona 4-1 sobre el Celta de Vigo, siguió siendo la misma: la efectividad de Lionel Messi.

Los primeros 15 minutos combinaban la presión del Celta y la incapacidad del Barça para tener la pelota. La mayoría del tiempo, la pelota estaba en cancha de los blaugrana pero sin generar peligro para Marc Andre Ter Stegen.

Un mediocampo inédito con Sergi Roberto, haciendo de Sergio Busquets, flanqueado por Frankie De Jong y Arthur. Un banco de lujo con Luis Suárez, que volvió de la lesión, Rakitic, Dembelé, y Vidal.

A los 20 minutos, una mano de Aidoo después de un centro de Junior, le regalaba a Messi la apertura. El Barça no había hecho nada por la victoria. Los grandes equipos no solo tienen grandes jugadores sino, también, una gran suerte.

El argentino tiene tiempo suficiente para pensar adónde colocarla: a la derecha del golero Blanco. El gol llega en el momento clave del partido.

Busquets entraba a la cancha para sustituir a Semedo. El Barça queda con los dos laterales titulares en la enfermería. Griezmann sigue desconectado del partido, porque no le llegan los balones. Ansu Fati no confirmaba en sus últimas participaciones las expectativas que había generado en su debut.

A los 40, Messi pierde la pelota y después, tratando de recuperarla, persigue a Cheikh desde el medio de la cancha hasta las cercanías del área grande. Su esfuerzo no tiene buenos resultados, más bien malos: le sacan la amarilla y queda una falta peligrosa a favor del Celta.

Lucas Olaza se pone paralelo al área y saca un exquisito y potente remate que se cuela a la izquierda del arquero alemán. Un uruguayo marca en el Camp Nou, pero esta vez la grada no canta como tantas veces. Fue el primero de Olaza en el Celta y en Europa, en su partido número 21.

Lucas Olaza con su gol en el Celta de Vigo contra Barcelona
Foto: EFE

A los 45, Messi tiene la revancha de tiro libre y no perdona. Su golazo, desde la posición favorita, levanta a la grada y hasta a algunos “periodistas” del palco de prensa. A la salida hacia los vestuarios el rosarino recibe el abrazo de Luis Suárez que lo esperaba junto al banquillo.

En el complemento, Dembelé entra a la cancha y al minuto baila a la defensa en el área gallega y remata desviado.

A los 47, Messi lo vuelve a hacer. Tiro libre frente al área y “hat trick” para el argentino. El 34 en la Liga española. No importa que el equipo no se vea sólido cuando el “10” está certero. Ya es el goleador culé y se ubica segundo en la Liga, detrás de Benzema, pero con varios partidos menos que el francés.

El buen partido de Olaza suma una desencuentro con Messi y discuten tapándose la boca con las manos.

Luis Suárez deja el banquillo local para calentar 15 minutos a la espera que le indiquen que entre al partido. Eso ocurre a los 26 del complemento en lugar de Griezmann. El Celta es uno de los equipos que ha padecido el potencial goleador del salteño, que vuelve luego de haber estado fuera del partido 0-0 por Champions de entre semana ante el Slavia Praga.

Luis Suárez en Barcelona
Foto: Reuters

A los 80, Gabriel Fernández ingresa en la visita para acompañar a Iago Aspas, el jugador distinto del equipo celeste. “Hay un trozo entre un jugador y otro”, dice el comentarista catalán al compararlo con Maxi Gómez. En dos minutos, Suárez y Fernández tienen sus opciones de gol. El salteño la tira apenas desviado, después de una buena jugada individual y el “Toro” se atora con Ter Stegen, aunque era fuera de juego.

Busquets, con la timidez de goleador poco frecuente se anota en el cuaterno a 6 minutos del final. Piqué pasa a su lado y le hace una guiñada cómplice. Es su estreno en la Liga. El último había sido en un estadio vacío ante Las Palmas, el 1 de octubre de 2017.

Al final, todo sigue igual: el Barcelona sigue líder pero no muestra mejoría en su juego colectivo y Messi se lleva otra pelota a su casa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)