EN EL CAMP NOU

Suárez y Messi le dieron la victoria al Barça y ponen el broche a la liga

Barcelona no le podía sacar el cero al partido contra Atlético de Madrid, pero con un tiro exterior del "Pistolero" a los 85' rompió la paridad y enseguida el argentino puso el 2-0 a los 86'.

Luis Suárez en el Barcelona vs. Atlético de Madrid
Foto: AFP

Luis Suárez, con un golazo de precisión, abrió la muralla de Oblak y puso al Barcelona en camino del título de la Liga al que terminó derrotando 2-0 al Atlético de Madrid.

“Tal vez no dimos un paso, sino dos pasos adelante”, dijo entre sonrisas el goleador uruguayo tras el final del partido en el Camp Nou. Lionel Messi cerró el marcador un minuto después que el salteño para sellar la victoria.
El equipo de Godín y Giménez quedó con 10 hombres después de la expulsión de Diego Costa a la media hora de partido, pero dio el brazo a torcer recién en los últimos cinco minutos.

Los defensas uruguayos, junto al esloveno Oblak, mantuvieron la esperanza madrileña, que en algunos momentos se basó también en sacarle la pelota a los locales. No obstante ello, pese que su portero se convirtió en la mejor figura, los colchoneros solamente remataron dos veces a la valla de Ter Stegen.

Griezmann no pudo entrar en juego y las veces que lo hizo fue severamente silbado por la tribuna, que no le perdona haber coqueteado con vestirse de culé en la temporada de pases.

Ole Solskjaer, el entrenador del Manchester United, tomaba notas para el partido de la semana que viene desde el palco de un escenario muy recordado donde levantó la orejona hace 20 años después de una remontada dramática ante el Bayern Munich.

Barcelona empezó el partido jugando a gran velocidad y creando ocasiones con Messi, Suárez y Coutinho. Giménez era el más activo en la defensa visitante.

“Saltan las pulgas entre Suárez, Giménez y Godín”, dicen en la radio. “Suárez y Giménez discuten como si no se conocieran”, remachan en el comentario.

A los 13, se abre la primera posibilidad clara culé cuando Messi da un gran pase a Jordi Alba que toca la pelota y cuando estaba vencido Oblak, el balón pega en el palo y lo recupera la defensa.

Suárez se saca las ganas y le hace un caño a Giménez al borde del área. La gente se enfurece cuando Oblak enlentece sus saques de arco.

Poco a poco el Atlético recobra la pelota y la pasea frente al área del Barça y pasa al frente en el porcentaje de la posesión de la pelota. Griezmann tiene su primer remate pero sale justo adonde está Ter Stegen.

A los 21, Messi consigue que le hagan falta en la frontal del área gracias a su insistencia por pelear el balón. Su tiro sale por encima del horizontal. No ha marcado de falta, puede ser la noticia. La hinchada ensaya un canto elogioso del ídolo culé.

Luis Suárez en el Barcelona vs. Atlético de Madrid
Foto: AFP

Oblak muestra lo que vale en oro tras una gran jugada de Suárez con Coutinho que remate el brasileño y el esloveno ataja brillantemente.

Cuando el partido vivía su frenesí, Diego Costa reclama una falta y luego insulta al árbitro. “Nadie se caga en la puta madre que me parió”, le dice enojado Gil Manzano al delantero, según los que observan el momento por la televisión.

Van 28 minutos. En las protestas, Giménez se gana la amarilla. El Atlético suma su séptima tarjeta roja en 11 partidos contra el Barça. La expulsión de Costa le hizo mal al partido después de una media hora muy divertida.

Suárez gana en el área, primero queriendo entrar por la puerta chocando con la defensa y luego al robar una mala cesión de Godín, pero no encuentra a Messi.

El “Profe” Ortega aprovecha la tregua del medio tiempo y mientras los jardineros reparan la cancha camina hacia el arco al que va atacar el Atlético y se mete debajo de las redes.

Al primer cuarto del complemento, con uno menos, el Atlético mantiene la pelota. Messi hace una avanzada a carabina calada pero no alcanza al último remate.

A los 17, el argentino le da el gol a Suárez pero Oblak no es solo fama, con el pie derecho el esloveno logra evitar la apertura. Un minuto después es Messi el que se rinde ante el portero. Giménez y Godín redoblan su tarea a medida que va llegando el final.

Oblak, Oblak, dos veces. Contra Messi y luego contra Malcom, mantiene vivo al Atlético.

A pelota quieta el Atlético busca su gol. Giménez y Rodrigo discuten por la opción de un cabezazo peligroso en la que no se entienden. Se está jugando el título de la Liga en este partido. Pero el Atlético administra el tiempo, rompe el asedio y trata de no perder.

Hasta que aparece la calidad de Luis Suárez que saca un disparo de precisión que se clava en el lateral izquierdo de Oblak. Parecía que era la única manera de vencerlo. El salteño no pudo con la emoción y se sacó la camiseta para celebrarlo.

El éxtasis del gol de Suárez todavía estaba en la tribuna cuando Messi vuelve a amontonar defensas y vuelve a castigar el mismo palo de Oblak.
La tribuna entona “campeooones, campeooones, olee, olee, olaa”. Así termina el partido. Los abrazos de los jugadores siguen en la cancha. La aceptación de los colchoneros que ya saben que alcanzar a los culés es prácticamente imposible. Godín y Suárez, tienen su charla aparte que se cierra con un abrazo prolongado.

Valverde, en rueda de prensa, alaba al uruguayo y dice: “Es un dolor de cabeza para los contrarios. Cómo da tema Suárez en la rueda de prensa. Siempre me preguntan por él, cuando marca y cuando no marca”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)