EN EL CALDERÓN

El Barça tiene vía libre hacia el título

Barcelona se impuso 3-2 ante Atlético de Madrid y clasificó a semifinales de una Copa del Rey en la que ya no quedan rivales grandes. Fue un partidazo marcado por la lamentable actuación del juez.

Ya desde antes del pitazo inicial ocurrieron cosas extrañas. El comienzo se tuvo que retrasar por algunos problemas en el comunicador interno de los jueces y también con las redes de los arcos. Empezó el partido y, como hiciera en los octavos ante Real Madrid, Fernando Torres estrenó el marcador antes de los 50 segundos de juego, con un gran recorte ante Mascherano y una enorme definición con la pierna derecha. Con esta facilidad para desenfundar y disparar se ganó el añadir “Billy” a su apodo de “El Niño”.

El Atlético había igualado el 1-0 de la ida prácticamente desde el vestuario y desató el éxtasis en el Calderón. No duró mucho, ya que Barcelona se encargó de responder y para ello tiró del tridente: espectacular regate de Messi para asistir a Suárez, una certera asistencia posterior del salteño para la carrera de Neymar y tranquila definición del brasileño, que forzaba así a los colchoneros a anotar dos goles más para conseguir el pase por el valor de los tantos como visitante.

Fue entonces cuando el árbitro Gil Manzano comenzó su show particular, que le llevaría a inventarse un penal que no fue, obviar otro que sí lo fue y a expulsar a Gabi en el túnel para después perdonar la roja a Arda Turan, cuyo enojo le llevó a arrojar un botín al asistente.

Pero vayamos por partes. Juanfran entró como un rayo desde el lateral derecho y Mascherano se interpuso en su camino unos centímetros antes de llegar al área. El juez lo vio dentro e indicó penal. Raúl García lo transformó y con ello devolvió la esperanza a su equipo. Una fe en la remontada que volvió a oscurecerse tras el fatídico gol en contra de Miranda en un tiro de esquina. Y que se tornó casi imposible con el 3-2 que anotó Neymar al borde del descanso.

Este fue el instante en el que la eliminatoria quedó destrozada por completo por otro nuevo error de Gil Manzano. No vio una clara mano dentro del área de Jordi Alba tras un remate de Griezmann, lo cual provocó un feroz contraataque culé mientras los locales terminaban de creérselo. El propio Alba atravesó toda la cancha para aprovechar un genial pase de Messi y transformarlo en una asistencia al ex Santos.

El plantel rojiblanco, iracundo al ser consciente de que se le escapaba el partido, se marchó de la cancha discutiendo con varios jugadores culé. Algo más debió pasar en el túnel de vestuarios del Calderón, porque en el complemento ya no apareció el capitán del Atlético, Gabi. Había sido expulsado por una aparente falta de respeto al árbitro. Lo que es seguro es que no fue tan grave como lo que hizo el turco Arda Turan en el inicio de la segunda mitad: se enojó porque el juez le cobró falta en una disputa con varios rivales en la que perdió el botín y sin ningún miramiento se lo lanzó al línea. El castigo: tarjeta amarilla.

Para terminar de darle el toque surrealista al partido, ese mismo asistente le había dado un fuerte y fortuito banderazo a Jordi Alba en los primeros instantes de juego, dejando K.O. al lateral. 

Poniendo el foco en el rendimiento de los dos celestes, José María Giménez ganó el duelo individual con Luis Suárez, basándonos en las veces que tuvieron que emparejarse. El joven zaguero celeste estuvo providencial cortando un remate de Rakitic dentro del área en la primera parte.

Por su parte Suárez, si bien fue clave con su genial asistencia a Neymar en el empate, continúa asumiendo un rol de perfil bajo en la delantera culé. Volviendo al símil del tridente, es como si Messi y Neymar fueran la parte afilada y el salteño el mango que lo sostiene. El uruguayo es el que se encarga de desgastarse con los defensores rivales, de generar los espacios que los otros dos aprovechan y, por lógica, el que soporta el mayor esfuerzo físico del ataque culé.

El caso es que el tridente funciona bien así y Barcelona está en semifinales de una Copa del Rey en la que ya no quedan grandes equipos tras las caídas de Real Madrid, Atlético y Valencia, por lo que sería una sorpresa mayúscula que el equipo blaugrana no levantase el trofeo al final de la temporada.

Atlético de Madrid 2 - 3 Barcelona

Atlético: Oblak; Juanfran (Gámez, m. 58), Miranda, Giménez, Siqueira; Raúl García, Mario, Gabi, Arda (Cani, m. 63); Griezmann (Saúl, m. 46) y Torres.

Barcelona: Ter Stegen; Alves, Piqué, Mascherano (Mathieu, m. 62), Alba; Rakitic (Rafinha, m. 70), Sergio Busquets, Iniesta; Messi, Luis Suárez y Neymar (Pedro, m. 77).

Goles: Torres 1', Neymar 9', Raúl García 29', Miranda 38' (en contra), Neymar 41'.

Árbitro: Gil Manzano

Tarjeta roja: 45' Gabi (A), 83' Mario Suárez (A)

Tarjetas amarillas: Raúl García (m. 14), Arda Turan (m. 47), Giménez (m. 83) y Cani (m. 87), Messi (m. 44), Dani Alves (m. 74) y Siqueira (m. 76).

Estadio: Vicente Calderón

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)