VIDEO

Al Barça no le alcanzó

Barcelona hizo lo que tenía que hacer: venció a Eibar en un costoso partido en el que perdía 2-0, pero no le alcanzó por la victoria de Real Madrid por 2-0 en La Rosaleda. Luis Suárez y Lionel Messi anotaron tres de los goles; el restante fue en contra.

Gol de Suárez: Barcelona 4-2 Eibar - Liga de España
Gol de Suárez: Barcelona 4-2 Eibar - Liga de España

Como siempre el Camp Nou tenía muchos turistas en las tribunas, pero los verdaderos hinchas culés estaban con el ojo en la cancha azulgrana y sus orejas en Málaga donde Real Madrid vistaba a Málaga.

La tarde empezó con una gigantesca manta que caía desde la tribuna central, la “Olímpica”, mostrando una foto de Luis Enrique con la leyenda en catalán: “Por siempre, uno de los nuestros”.

Era el último partido del entrenador asturiano en el Camp Nou, pero también el último de la temporada para Luis Suárez, suspendido para la final de la Copa del Rey.

La poca esperanza que se guardaba en los corazones blaugranas duró menos de dos minutos, lo que tardó Cristiano Ronaldo en romper la red del Málaga.

Por si fuera poca la presión del gol merengue, el japonés Inui clavó literalmente en el ángulo el primero del Eibar a los 6 minutos.

Dos minutos después Luis Suárez recibió un regalo de un defensa y se enfiló al arco enemigo. Tuvo todo el tiempo del mundo para pensar donde meterla y tal vez justamente eso fue lo hizo dudar. Su remate de tres dedos se fue apenas desviado “para hacer el gol más fácil de su vida”, según el comentarista de la radio catalana.

Esa fue la mejor metáfora del partido y del rendimiento del Barcelona: pujante, impreciso, nervioso, apurado, ofuscado a veces y con el tridente errático como nunca.

Cuando el partido se puso cuesta arriba con el segundo gol del samurai guipuzcuano, en la segunda parte, el público alentó a su equipo soñando con otra remontada. Esta vez más por honra que por otra cosa, porque el Madrid manejaba su destino sin problemas en Andalucía.

Como no la metía el tridente, el defensa catalán Juncá le dio el gol al Barcelona después que su golero Yoel hiciera lo imposible por impedirlo. Después, Luis Suárez la mandó al fondo con los tapones para empatar.
El árbitro le dio una mano a los culés al sancionar un penal contra Alba, que se había tropezado consigo mismo. La justicia existe y Yoel se lo ataja a Messi. Después, el de negro le dio la revancha al sancionar, en una acción dudosa contra Neymar, otra pena capital. Esta vez Messi no falló y puso en ventaja a Barcelona.

Cuando corrían los descuentos, Luis Suárez volvió a revivir la misma jugada del primer tiempo y tampoco pudo, Yoel se lo impidió. Pero, Messi recuperó el balón en el medio de la cancha y a la carrera se llevó a cinco rivales y metió el cuarto. “¡Ahora sí!”, parecía decirle Suárez a su compañero.

“Messi, Messi” volvió a escucharse en el Camp Nou, y junto con el cántico las banderas florecieron en las tribunas. Pero ya era tarde porque el Madrid festejaba en La Rosaleda.

En el medio del césped del Camp Nou, los culés le agradecían a los aficionados. Fue un final de Liga que nadie quería, pero que muchos presentían. Al Barça no le alcanzó y el Madrid, por regularidad y mejor plantilla, alcanzó la corona.

Foto: archivo El País.
Foto: archivo El País.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados