DESDE EL ARCO POR JOSÉ MASTANDREA

No es ballet, es fútbol

Me gusta el fútbol. Y me encantaría que todos los equipos jugaran como juega el Barcelona o el Bayern o el Real Madrid. Pero hay una realidad incontrastable: ningún equipo del medio tiene las figuras que ellos tienen en sus planteles.

Como dice Kesman: es lo que hay valor, y con lo que hay, se está viviendo un Torneo Clausura apasionante como pocos. Con una definición electrizante (arriba y abajo) a sólo tres fechas del final.

Escuché infinidad de críticas a los entrenadores de los grandes. "Avaros", "defensivos", "cuidadosos", dijeron los colegas sobre Bengoechea y Gutiérrez.

Yo diría, "inteligentes", "estudiosos", "trabajadores", porque planificaron el clásico de punta a punta sin descuidar el más mínimo detalle, fue tan táctico, tan bien pensado que terminó siendo una partida de ajedrez, cambiando pieza por pieza, sin descuidar la Reina.

El fútbol es un juego. Y el que quiera ver un show o un espectáculo, debería agarrar para otro lado.

Es un juego de táctica y estrategia. No un ballet ni una película. A veces sale bien, con fútbol, con goles, con buen juego, y otras sale trabado, con marca, con faltas, sin fútbol. Ni Bengoechea ni Gutiérrez están para regalar nada. Mucho menos su prestigio ni su carrera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)