SELECCIÓN

El balance dejó en rojo a la Celeste

No hubo juego colectivo ni generación de fútbol y se pagó con una derrota inesperada y una pronta eliminación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Uruguay

DANIEL ROSA - SANTA CLARA - OVACIÓN EN EE.UU.

Para la selección de Uruguay, la más ganadora en la historia de la Copa América, el torneo del Centenario fue más un calvario que una celebración. La victoria por 3 a 0 ante Jamaica sirvió más para el futuro que para atenuar el dolor de haber terminado mucho antes de tiempo y fuera de los ocho mejores del continente.Ni siquiera que Brasil también se haya ido al mismo tiempo sirve de consuelo. El objetivo era claro: volver a meterse entre los cuatro mejores luego de no haberlo podido hacer el año pasado, cuando se jugó la Copa de Chile, lo que suponía estar en los cuartos de final.

Es que la Celeste, como pocas veces, llegó con el cartel de favorita para alzar el trofeo y nadie consideraba que podía quedar apeada del certamen en la mismísima fase de grupos, ya que los rivales eran México (el más fuerte y con el que supuestamente se iba a pelear el primer puesto), Venezuela y Jamaica, dos selecciones, que en lo previo, eran ganables.

Con el plantel ya de vacaciones, es hora de hacer algunos balances. Primero y fundamental: faltó juego colectivo y generación de fútbol. Lo reconoció el propio Óscar Tabárez y también los jugadores, al punto que hubo una charla entre todos para ver qué estaba pasando.

La derrota por 1 a 0 contra Venezuela fue muy dura y el primer paso era levantar cabeza. Por eso, el partido ante Jamaica se tomó como si se jugara por la clasificación. "Es el momento de levantar cabeza", tiró el entrenador un día antes del juego.

Uruguay mejoró, eso está claro, y tuvo más generación de fútbol. Nicolás Lodeiro se pareció al de Boca (algo que no había ocurrido en el debut ante los mexicanos, por ejemplo) y condujo al equipo con asistencias magníficas, generando dos de los tres goles. Hubo otra postura en general de todos, pues el equipo fue más compacto a la hora de defender y de atacar y se tuvieron varias situaciones de gol. Claro, el rival fue el más flojo del grupo, tanto que se fue de la Copa sin anotar un solo gol.

Fueron muy pocos los celestes que aprovecharon esta Copa América y el más parejo en todos los partidos fue el "Tata" Álvaro González, dejando en claro que la posición de ladero del "Cacha" Arévalo Ríos en el medio debe ser para él.

Diego Godín fue el otro que rindió a gran altura y Abel Hernández demostró una vez más que, aun sin ser ningún salvador, cuando le dan la oportunidad generalmente le saca réditos.

En el debe quedaron Carlos Sánchez, de muy mal torneo, y Edinson Cavani, quien llevó la responsabilidad del ataque en los tres partidos y no pudo convertir, lo mismo que le pasó en 2015 en Chile.

CORUJO.

Marcó un gol para la historia.

Para el desarrollo del partido entre Uruguay y Jamaica el gol de Mathías Corujo no tuvo gran relevancia. Selló el triunfo por 3-0 pero ante la falta de motivación al estar ambas selecciones eliminadas el tanto no fue demasiado festejado.

Pero para las personas que llevan estadísticas la anotación si tiene real importancia, ya que anotó el gol número 2500 en la historia de la Copa América.

Hasta el momento se llevan disputadas 45 ediciones de la competición desde la primera en 1916 en Argentina y Corujo alcanzó esa significativa cifra.

Antes del comienzo se necesitaban 60 goles para llegar y se especulaba con que podía llegar en la fase final, ya que en Chile 2015 se marcaron 59 aunque se disputaron seis juegos menos.

Corujo no es el primer uruguayo en figurar en estas cifras redondas sino que han existido dos más. El primer tanto en la historia de la competencia lo anotó José Piendibene ante Chile en 1916. El número 100 también lo anotó un celeste, Juan Heguy, en el triunfo por 2-0 de Uruguay ante Chile en el Campeonato Sudamericano de 1922.

José Moreno (Argentina) vs Ecuador en 1942, convirtió el 500. El 1.000 lo hizo el chileno Enrique Hormazábal (Chile) vs Ecuador en 1955, mientras que el 1500 fue en 1975, Nelinho (Brasil) vs. Argentina. El 2.000 fue para Luis Hernández (México) vs. Costa Rica.

EN POSITIVO.

1 - Diego Godín.

El zaguero demostró no le pesa la cinta de capitán. Es el jugador celeste que mostró más jerarquía en esta Copa. Anotó un gol ante México y tuvo posibilidades de convertir alguno más en los otros dos partidos. Se pone el cuadro al hombro y va para adelante.

2 - Gastón Silva.

Jugó frente a Venezuela y Jamaica como lateral izquierdo y lo hizo en buena forma. Le dio consistencia a la banda zurda, algo que falló ante México. Tiene claro que lo primordial de un lateral es contener y luego atacar. Tuvo dos buenas performances.

3 - Álvaro González.

Empezó de suplente, entró para jugar el complemento ante México y se comió la cancha. Fue el factor de la reacción, aunque luego Uruguay se quedó. Volvió a ser el más destacado en el partido ante Venezuela y frente a Jamaica volvió a hacer un gran despliegue. S

4 - Abel Hernández.

Jugó un rato ante México y disputó 73 minutos ante Jamaica. Aun con sus entreveros, dejó en evidencia que es un delantero punzante, más que Stuani y Rolan, los otros dos que alternaron. Aprovechó su oportunidad con una buena definición ante Jamaica.

EN NEGATIVO.

1 - Carlos Sánchez.

Fue el jugador con menor rendimiento que tuvo Uruguay. Llamó mucho la atención, porque es figura en su equipo, Monterrey, y porque además es un futbolista que con su potencia desequilibra, así como con su buena pegada. Estuvo muy lejos de su nivel.

2 - Gastón Ramírez.

Había jugado muy bien ante Trinidad y Tobago en la despedida, pero tuvo la oportunidad con Venezuela al reemplazar en la oncena inicial a Lodeiro y la desaprovechó. Tomó malas decisiones a la hora de resolver las jugadas y no aprovechó su buena pegada.

3 - Edinson Cavani.

Hay que decir que le dieron pocas pelotas bien jugadas y tuvo que bajar muchos metros para generarse los espacios, pero lo concreto es que no pudo anotar. Fue nuevamente la referencia de ataque ante la falta de Suárez y falló goles que podrían haber cambiado.

4 - Álvaro Pereira.

El "Palito" no tuvo un buen debut y por su sector llegaron varias jugadas de peligro en el partido ante México. Tras ese partido para el olvido el maestro Tabárez hizo variantes en el esquema y lo puso en el banco de suplentes, del que no salió hasta el final del torneo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)