TORNEO CLAUSURA

Y ahora que lo bajen

Peñarol jugó 64’ con uno menos, ganó y lidera las dos tablas.

Foto: Francisco Flores.
Foto: Francisco Flores.

Minuto 26: Ignacio González pica en posición adelantada, el línea Javier Castro la marca y la jugada queda invalidada. Sin embargo, Kevin Dawson sale del arco, se barre en una cancha mojada por la lluvia y toca al delantero de Danubio. Falta no, porque había sido offside, pero sí tarjeta. Javier Bentancor se lleva la mano del bolsillo y sorprende a todos porque saca la de color rojo.

Peñarol quedó condenado a jugar 64 minutos con un futbolista menos en Jardines, donde Danubio suele hacerse fuerte. El partido había comenzado ya complicado para el aurinegro, que había tenido la colaboración del árbitro al no señalar dos claros penales en su contra: uno de Guzmán Pereira a Ceppelini (minuto 2) y otro de Carlos Rodríguez a Jonathan Dos Santos (22’). Sin embargo, el propio equipo local se encargó de darle tranquilidad al mirasol, porque prácticamente no lo inquietó.

Apenas le generó dos llegadas peligrosas en el primer tiempo y otras dos en el segundo. En ningún momento los de Pablo Peirano hicieron notar el hombre de más y así Peñarol se sintió cómodo, aun sin tener tanto el balón.

Es cierto que el aurinegro tampoco generó peligro en la primera mitad, pero en su caso era entendible. Debía jugar en forma inteligente, porque sacar un punto de Jardines le significaba ampliar la ventaja en el Clausura sobre Nacional a cuatro unidades y ponerse a solo una en la Anual. Por lo tanto, adelantar las líneas con un hombre menos no era prudente. Incluso la apuesta de Diego López fue a aguantar, pues el sacrificado para que entrara Thiago Cardozo al arco fue Lucas Viatri.

Con dos líneas de cuatro compactas y un Gabriel Fernández cada vez más involucrado en el juego colectivo tanto a la hora de atacar como de defender, Peñarol se dedicó más a controlar que a proponer. Esperó a que Danubio empezara a sentir la presión de su gente para ir al frente y que se generaran los espacios. Con los zagueros firmes para despejar los envíos al área y la complicidad de las malas resoluciones de los franjeados, Peñarol se animó un poco más, hasta que una doble pared entre Cristian Rodríguez y Lores terminó en pase del “Cebolla” para el “Toro” Fernández, quien sacó un furibundo remate para el 1-0.

Danubio buscó reaccionar con los ingresos de Jorge Gravi y Federico Rodríguez, pero no pudo con la solidez defensiva de Peñarol. Formiliano liquidó el partido con el 2-0 a los 75’ y aseguró no solo los tres puntos, sino que dejó enfilado al aurinegro para ganar el Clausura y primero en la Tabla.

Líder en todo, invicto en el Clausura, con siete triunfos consecutivos, el más goleador (18) y el menos goleado (6), Peñarol no jugará lindo, pero es el equipo a vencer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º