COPA LIBERTADORES

Bajas claves

Peñarol se juega la vida en la Copa en Tucumán sin dos pilares: Nahitan Nández y el “Zurdo” Hernández.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lucas Hernández y Nahitan Nández. Foto: Francisco Flores

Peñarol se jugará todo en el encuentro de esta noche ante Atlético Tucumán. No tiene margen de error. Debe ganar y esperar que Jorge Wilstermann deje unidades para llegar a la última fecha con los bolivianos en Montevideo con chance de definir la clasificación.

Lo cierto es que el partido de hoy será una especie de reto para Peñarol como equipo, ya que deberá reformularse y ver cómo reacciona sin dos de sus puntos más altos en el semestre: Nahitan Nández y Lucas Hernández.

El mirasol no contará con dos piezas claves y que hasta el momento parecen irremplazables.

Líder.

Sin dudas que este es el campeonato de Nández. Tras un año y medio consolidado en el primer equipo, el fernandino encontró su mejor versión como volante por derecha.

La llegada de "Leo" Ramos le vino bárbaro. Se transformó en el capitán más joven de la historia del club y le agregó a su juego otras facetas que hasta ahora no había mostrado: velocidad, cambio de ritmo y gol. Mientras el presidente Juan Pedro Damiani lo declaró intransferible al menos hasta el final de su mandato, algunos ya se ilusionan con un pronto retorno a una convocatoria del maestro Tabárez.

Los números marcan que en esta temporada jugó 16 partidos entre Apertura y Libertadores y se despachó con cinco gritos. Sin él esta noche Peñarol perderá despliegue, desborde, llegada, personalidad, voz de mando y contagio, algo que Nahitan siempre aporta teniendo un mejor o peor rendimiento.

"Zurdo".

Su llegada se demoró más de lo esperado. Hernández recién terminó desembarcando a Los Aromos a una semana del debut por la actividad oficial. Sin embargo, se adaptó de entrada, como si llevara más de una temporada en el club.

En un país donde siempre se reclama la falta de laterales (mucho más por izquierda) y donde Peñarol ha sufrido muchísimo tras el retiro del fútbol de Darío Rodríguez (solo se salvó el fugaz pasaje de "Maxi" Olivera), Hernández llenó rápidamente el ojo del hincha. Lo convenció. A base de carácter y criterio para atacar, se fue ganando los aplausos.

Además, cuando ingresó Cristian Rodríguez levantó considerablemente su nivel. Se entienden bien, como también pasa con Nández y Petryk por el sector derecho.

Sin Lucas, el DT deberá improvisar en ese sector de la cancha ya que lo ha tenido como una fija a lo largo de todo este 2017 (16 partidos y un gol). Sin él, el mirasol no solo perderá al socio del "Cebolla", sino también a uno de los encargados de las pelotas quietas.

Peñarol se juega la vida en Tucumán sin dos pilares: el capitán y el "Zurdo". Un examen exigente para definir su futuro y para saber cómo está parado como equipo.

Antecedente I.

Solo una vez en toda esta temporada Peñarol no pudo contar con Nández. Fue ante Boston River (empate 0-0) por suspensión. En su lugar jugó Ángel Rodríguez.

Antecedente II.

La única vez que no estuvo Lucas Hernández desde su llegada fue ante Rampla Juniors (triunfo 3-2). El DT optó por darle descanso. Su lugar fue ocupado por Petryk, quien pasó a jugar por izquierda.

Y sin Mier...

Además de estos dos jugadores también fue suspendido Matías Mier que hasta ahora venía siendo utilizado como una pieza de recambio. Suma ocho partidos y un gol.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados