PEÑAROL

De ayer a hoy

El aurinegro superó a Nacional en la Anual antes que en 2010.

Peñarol

Peñarol puso todas las pilas en el Torneo Clausura. Tuvo un comienzo soñado con siete triunfos al hilo y hoy, producto de los resultados que se dieron, también sueña con la Anual. Algo similar ocurrió siete años atrás. En ambas oportunidades el aurinegro finalizó la primera mitad del año a 10 puntos de Nacional y terminó superándolo cuando ya parecía que la tabla acumulada era una utopía. La única diferencia entre aquella campaña y esta es que en el medio aparece Defensor Sporting, de gran año, y que también aprovechó los puntos que dejó Nacional.

Lo cierto es que en esta temporada a Peñarol le costó menos pasar la línea del conjunto tricolor. En apenas siete jornadas, ya le sacó 11 puntos de ventaja en el Clausura que le permiten pasarlo por uno en la Anual. En el 2010, el Peñarol de Diego Aguirre tardó tres fechas más para superar al rival de todas las horas. A esta altura el equipo que dirigía Eduardo Acevedo, casualmente hoy en el “Tuerto”, tenía tres puntos más que el que hoy tiene el de Martín Lasarte.

Restan aún ocho fechas y la realidad indica hoy que aunque Peñarol superó la línea tricolor, aún no depende de sí mismo y está lejos en la acumulada. Si en la próxima supera a Defensor recién se pondrá a cuatro puntos, quedando aún siete partidos más por disputar.

Aunque es pronto para hacer comparaciones entre un plantel y otro (el de 2010 solo dejó dos puntos en el empate clásico ante Nacional), ambos inicios registran varios puntos de contacto. Dos equipos con mismo sistema táctico y principalmente, muchísimo gol. Hoy Peñarol ya marcó 18 tantos en este Clausura. El de hace siete temporadas llevaba 23 a esta altura del campeonato. La diferencia se explica en Antonio Pacheco, que para la fecha número siete ya había marcado 10 tantos. A favor del de Leonardo Ramos aparece la solidez defensiva: a este le anotaron dos tantos y al anterior siete. Además, el de “Leo” ya se dio el gusto de ganar el clásico.

La comparación entre un equipo y otro es prácticamente inevitable. Los números así lo obligan. Lo curioso es que algunos también se animan a compararlos hasta en aspectos futbolísticos. La categoría de Guillermo Varela por el lateral derecho se asemeja a la de Matías Aguirregaray. El orden táctico que ponía en la mitad de la cancha Egidio Arévalo Ríos es comparable al que hoy le otorga Walter Gargano. La salida limpia que le da el “Cebolla” Rodríguez yendo por el centro es como la que le daba Sergio Orteman. La velocidad que por los costados le daban Jonathan Urretaviscaya y Gastón Ramírez hoy se la dan Fabián Estoyanoff y Diego Rossi. También aparecen dos goleadores de baja estatura como Antonio Pacheco y Cristian Palacios, demostrando que cuando un equipo tiene una idea de juego definida y la puede llevar a cabo, no necesita obligatoriamente de un centrodelantero corpulento. Y como si fuera poco, un delantero argentino para formar la dupla ofensiva: ayer Alejandro Martinuccio y hoy Maximiliano Rodríguez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados