DE CONTRAGOLPE

Ayer a hoy: un siglo de diferencia

Si Peñarol disputó cinco partidos de Copa, no ganó ni uno, y se pasó seis horas y 50’ de juego sin meter un gol, su eliminación no tiene atenuantes.

Sin embargo, en algún aspecto es injusto poner esa pobrísima realidad aurinegra actual al espejo del rico pasado, y un ejemplo es el gol anulado a Guruceaga: en los 60 y 80, cuando Peñarol ganó cinco Libertadores, lo cobraban. Aparte de que Affonso "cortinó" al artiguense, aguantando la salida del rival sin tirársele encima y el arquero fue al piso utilizando el contacto físico de pretexto porque no llegaba, ese gol antes no lo anulaban.

Así, fueron varios los que hizo y/o gestó Joya, saltando con el arquero contrario a fuerza de caderazos en el aire; y ya más acá, en la Copa del 82, Peñarol venció 1-0 de local al Gremio con uno que, tras un corner y un cabezazo de Vargas que dio en el travesaño, el "Tano" Gutiérrez metió con plancha, llevando arquero y pelota —que picaba en la raya— para adentro del arco.

Por eso, la eliminación de Peñarol no tiene atenuantes; pero en ciertos aspectos parece injusto poner su pobre realidad actual al espejo de su rico pasado. El fútbol, se suele decir, son momentos; deciden los imponderables: con el gol de Guruceaga, Peñarol no estaría eliminado; y en los 60 y 80, lo cobraban. Los campeones de cinco copas del siglo XX eran cracks, "pesados", pero también contaban con algunas armas que los del XXI tienen vedadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)