COPA LIBERTADORES

Avanzar, por el fútbol y el dinero

La clasificación reportará a Nacional más de US$ 2.000.000; quedar afuera implicará un doble castigo. El tricolor recibe esta noche 20:15 a Palestino en el Gran Parque Central y de ganar por dos o más goles se meterá en el Grupo 5 de la Copa Libertadores de América.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Porras. El volante de Nacional es una pieza clave en la estructura del equipo. Foto: Archivo El País

Los jugadores no miden en dólares los triunfos, suelen valorar sus éxitos en prestigio y gloria. Sin embargo, uno lleva al otro, y los dos forman un combo que, según las circunstancias pueden dibujar en el rostro del dirigente o del hincha (independientemente del lugar que se mire) una mueca de felicidad. Es por eso que el partido que Nacional jugará hoy ante Palestino es más que un encuentro de fútbol. Es un choque que marcará un semestre. Para bien o para mal.

La victoria y la clasificación reportará una bolsa de no menos de US$ 2.000.000 para los tricolores, lo que para los ojos de los administradores es imaginar un envión para afrontar tantos compromisos en un plantel muy costoso y armado para trascender la competencia local y conquistar parcelas en los torneos internacionales. Lugares que hasta ahora no lograron, que temporada tras temporada fueron postergando.

Son US$ 2.000.000, porque solo por presentarse a jugar los tres partidos del grupo 5 ante Wanderers, Zamora y Boca Juniors, recibirá US$ 900.000. A eso habrá que sumar las tres recaudaciones de local, que en el peor de los casos, si jugara todos los partidos en el Parque Central, superará US$ 1.000.000. Puede ser mucho más si llena el Estadio Centenario y si se considera que para enfrentar a Wanderers no tiene que pagar traslado ni hoteles y que contra Boca Juniors puede llenar dos estadios.

Eso solo por la segunda fase. Porque de ahí para adelante, la Copa Libertadores, viene regada con buenos premios, que, en el caso de si Nacional llegara a ser campeón ascenderán en total hasta US$ 5.350.000, porque comenzó en la competencia en la primera fase. Que ya le dejó US$ 250.000 por el partido de hoy.

Entonces, la billetera llena de los dirigentes equivale, en este caso, a la felicidad de los hinchas y los objetivos cumplidos de los jugadores. Cierra el círculo y todos satisfechos. Porque Nacional conformó un plantel para intentar volver a imponer su nombre en la Libertadores, pese a todos los vuelos cortos que tuvieron en las dos últimas décadas los equipos de la AUF.

Si hoy la pelota no entra, si Nacional no gana, el escenario para los albos será inquietante, pero ya no por la emoción de lo que viene sino por la desilusión de lo que perderá.

En la semana, ningún integrante del plantel manejó la posibilidad de quedar eliminado. "Ni pensamos en un golpe", dijo Juan Manuel Díaz. Porque esperan seguir en carrera. Y todos confían en que el miércoles próximo estarán jugando ante Boca Juniors en el estreno de la Copa.

Hoy, saltarán a la cancha en un escenario muy particular. El de siempre, pero diferente, porque aquella noche de furia del 26 de marzo de 2014 se transformó en esta de castigo. De soledad para los jugadores y de vacío para los hinchas. Y que sirve para reflexionar.

Es por eso que Nacional esta noche juega mucho más que un partido de fútbol, define el talante con el que encarará el resto del semestre. Ganar y clasificar significará enfrentar el resto de la temporada con la sobrecarga de la doble competencia y todas las complicaciones que históricamente transmite a los equipos uruguayos, pero la recompensa del primer paso logrado y la oportunidad de trascender la chatura de los últimos años. Perder y quedar afuera, el doble castigo, de sentirse perdedores, rápidamente eliminados de la Copa Libertadores y de dejar al club con la billetera flaca, y con la única recompensa de ganar el torneo de entrecasa. Por eso, más que nunca, el partido de hoy vale oro, en la cancha y afuera.

Palestino juega con la historia

Nacional y Palestino jugarán hoy a partir de la hora 20.15 y sin público la revancha del partido de la primera fase de la Copa Bridgestone Libertadores. Los tricolores necesitan ganar para clasificar. El empate o la derrota lo eliminan del torneo. Si se imponen 1-0 habrá definición por penales y si se registra una victoria tricolor por un gol, a partir del 2-1, clasifica Palestino. Por tanto, Nacional debe vencer por dos tantos para avanzar en el torneo.

Los antecedentes establecen que Nacional y Palestino se enfrentaron en tres ocasiones en la Libertadores. Las dos primeras fueron en el grupo 5 en la edición de 1976, y la tercera la semana pasada, en esta eliminatoria. El equipo chileno ganó dos (ambas de local) y el otro, empataron (en el Centenario). Por su parte, por la Copa, Nacional jugó 17 partidos contra equipos chilenos. Ganó 10, empató cuatro y perdió tres; convirtió 30 goles y recibió 14. Los tricolores lograron 34 puntos sobre 51 posibles (67% de efectividad). (Estadísticas: Willy Viola)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)