AUF

Avanzan muy decididos por una Liga aprobada antes del 28 de febrero

Más cerca de la Liga Profesional con autoridades y reglamentos propios.

Foto: Gerardo Pérez
José Luis Rodríguez y Jorge Barrera, presidentes de Nacional y Peñarol. Foto: Gerardo Pérez

Absolutamente resuelto. Peñarol y Nacional, con el apoyo de varios equipos, van a impulsar la creación de una Superliga, la que estará dentro de la órbita de la Asociación Uruguaya de Fútbol pero tendrá estatutos, reglamentos y autoridades independientes.

De acuerdo con lo que reveló a Ovación el presidente de Nacional, José Luis Rodríguez, todo la Directiva tricolor comparte la idea de empezar a reunirse con sus pares aurinegros y con todos los clubes que se sumen a esta iniciativa para ver de qué manera se instrumenta.

“Consideramos que FIFA y con Conmebol verán con buenos ojos esta iniciativa porque así se ha implementado en el Mundo. Lo que queremos es que todo quede pronto para que se apruebe al mismo tiempo que los nuevos estatutos de la AUF”, señaló Rodríguez a Ovación.

El trabajo que viene por delante ahora es un de encontrar las mejores ideas y luego pasar el tema de los reglamentos jurídicos a las personas especializadas en estas áreas que todos los clubes tienen.

Los dos equipos grandes no cuestionan que la AUF comience a tener un montón de actores, pero sostienen que de la misma manera que la OFI tiene su reglamento, el fútbol profesional debe ir hacia ese marco.

Esto significa que tendrán que elaborar estatutos, aprobarlos y fundar una Liga Profesional con autoridades y tribunales independientes de la AUF, y todo antes del 28 de febrero, fecha marcada por el Comité de Regularización de la FIFA para que los nuevos estatutos de la AUF queden aprobados.

Será, en consecuencia, un organismo que forma parte de la AUF pero con autonomía jurídica y económica. Obviamente, estará conformada por los clubes de Primera y Segunda división profesionales. Su ingreso a la misma, según se puntualizó, debería cumplirse por un grado de exigencia mayor al que existe actualmente, a los efectos de revitalizar la competencia y hasta de administrar mejor los ingresos que se generen.

Y ese es otro aspecto clave. La comercialización de la Liga, los convenios con los auspiciantes y hasta la venta de los derechos de TV sería resorte exclusivo de las instituciones deportiva que pasen a integrarla.

En análisis de los pasos que se van a seguir dando seguramente tomará como referencia las acciones que se han llevado adelante en otros países.

Es este caso, se indicó que no siempre se trata de innovar, sino de saber copiar lo que se ha hecho bien en esta materia en el fútbol mundial.

Queda claro que son muchos temas que deben abordarse. Por ejemplo, cantidad de equipos que deben competir en Primera y Segunda. Si bien la idea es un tope de 12 instituciones, hay argumentos sólidos que remarcan que allí deben incluirse instituciones del interior del país.

Además, debe procurarse la formación de una Liga que no tienda a fracasar y que consiga ser creíble ante la afición. Para ello hay que manejar que la competencia sea viable desde lo económico y que ningún club más padezca el déficit que le genera hoy en día ser locatario en el Campeonato Uruguayo. Según los números entregados a Ovación, un equipo pierde unos 5.000 dólares por partido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º