CAMPEONATO URUGUAYO

Autocrítica y recuperar liderazgos: el plan de Peñarol para reconstruirse

La falta de actitud en el clásico dolió más que la derrota misma y por eso la dirigencia pidió un informe al cuerpo técnico con un diagnóstico de las razones al bajón futbolístico.

Peñarol
Los futbolistas de Peñarol abandonan el campo apesadumbrados luego de la derrota clásica. Foto: Gerardo Pérez

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El clásico ratificó lo que se venía entregando y la dirigencia de Peñarol ya tomó la decisión de bajar el telón. No es otra cosa que cerrar un capítulo y empezar a reconstruirse para que el equipo sea capaz de llegar de la forma en la que se confía a la definición del Campeonato Uruguayo.

La derrota 3-0, y fundamentalmente la ausencia de actitud ante Nacional, se convierte en el faro que Peñarol quiere tener por delante para que el camino se ilumine de la manera que lo hizo la producción futbolística en el Torneo Apertura. Para ello se empieza desde la raíz. Que no es ni más ni menos que una autocrítica grande, con un diagnóstico trascendente del cuerpo técnico que explique por qué se encuentran en esta situación.

El consejero Alejandro Ruibal indicó a Ovación que hay que poner en el papel “las causas y tomar las decisiones para atacarlas. Hay que cambiar el rumbo. Estamos sufriendo una crisis mediana, todo pasa por diagnosticarla bien y obrar en consecuencia”.

En la misma línea se coloca el presidente Jorge Barrera, quien argumentó: “Estamos en crisis, pero estamos a un punto y a esta altura el año pasado Nacional nos llevaba cinco puntos y en el comienzo del Clausura se distanció más. Lo que debe hacerse ahora es analizar con tranquilidad, encontrar el problema y atacarlo con decisión. Lo más importante es tener calma. Con seguridad y tranquilidad se superan estas situaciones”.

Jorge Barrera. Foto: Leonardo Mainé.
Jorge Barrera. Foto: Leonardo Mainé.

En el análisis primario realizado entre los integrantes del Consejo Directivo, en la reunión llevada a cabo el pasado lunes, se habló de estos aspectos: 1) Fortalecer al grupo desde lo anímico. 2) Recuperar los liderazgos positivos. 3) Respaldar a los futbolistas. 4) Asumir las responsabilidades. 5) Multiplicar los esfuerzos. 6) No buscar culpables.

Está claro que el diagnóstico más profundo lo tiene que hacer el cuerpo técnico que lidera Diego López, a quien se le solicitó que ponga por escrito cuáles son los factores internos y externos que terminaron generando este declive en la producción del equipo y, fundamentalmente, en la falta de actitud. La situación que pega más fuerte en la parcialidad.

Diego López durante el clásico entre Nacional y Peñarol. Foto: Gerardo Pérez.
Diego López. Foto: Gerardo Pérez.

Lo que se espera por parte de la dirigencia de Peñarol es un informe profundo. Que meta el bisturí a fondo y que tome mucha distancia de las declaraciones que el propio López realizó tras el clásico, donde la única diferencia que encontró fue la de que “Nacional hizo los goles”.

Es que, en la tarde del domingo, por encima del costo enorme que tiene un 3-0 en contra, el mayor dolor se generó porque Peñarol no fue capaz de inquietar a la defensa tricolor. No se revoleó la camiseta para generar algo, ni se remató al arco como para ver de qué manera podía responder Sergio Rochet, quien se había visto obligado a ocupar el arco por la lesión de Luis Mejía.

El ¿qué pasó? o el ¿por qué paso? es importante, pero lo que más se quiere leer es cómo se supera todo eso.

Por eso mismo, Ruibal aceptó que “hay que hacer algo distinto” y subrayó que eso pasa por un método, de ponerle cabeza a la situación. “Lo que haya que hacer lo vamos a hacer, pero sin decapitar a nadie porque esto no es la Revolución Francesa. No vamos a decapitar a nadie para la tribuna. Acá necesitamos un diagnóstico fino y responder con acciones. No todo lo que estamos haciendo está mal. Hay que aceptar que un bajón es normal, que la regularidad es difícil, pero que hay que salir del bajón”.

La dirigencia acepta que la toma de decisiones -en la transferencia de jugadores- pueden haber sido tan determinantes como quizás los errores cometidos a la hora de elegir sustitutos, pero también que “los soldados que hay son estos”, así que con ellos es que hay que unirse para ir recomponiendo las filas.

Hay, además, algunos aspectos que se consideran que serán favorables para impulsar a todo el grupo. Entre ellos, el regreso a Los Aromos del profesor Alejandro Valenzuela, quien debió ausentarse de las tareas por la intervención quirúrgica a la que se sometió.

Alejandro Valenzuela abrió las puertas de su casa para mostrar su colección de camisetas, los trofeos y repasar su carrera. Fotos: Leonardo Mainé.
Alejandro Valenzuela es un gran motivador y se lo extrañó. Foto: Leonardo Mainé.

El “Profe”, además de toda la tarea profesional que realiza como preparador físico, es uno de los que más aporta a la fortaleza anímica. Quizás el rubro en el que más foco quieren poner los directivos.

Barrera piensa en positivo. Levanta la vista y dice que el comienzo del Torneo Clausura ya puede entregarle rápidamente al equipo el tanque de oxígeno que hoy parece haber perdido, porque una combinación de resultados los puede devolver al lugar que se ostentaban en la Tabla Anual.

Claro que también sabe que la forma de desempeñarse de Peñarol en la cancha tiene que terminar. Porque el verdadero mensaje nace ahí, en el verde césped.

estancado

De los últimos 18 puntos solo ganó 6

Los números cosechados por Peñarol en el Torneo Intermedio son demasiado pobres. La baja en el rendimiento, entre otras cosas, fue lo que posibilitó que del primer lugar de la Tabla Anual pasara al tercer puesto, siendo superado por Cerro Largo y Nacional. En esta campaña de los últimos 18 puntos en juego el equipo de Diego López apenas sumó seis unidades. Esos puntos los logró con la victoria ante Danubio 2-0 y los empates ante Progreso (1-1) Defensor Sporting (2-2) y Juventud de Las Piedras (0-0). El bajón es más pronunciado si simplemente se toman en cuenta los últimos tres cotejos, porque el carbonero acumula dos derrotas y un empate. Además, en este ciclo de tres contiendas no fue capaz de anotar ni un solo gol en 270 minutos. Mientras que su arco fue vulnerado en cuatro oportunidades: tres goles se los hizo Nacional y uno River Plate. Llegó al Intermedio con cuatro puntos de ventaja sobre Nacional y quedó uno abajo.

A los tumbos
No logra ganar dos partidos seguidos
Plaza Colonia vs. Peñarol

Desde abril pasado Peñarol no consigue sostener una estabilidad deportiva en materia de triunfos. En fines de marzo y principio de abril encadenó cinco victorias consecutivas, pero después no fue capaz de lograr nada más que dos imposiciones correlativas. Aquella buena racha comenzó el 30 de marzo contra Boston River (3-0), siguió el 3 de abril ante Flamengo en Maracaná (1-0), prosiguió contra Danubio el 6 de abril (1-0) y luego vinieron los triunfos ante Liga de Quito (1-0) el 9 de abril y Plaza Colonia (1-0) el 13 de abril. A ese último cotejo le siguió la igualdad frente a Cerro (1-1) y el comienzo de un periplo poco positivo en materia de triunfos. Por ejemplo, en los cinco compromisos posteriores -incluyendo ese partido ante los albicelestes- sumó tres empates, una derrota y un solo triunfo (2-0 a River Plate). Lesiones, transferencias y perdida de rendimientos terminaron colaborando para que el equipo dejara de ser tan ganador.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)