CRISIS SANITARIA

La AUF piensa en los jugadores más necesitados

El Ejecutivo tiene decidido ayudar a los clubes destinando para los salarios de los futbolistas fondos que llegarán de Conmebol y FIFA

AUF. Foto: Gerardo Pérez.
AUF. Foto: Gerardo Pérez.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Un referente fijo de reanudación de la actividad no existe, porque nadie le puede poner fecha de vencimiento a los riesgos que se corren con la pandemia del coronavirus, pero sí hay certeza de que los clubes profesionales van a precisar ayuda económica porque la inactividad amenaza la superviviencia. Así lo entiende la AUF, que pondrá en marcha todas acciones que le sean posibles ejecutar para “ayudar a los jugadores más necesitados”.

Nadie tiene la seguridad completa de que la temporada podrá reanudarse antes del mes de agosto. Es más, las visiones más optimistas establecen, como fuese informado en Ovación, que recién a mediados de ese mes podría hablarse de un retorno del fútbol, por lo que es claro que los gastos de las instituciones -por más reducciones que se hayan logrado- se mantendrán. Mientras que los ingresos, en el mejor de los casos, se verán reducidos ostensiblemente.

Es por ello que el Ejecutivo de la AUF tomó la decisión de ayudar a los clubes profesionales con el pago de los salarios más bajos de sus planteles. Para lograr eso y evitar que la situación sea insostenible se distribuirán los Fondos del Programa Evolución que entrega la Conmebol.

Estos fondos, Conmebol siempre los dirige al desarrollo del fútbol en todas sus modalidades, pero también a la cooperación económica con las Asociaciones miembro. En este caso, los 400.000 dólares que llegarán a Uruguay serán utilizados para proteger a los futbolistas.

Este Fondo no se convertirá en la única vía utilizada para sostener el pago de los emolumentos de los futbolistas que se encuentran en situaciones más complejas. De hecho, también se ha decidido en la órbita de la AUF, que parte de los Fondos Forward de la FIFA tengan como destino una colaboración económica con los clubes. Serían unos 200.000 dólares más.

Aunque ese programa del organismo rector del fútbol mundial en realidad siempre tiene como destino “infraestructura futbolísticas, nuevas competiciones y la promoción y fomento del fútbol femenino”, los tiempos que corren obligan a tomar decisiones fuertes. Sin dejar de lado los principios fundamentales, podrá hacerse una distribución diferente que ayude a sostener los gastos operativos de la AUF y repercuta también en la economía de los clubes y los futbolistas.

Estas decisiones darán el oxígeno que los equipos están necesitando para que el impacto financiero que se provoca por la prolongada inactividad no los haga desaparecer como clubes profesionales.

"Hay que pensar en un fútbol global. Que se terminen las chacras y que así lo entiendan todos los clubes y la Mutual”

Hasta acá. “No es bueno ser presidente por tantos años”, confesó Ernesto Dehl. Foto: Nelson Araújo
Ernesto DehlPresidente de Cerro Largo

Ese panorama ya se empezaba a visualizar por varios equipos. Ernesto Dehl, presidente de Cerro Largo, por ejemplo, indicó a Ovación que el daño que se sufre “pone en riesgo a todos los clubes de fundirse. La competencia es esencial para sobrevivir, aunque en Uruguay se debe aprovechar este momento para cambiar el modelo del fútbol porque así no hay futuro. Hay que pensar en un fútbol global. Que se terminen las chacras y que así lo entiendan todos los clubes y la Mutual”.

Dehl reclama una profesionalización del fútbol uruguayo, porque “el modelo actual está perimido”. “Los números no cierran. El fútbol no se vende como un espectáculo y eso es culpa nuestra. Hay que organizar las formativas con todo el país y que un equipo represente a un departamento. Hay que mover los cimientos desde abajo”, señaló.

"Es clarísimo que aquí los clubes no pueden vivir con las entradas que algunos aficionados pagan a 250 pesos”

Arturo del Campo a la salida del juzgado por el caso de los audios de la AUF. Foto: Darwin Borrelli
Arturo Del CampoPresidente de Danubio

Arturo Del Campo, por su parte, admitió que la situación de Danubio es la más complicada de toda su historia, pero que eso se agravó con la explosión de la pandemia del coronavirus, porque sin ello hubiese sido más viable levantar al club del agobiante panorama financiero.

En su diálogo con Ovación, Del Campo opinó que “hay tantas incertidumbres que es difícil hacer un pronóstico. Es una gran interrogante y no depende de nosotros. Lo único que se puede hacer es una economía de crucero. Tratar de pasar el temporal reduciendo los gastos”.

Al igual que Dehl, consideró que esta crisis tiene que impulsar “una transformación. Se necesita un reordenamiento del modelo. Los costos actuales son enormes para un fútbol como el nuestro. En el fútbol se inflacionan una cantidad de cosas y si somos sinceros el fútbol nuestro siempre estuvo subvencionado por las ventas. Eso hoy va a cambiar y es clarísimo que aquí los clubes no pueden vivir con las entradas que algunos aficionados pagan a 250 pesos”.

Del Campo aceptó que debería imponerse un régimen en el que la AUF controle los números de los clubes. “Hay que poner ciertas cotas máximas salariales, de acuerdo a los ingresos que tenga cada institución”.

Ese aspecto fue compartido por Dehl. “Sí hay que marcar pautas y escalas. Acuerdos salariales diferentes con los jugadores. No puede ser que un futbolista que recién sube a Primera división perciba la misma remuneración que un jugador que lleva varios años en esa categoría”.

Del Campo insistió en la AUF tendrá que manejar todos los escenarios posibles, porque los proyectos que pudieron tenerse antes para mediano o largo plazo “trastabillaron” por culpa del COVID-19.

"Hay que ser inteligentes y tomar medidas para cambiar la forma de jugar al fútbol y de organizarlo"

Álvaro Chijane, dirigente de Fénix en la tribuna del Capurro. Foto: Gerardo Pérez.
Álvaro ChijanePresidente de Fénix

Álvaro Chijane, presidente de Fénix, aceptó que la situación económica podría llegar a complicarse de abril para adelante, por lo que serán indispensables las acciones que pueda llevar adelante la AUF.

“Tenemos que adecuar nuestro fútbol a la realidad que vivimos y urge que se achiquen los costos. El mundo sufrirá un cambio muy grande y aquí todos tendremos que adaptarnos a ello. Ser inteligentes y tomar medidas para cambiar la forma de jugar al fútbol y de organizarlo. Quizás eliminar la Tercera división, bajar los costos de los árbitros, de la seguridad, jugar menos en invierno y mucho más en los meses de mejor clima, realizar un calendario que no obligue a llevar adelante dos pretemporadas”, consideró Chijane.

Para el principal dirigente albivioleta no hay otro camino posible. Y resaltó: “ahora hay una Asociación más participativa, todos ven los números, los jugadores tienen que entender cuál es el panorama real y entre todos construir un modelo diferente”.

Finalmente, opinó que los fondos de FIFA son imprescindibles para sortear las dificultades que se presentarán en los próximos meses. Y que es muy bueno que la AUF lo tenga en cuenta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados