AUF

“En la AUF, el interés político y económico forman la tormenta perfecta”

Bordaberry disfrutó mucho su asistencia al Santiago Bernabéu, pero que no fue ninguna señal de que desea permanecer en la AUF. Sostuvo que en Uruguay deberá imponerse un “fair play” financiero y opinó que la comercialización de los derechos de TV deberían triplicar los ingresos de las instituciones.

Pedro Bordaberry en la AUF
Foto: Fernando Ponzetto

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

-¿Cuál es la situación económica y financiera de la AUF?

-El flujo operativo neto a junio da una cifra complicada, con un menos de casi siete millones y medio de dólares. De todas formas, hay previstos ingresos que puede llegar a equilibrarlo y, si no es todo, en buena parte. Pero no es una situación fácil, porque hay que cumplir con determinadas obligaciones, en especial los premios del Mundial, además de los costos fijos que son muy grandes en materia de remuneraciones que tiene la AUF.

-¿Cuántos son los gastos fijos presupuestales?

-Te diría que son unos 850 mil dólares mensuales. Y, obviamente, eso hay que atacarlo. Porque si a eso se le suma el costo de selecciones es una cifra que supera el millón de dólares. No es fácil.

-¿Pero qué genera la AUF?

-Por suerte, a partir de que se asumió los derechos del Seleccionado nacional, genera muchos ingresos, pero eso también ha llevado a que genere egresos muy grandes.

-Por año, entonces, ¿la AUF necesita recibir 12 millones de dólares?

-Lo recibe, pero necesita más.

-¿Por qué tiene ese flujo negativo?

-Es heredado. Había pasivos, había adelantos a clubes y contratos que cumplir.

-¿La AUF es la que debe solventar económicamente al fútbol uruguayo?

-Es una vieja discusión. Andrés Scotti, a quien yo escucho mucho, sostiene que no. Que no hay federaciones en el mundo que sostengan a los clubes. Lo que sí habría que lograr aquí en Uruguay es lo que está consiguiendo la Conmebol, multiplicar por tres los ingresos por TV. Eso hará los clubes no necesiten de la Asociación.

-¿El mercado no marca el valor de la TV? Tenfield demuestra que en Uruguay abona lo mismo que paga en Ecuador, un país que tiene un mercado más grande.

-No sé si lo paga, lo que es cierto es que en otros lugares, como lo hizo la Conmebol ahora, se está multiplicando lo que se pagaba a los clubes. Eso sí, lo que también hay que encarar en algún momento en Uruguay es el fair play financiero.

-¿Marcarle pautas económicas a los clubes?

-Sí, no pueden gastar más de lo que les ingresa. Y si gastan tienen que tener una fuente de ingreso genuina para ello, que puede ser un auspiciante. Acá hay que sentar las bases para que todo el mundo sepa que cuenta con determinada cantidad de dinero y con ello manejarse, para no tener que volver a pedir ayuda a nadie. Eso, más un ajuste en los costos de la AUF puede llevar a un equilibrio y a conseguir un superávit que finalmente permita tener recursos para seguir desarrollando mejor el fútbol. Y en eso estamos trabajando también.

-Desde afuera siempre se critica al fútbol, pero después aparecen muchos actores queriendo estar adentro y, especialmente, en el sillón de presidente de la AUF. ¿Cómo es el sillón de la AUF?

-Como ves no me siento en él (señala el sillón que está a su derecha). Todavía no me senté nunca ahí, siempre estuve en esta mesa redonda (risas). Es un lugar complicado, diría que de los más complicados en los que he estado y por muchos motivos he estado en lugares complejos. He sido ministro, soy senador, he trabajado en la actividad privada, pero esto es una actividad muy compleja por la cantidad y distintos tipos de intereses que hay. Está el interés deportivo, está el interés político y el interés económico, se cruzan todos y es como que te viene una ola de un lado y otras dos o tres del otro. Se juntan y hacen la tormenta perfecta. La pasión deportiva, el interés económico, que es muy grande porque por el fútbol pasan millones de dólares, y el interés del poder político que hay acá forman un combo complicado.

-¿Estaba preparado para lo que iba a vivir?

-La realidad fue más grande. Creo que nos fuimos preparando sobre la marcha, lo primero que intentamos hacer fue construir fortalezas para negociar, ese fue el primer paso.

-¿Costó?

-Sí, cuando comenzamos había mayoría de clubes que estaban en contra de lo que queríamos, pero tratamos de tener siempre un canal abierto de diálogo y creo que la mayoría generosamente lo tuvo con nosotros. Después tratamos de construir consenso entre los clubes que creíamos que podían apoyar, solidificamos mucho nuestro relacionamiento con Conmebol y con FIFA, que era muy importante, construimos consenso con los jugadores, con los árbitros y con el resto de los involucrados. La construcción de esas fortalezas, formaron una buena base, y ahí salimos a negociar.

-¿Tuvo claro que quedó en la mitad de un pasillo en la que se cuestionaba todo?

-Sí, incluso algunos me acusaron hasta por la prensa. Pero siempre aposté a dialogar, nos parecía que era fundamental. Teníamos claro que no había que responder a agresiones porque era agravar la situación. El canal de diálogo estuvo abierto aún con los críticos más duros.

-¿Conmebol y FIFA los presionaron?

-En trabajar con organizaciones sí tenía experiencia. Ahí lo que se fue haciendo era anticiparse y para ello se brindaba información semanalmente. Si te anticipás a dar información apagás presiones.

-¿Pero le marcaban una ruta?

-No. Sugerencias y apoyos, sí. Nunca nos apuraron.

-¿La Comisión Normalizadora respondía al mandato de Domínguez e Infantino y no defendía los intereses de Uruguay?

-Con Infantino casi no hablé, con Domínguez fue para transmitirme todo su apoyo para que siguiera adelante. Nosotros creemos que defendimos los intereses del fútbol uruguayo, porque cuando defendés la participación de mayor cantidad de actores estás defendiendo a todos. Cuando pedís una participación mayor para OFI estás defendiendo a todo el fútbol uruguayo, porque el Interior es Uruguay. Cuando estás pidiendo la participación de los grupos de interés es porque los jugadores, entrenadores y árbitros forman parte del fútbol uruguayo.

-¿Y a los clubes profesionales de Primera división?

-También. Cuando argumentaron la creación de la Liga profesional lo creímos sensato y lo defendimos. Lo que sí pudo haber es distintas visiones sobre el futuro del fútbol uruguayo, pero creo que todos los que nos sentamos alrededor de la mesa sentíamos que estábamos defendiendo al fútbol uruguayo.

-¿Por qué demoraron en renovarle el contrato a Óscar Tabárez?

-La renovación de Tabárez era por cuatro años, hasta el Mundial de 2022, y por ende nos pareció que teníamos que consultar a los clubes para tener su opinión. Y lo hicimos con cada uno de los presidentes. Primero hicimos una consulta jurídica para ver si teníamos la facultades para tomar la decisión y luego pedimos un informe financiero para ver si la Asociación tenía la capacidad como para enfrentar el pago de un contrato de esa envergadura. Todo eso nos llevó un tiempo y por suerte fue todo positivo.

-¿La permanencia de Fabián Coito lo solucionará la Comisión Normalizadora?

-Coito ha hecho un trabajo bárbaro, se ve. Ha dado resultados y lo que valoramos más es la formación que tienen los juveniles como personas. Cuando ves a los jugadores del seleccionado, de cualquier categoría, los ves formado de una forma ejemplar. Y en eso Coito tiene mucho que ver. Lo que nos parece es que la Asociación tiene que encarar una transformación muy grande, separando la parte operativa de la deportiva.

-Pero no me respondió lo que le pregunté. ¿La renovación de Coito es un tema que atacarán ustedes?

-Queremos enfrentar este tema, pero lo haremos de la misma forma que lo de Tabárez, es decir haciendo las consultas y tendremos luego que sentarnos a conversar con él.

“El estatuto anda volando”

-Estuvo en Madrid, se vinculó con las autoridades del fútbol mundial y la foto de la cena de camaradería generó algunas suspicacias en el micro clima uruguayo. ¿Le gustó la AUF y se quiere quedar?

-Fue el sueño del pibe, qué querés que te diga. A todos nos gusta el fútbol y un día en el Bernabéu fue muy disfrutable. Me saqué fotos con “Josema” (Giménez), con otros jugadores del Atlético de Madrid. Los dirigentes ponían cara de importante, yo lo disfruté como loco. Y en la cena tuvieron el detalle de sentarnos en la mesa principal, junto con los presidentes de Boca y River, el de Real Madrid.

-¿No puede tomarse como una señal de querer tener continuidad en la AUF?

-Tuve la suerte y soy un agradecido a la vida de poder estar ahí. Sinceramente, eso valió todos los dolores de cabeza que tuvimos, esa es la verdad. Pero no hay ningún mensaje especial en ello.

-¿Cómo viene el proceso de aprobación del Estatuto?

-Viene muy bien. Ya hizo el recorrido y hoy está en la Fiscalía de Gobierno. Va más rápido de lo que se preveía. Anda volando.

-¿Cuándo estaría aprobado?

-No sé. Pero vamos mejor de lo que pensábamos. En marzo seguro que hay elecciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)