EN EL BURGUEÑO MIGUEL

Se trae los puntos

Peñarol le ganó 2-0 a Atenas con goles de Fabricio Formiliano y Cristian Palacios.

Fabricio Formiliano festejando el gol de Peñarol. Foto: Gerardo Pérez
Fabricio Formiliano festejando el gol de Peñarol. Foto: Gerardo Pérez

PRIMER TIEMPO:

Pese a no tener a Guillermo Varela, Walter Gargano y Cristian Rodríguez, la propuesta de Peñarol intentó ser la misma. Leonardo Ramos volvió a formar un 4-4-2 con Guzmán Pereira y Maximiliano Rodríguez en el doble cinco buscando lastimar por las bandas con Giovanni González y Agustín Canobbio.Al carbonero le costó entrar en partido, porque los primeros minutos se hicieron de ida y vuelta: atacaba uno y respondía otro. La pelota iba de área a área aunque ninguno contaba con la profundidad necesaria. Sin el “Mota” y el “Cebolla”, la visita no arrancó con la misma firmeza en el mediocampo y el equipo tuvo que redoblar esfuerzos para recuperar la pelota. Por eso, en algunas incidencias, Guzmán tuvo que cargar con alguna infracción totalmente “evitable”.

Además, al mismo tiempo, Atenas comenzó a crecer en confianza y con el correr de los minutos se animó a jugarle a Peñarol: a llegar con más hombres, a buscar las espaldas de los defensores.

Recién a partir de los 25 minutos, el aurinegro empezó a demostrar levemente su superioridad. Sin ser nada del otro mundo, claro, pero al menos poniendo en aprietos a su rival con la velocidad de Canobbio y Lucas Hernández por el sector izquierdo de la cancha, el equipo se empezó a sentir más cómodo.

En ataque, el “Toro” Fernández las peleó todas y fue un buen soporte para los volantes. Fidel Martínez entró muy poco en juego, pero es cierto que también lo buscaron muy poco.

Un primer tiempo muy parejo con un Peñarol muy tímido y que no demostró en la cancha las diferencias que existen entre ambos planteles. Encima, en los últimos minutos, terminó malhumorado por las reiteradas veces que el local cortó el juego.

SEGUNDO TIEMPO:

En el complemento, empujado por su gente, Peñarol inclinó la cancha y de a poco, fue metiendo a Atenas en su arco. “Leo” mantuvo el mismo planteo, pero cambió de nombres y rápidamente mandó a la cancha a Cristian Palacios y Fabián Estoyanoff.

Atenas comenzó a tener los problemas con los que no había contado en la primera parte. No podía salir de su cancha, por momentos tuvo a todo sus 11 hombres en su campo, y cada vez más se llenó de faltas.

Y así, cuando ya se veía venir, cayó el primero de Peñarol. Fabricio Formiliano se metió como un número nueve por el segundo palo y con un cabezazo perfecto decretó el 1-0.

A partir de ahí, el aurinegro continuó manejando el trámite del juego. Lo único que hacía mantener la expectativa era la corta ventaja que llevaba en el tanteador. Sin embargo, no pasó zozobra y en una de las últimas cerró el triunfo que le permite seguir como único puntero del Apertura. El “Lolo”, de contra, se fue expreso al arco y se la dio al “Chorri” para poner el 2-0.

Si bien el rival no era de los más pesados que presentaba el fixture, Peñarol dio una prueba de carácter. Volvió a salir ileso tras jugar sin Varela y el “Cebolla” y supo sobrellevar el shock emocional que le generó la dura lesión de Walter Gargano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)