Gabriel Batistuta

Es asunto de goleadores

El ex artillero dijo que ser estrella de fútbol no es tan lindo como la gente cree; y contó que encuentra a Cavani y a Suárez parecidos a él

Batistuta
Batistuta vive hoy en Reconquista, Santa Fe, alejado del fútbol. Foto: Archivo El País.

Gabriel Batistuta tiene hoy 48 años y hace ya 12 que dejó de jugar. Vive en Reconquista, Santa Fe, rodeado de familia y animales. Mira el fútbol de lejos, pero aseguró, en una nota con el diario español Marca, que lo estudia mucho más que cuando jugaba. El deporte sigue estando presente en su vida: juega polo y golf, los únicos deportes que puede practicar por sus graves problemas de tobillos, los que lo llevaron en un momento a pedirle al médico que le amputaran la pierna derecha.

“Mis tobillos están seriamente afectados, especialmente el derecho. La movilidad es escasa, pero afortunadamente ahora me duelen poco y tengo una buena calidad de vida. Durante una época me costaba levantarme al baño y tomaba muchos calmantes. Fue como sentirme preso de lo que me dio más libertad. La cabeza maneja todo, pero no siempre te puede solucionar una afección física. Un día le dije al doctor que no aguantaba más el dolor, le pedí que si era posible, me amputara. No podía soportar más”, contó el exgoleador, quien hoy se ve reflejado en otros delanteros, entre ellos dos uruguayos. “Cavani, Luis Suárez, Higuaín, Icardi... son varios los que se parecen bastante a mí”, aseguró.

También se refirió a los defensas, a los mejores de su época y los actuales y también apareció un uruguayo. “Baresi, Nesta, Maldini, Chamot, Vierchowod... creo que era más difícil superar a esos que a los que hay ahora. Me encanta sobre todo Sergio Ramos, Fazio, Godín, Mascherano, Piqué y Varane”.

En su carrera marcó 350 goles y era, hasta que fue destronado por Messi, el máximo artillero de la selección argentina con 56 tantos. “Me molestó perder lo que para mí era un orgullo, pero que me superara un extraterrestre como Messi me deja más tranquilo....”, admitió.

Contó a su vez que ser estrella del fútbol no es tan lindo como la gente cree. “No es fácil ser Messi o Cristiano”. Y que cuando todos querían ser Batistuta, él hubiera querido ser Maradona. “Pero no pude. (Se ríe) Lo mío era otra cosa, pero lo importante es que jugué a su lado”.

más "Bati"

Aún extraña el vestuario

“Siempre respeté a todos los técnicos, pero mi juego no necesitaba demasiadas indicaciones. Tenía un objetivo solo: el gol”, afirmó.
“Fui autoexigente, hice una buena carrera. Extraño el vestuario, la muchachada, la adrenalina a full. En definitiva, echo de menos el fútbol”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)