PEÑAROL

Astillas que no son del palo

Giovanni González, Agustín Canobbio y Paolo Montero: hijos de futbolistas que jugaron en un grande y que eligieron al otro.

Paolo Montero como jugador de Peñarol. Foto: Archivo El País
Paolo Montero. Jugó y dirigió a Peñarol. Foto: Archivo El País

Es poco habitual que el hijo de un futbolista que fue figura importante en un grande, juegue en el otro. Tan poco, que hasta ahora existía un solo caso. Sin embargo, en este período de pases Peñarol rompió con todos los moldes, porque no trajo a un hijo de un ex-Nacional destacado, sino a dos, algo que nunca se había dado en la historia del fútbol uruguayo moderno.

Al arribo de Giovanni González, concretado la semana pasada, se sumó ayer a la mañana el de Agustín Canobbio. Es decir, los hijos de Juan y Osvaldo no tuvieron problemas en desafiar los estándares normales y no identificarse con la casaca grande que defendió su padre.

En el caso de Canobbio, incluso, ese desafío fue mayor todavía porque ocurrió desde chico, cuando su padre todavía jugaba. “Mi abuelo de parte de madre era hincha de Peñarol, igual que mi abuela, que anoche lloraba cuando recibió la noticia”, contó el futbolista surgido en Fénix en declaraciones a Tirando Paredes (1010 AM). Y siguió: “Mi ídolo era el Tony (Pacheco). Hasta el día de hoy tengo contacto con él, porque siempre me da consejos”.

Otra curiosidad que tiene el arribo de estos dos futbolistas a Peñarol es que sus padres vivieron una situación idéntica, aunque en la otra vereda. “Juanchi” y Osvaldo llegaron a Nacional al mismo tiempo, en 1994, para ocupar ambos la delantera: el primero como externo por izquierda y el segundo como centrodelantero.

Sus hijos, 24 años después, llegaron en el mismo momento al aurinegro para jugar como extremos por las bandas, aunque quizás unos metros más atrás que sus padres.

El tercer caso, que había sido hasta ahora el único, se remonta a unos años más atrás. Incluso tuvo más resonancia porque se trataba del hijo de un campeón de América y del Mundo con Nacional. Paolo Montero, hijo de Julio Montero Castillo, apareció en Peñarol a inicios de la década de 1990. Llegó a ser capitán de Peñarol, de La Celeste y figura de la Juventus de Italia.

Hubo otros casos, pero distintos, porque se trató de hijos de futbolistas que actuaron en los dos grandes: Matías Aguirregaray (hijo de Óscar), Maximiliano Viera (Milton) y Diego Forlán (Pablo).

Lo de Giovanni y Agustín, por ser dos y al mismo tiempo, no tiene precedentes.

Antecesores
Festejo de Juan Antonio Gonzalez, junto a Gustavo Mendez y Osvaldo Canobbio. Foto: Ariel Colmegna
Los tres padres
Juan GonzálezUn delantero veloz y con goles clásicos. n Llegó a Nacional en 1994, con 22 años, procedente de Basáñez. Fue goleador del Uruguayo en 1995 y en 1996. Jugó en Oviedo, Atlético de Madrid y Granada. Se retiró en Fénix en 2006.
Osvaldo Canobbio
Goleador en River, Nacional y la Selección.  Surgió en River y sus goles lo llevaron al tricolor en 1994. Fue delantero goleador de las selecciones juveniles y mayor. Como “Juanchi”, se retiró en Fénix pero en 2010. Hoy es asistente en Liverpool.
Julio Montero CastilloUn Campéon de América y el Mundo. Llegó a Nacional en 1966 desde Liverpool. Fue campeón de América y del Mundo con el tricolor en 1971 y disputó los mundiales de 1970 y 1974. Jugó en Independiente, Granada y Tenerife. Coincidentemente, también se retiró en Fénix en 1979.


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º