vea el VIDEO

El as en la manga: Aguiar quiere ser una carta en el equipo de Rivera

El volante se rió de las críticas que aseguran que está gordo y se comparó con Fabián O’Neill.

Aguiar dejó atrás el estado febril con el que jugó frente a Juventud de Las Piedras, aunque su rostro aún mostraba signos de la fiebre. El volante, que volvió a ingresar en el partido frente a los pedrenses tal como había hecho en el debut ante Cerro, no le dijo nada a los médicos que se sentía mal hasta después del partido. Por si las moscas.

"Jugué con fiebre y estuvo un poco complicado, pero por suerte pude entrar y terminar el partido. No se supo por qué fue la fiebre, un virus tal vez. No les dije nada, porque pensé que no era importante, que no me iba a pasar nada. Era una fiebre común nomás y hoy ya estoy mucho mejor", contó Aguiar ayer al comienzo del doble horario con el que los aurinegros arrancaron la semana.

Según admitió el técnico Bengoechea, Aguiar leyó muy bien los partidos. "Depende de cada juego. Uno sabiendo que tiene posibilidades de entrar trata de ir leyendo el partido de afuera. Aunque por más que lo leas bien no entrás con el mismo ritmo de juego, pero sí sabiendo lo que está intentando hacer el rival y lo que necesita el equipo. Pero todos los encuentros son cambiantes y a veces te toca entrar y en otras no. En estos dos partidos me tocó y espero seguir con esa posibilidad", dijo el volante, quien sin embargo espera con ansias el momento de arrancar desde el inicio de un partido.

"Espero que llegue cuanto antes. Cuando me toque la posibilidad de jugar voy a ir sintiéndome cada vez mejor. Yo me voy a preparar para jugar frente a Tacuarembó. Tengo dos semanas por delante y el viernes vamos a hacer fútbol. Después dependerá de Pablo".

Temperamento.

El volante muestra dentro de la cancha una calma que no tenía en su anterior pasaje por Peñarol. "Estoy más tranquilo y espero seguir por la misma senda. Sin perder el carácter, pero bajando un poco la pelota al piso", explicó sobre uno de los aspectos que más se le criticaba.

"Hay un momento en que uno comienza a poner en la balanza muchas cosas vividas; va creciendo. Hoy entiendo que el mejor ejemplo para mi hijo tengo que ser yo. Y eso es muy importante, aunque igual siempre dejo un espacio para mis errores y alguna macana que me puede llegar a mandar", añadió.

Concretar su cuarto regreso a Peñarol no fue sencillo. O al menos costó más de lo que muchos se imaginaban. Quizás por eso hoy lo disfruta aún más. "Tenía muchas ganas de quedarme en el país y de tener un contrato más largo para poder afianzarme en el club. Estoy muy contento de estar acá y espero llevarme alguna copa", se entusiasmó el mercedario, que firmó con los aurinegros por un año y medio.

El técnico.

Aguiar es consciente que la prioridad del entrenador Pablo Bengoechea para la mitad de la cancha no era él sino Ruben Olivera y que recién cuando se cayó la posibilidad de que regresara el "Pollo", el entrenador levantó el pulgar para su retorno. Sin embargo, no se molesta por eso, pues sabe que "son cosas del fútbol", como dijo en más de una oportunidad.

Quizás por eso no tuvo más que elogios para el entrenador. "Es muy tranquilo y eso es muy positivo. Además, no se olvidó de jugar al fútbol. Hay pocos entrenadores así. Hay pocos entrenadores que no lo olvidan. A veces hablan mucho, pero cuando cambian de jugador a entrenador se olvidan de cómo eran las cosas cuando estaban del otro lado. Él no se ha olvidado que fue jugador y lo demuestra en muchas cosas durante la semana", afirmó el volante que defendió en su carrera 10 camisetas, teniendo en cuenta sus cuatro etapas en Peñarol, las dos que tuvo en Liverpool, el equipo en el que se inció y sus dos pasajes en el Sporting Braga portugués.

Más adelante, Aguiar se tomó en broma las críticas que recibe sobre su estado físico, y que aseguran que está pasado de kilos. "Soy como Fabián ONeill. Aunque él juega diez veces más que yo (Risas). Me puedo parecer a él en la panza nomás. Él es un crack y yo no soy nadie", aclaró enseguida sobre la comparación.

"Siempre se habla de esas cosas. Yo llegué atrasado a la preparación y puede ser que tenga un kilo de más, pero no me preocupa que me critiquen. No me interesa porque hubo partidos importantes en los que también jugué con algún kilo de más, pero en ese momento nadie decía nada. Y hoy nadie se acuerda. Esto es fútbol y hoy se critica mucho. Me causa gracia y lo tomo con buen ánimo", aseguró. La felicidad del volante por haber regresado a Peñarol aumenta por las dos primeras victorias obtenidas en el inicio del Clausura, un torneo que tienen la obligación de ganar. "Las cosas están saliendo bien, al menos en cuanto a resultados, y eso tiene a todo el mundo contento. Obviamente, todavía hay cosas que tenemos que seguir mejorando. Ojalá que con el correr de los partidos vayamos manejándolas mejor", se ilusionó.

"Hemos tenido la suerte de concretar las jugadas que se nos han presentado en estos dos primeros partidos que estuvieron bastante complicados", admitió. Pero no quiso extenderse sobre los aspectos que se deben mejorar. "Los defectos que hemos tenido me los guardo para mí. Eso queda entre nosotros, para que los futuros rivales no nos saquen ventaja".

Maduro.

Los futbolistas aurinegros son conscientes que tienen como compañero al mejor jugador del medio. "Urretaviscaya es muy importante para nosotros. Está muy bien, ha madurado mucho y está por encima de cualquier jugador del fútbol uruguayo. Lo demuestra en la cancha y nadie lo duda. Es muy importante para nuestro ataque; es un jugador desequilibrante", reconoció Aguiar quien sigue entrenando a full y no para bajar de peso, sino para ser titular en Rivera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)