MARACANÁ 70 AÑOS

Arranque demoledor y final épico: el camino celeste hacia el Maracanazo

Los dirigidos por Juan López disputaron cuatro partidos, en los que conquistaron 15 goles y fueron los únicos invictos del Mundial 1950.

Gol de Schiaffino
El remate de Schiaffino para marcar el 1-1 de Uruguay ante Brasil en Maracaná. Foto: Archivo El País

Hace unos días recibí una llamada de una señora que, con 94 años y lectora de toda la vida de El País según me dijo, me hizo una pregunta que al menos me dejó pensando: “¿Por qué para ustedes Maracaná fue la hazaña más grande del fútbol uruguayo? Mire que yo viví todo eso y también recuerdo lo que fueron las gestas del ‘20 y me duele mucho cuando se dice eso, porque es como que se le quita valor a las medallas de oro de Colombes y Ámsterdam. Mire que aquellas conquistas fueron, al menos, tan importantes como las de Maracaná”, me dijo muy convencida y sin ningún tono de reproche en su voz.

En una larga charla Marta (me dijo solo su nombre y me aclaró que no me daría sus apellidos porque delatarían su vínculo con los también héroes olímpicos) me contó que tenía historias de primera mano contadas por su tío, que había estado en la delegación celeste de París, y que por lo tanto le parecía un error poner esas conquistas por debajo de Maracaná.

Con el mayor respeto yo le dije que no solo los periodistas y la mayoría de los uruguayos creemos que no habrá nada como Maracaná por las circunstancias del partido, pero que en todo caso esto está avalado por el mundo entero. La hazaña de los campeones mundiales de 1950 difícilmente sea igualada y es reconocida en todo el planeta. Uruguay tenía todo en contra:
1. Debía enfrentar en la última fecha al local, con el apoyo de 200.000 personas.
2. Para ser campeón el único resultado posible era ganar, porque la definición era en régimen de liguilla.
3. Comenzó perdiendo y tenía que dar vuelta el partido.

Todo eso lo hizo y por eso Maracaná es épico. Es como el libreto de una novela o película exitosa.

Lo que sí en todo caso me hizo pensar Marta cuando me habló fue en que quizás se pone mucho énfasis en cómo fue la definición, pero no en el recorrido.

Para la medalla de oro en París 1924 tuvo que dejar por el camino a Yugoslavia, Estados Unidos, Francia, Holanda y Suiza. Y, salvo en el caso de los holandeses a los que venció 2-1, Uruguay fue muy superior a los europeos y norteamericanos. Y tuvo que jugar cinco partidos.

Para repetir el título en 1928 jugó un partido menos, pero también ante rivales muy fuertes: 2-0 a Holanda, 4-1 a Alemania, 3-2 a Italia y 2-1 a Argentina, que había vencido 11-2 a Estados Unidos, 6-3 a Bélgica y 6-0 a Egipto. Es decir, otro camino muy complicado salvado con gran nota.

El Mundial de 1950 presentó una ruta bastante más accesible y para llegar al título solo tuvo que jugar cuatro partidos, una realidad muy diferente a la de hoy en la que el campeón del mundo debe afrontar siete juegos.

Debut arrollador

Uruguay quedó emparejado en el Grupo 4, en el que solo hubo dos equipos: el Celeste y Bolivia. Fue una victoria clarísima de los dirigidos por Juan López por un contundente 8-0. El partido se disputó el 2 de julio en el estadio Independencia de Belo Horizonte y tuvo tres conquistas de Oscar Omar Míguez, dos de Juan Alberto Schiaffino y una de Alcides Ghiggia, Julio Pérez y Ernesto Vidal.

Formación de Uruguay ante Bolivia

Formación de Uruguay vs. Bolivia 1950
Goles de Uruguay: 14' Míguez, 18' Vidal, 23' Schiaffino, 40' Míguez, 51' Míguez, 54' Schiaffino, 83' J. Pérez y 87' Ghiggia.

La fase final

Con ese triunfo Uruguay accedió a la Liguilla que jugaban los ganadores de cada uno de los cuatro grupos. El primer rival fue España el 9 de julio en Pacaembú, San Pablo. Ghiggia y Obdulio Varela marcaron en el 2-2 que fue el que en definitiva generó la obligación de ganar el último partido.

Formación de Uruguay ante España

Formación de Uruguay vs. Bolivia 1950
Goles de Uruguay: 29' Ghiggia y 79' O. Varela.

Cuatro días más tarde, el 13 de julio, la Celeste enfrentó a Suecia otra vez en Pacaembú. Fue victoria por 3-2 con doblete de Míguez y otro gol de Ghiggia.

Formación de Uruguay frente a Suecia

Formación de Uruguay vs. Suecia 1950
Goles de Uruguay: 39' Ghiggia, 77' y 85' Míguez.

Quedaba el último paso y sería ante el local Brasil, que venía a paso demoledor: 4-0 a México, 2-2 con Suiza y 2-0 a Yugoslavia en la fase de grupos; y 7-1 a Suecia y 6-1 a España en los dos partidos de la fase final.

Formación de Uruguay contra Brasil

Formación de Uruguay vs. Brasil 1950
Goles de Uruguay: 66' Schiaffino y 79' Ghiggia.

Lo ocurrido aquel 16 de julio de 1950 en la primera visita del equipo al gigante y confiado Maracaná todo el mundo lo sabe y lo admira: victoria 2-1 sobre Brasil para concretar la hazaña más grande en la historia del fútbol mundial. Con el perdón de Marta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados