CLÁSICO

Los arqueros brillaron pero Emiliano Martínez se llevó todos los aplausos

Recuperó una infinidad de pelotas y fue el más regular. Está con confianza, es capaz de arriesgar con el balón y la juega de forma acertada y con elegancia. Fue la estrella del clásico.

Fernandino. Emiliano Martínez en muchas jugadas escalonó muy bien a Torres. FOTO: Nicolás Pereyra.
Fernandino. Emiliano Martínez en muchas jugadas escalonó muy bien a Torres. FOTO: Nicolás Pereyra.

El clásico terminó 0-0 en el Campeón del Siglo, pero lejos de lo que el resultado refleja, el partido entre Peñarol y Nacional tuvo varias situaciones claras de gol, principalmente en el primer tiempo que fue lo más entretenido del encuentro, cuando con piernas frescas ambos equipos arriesgaron.

Una de las explicaciones de que el partido haya finalizado sin goles es la muy buena actuación de los arqueros Kevin Dawson y Sergio Rochet. Principalmente del tricolor, que tuvo más trabajo que su colega.

No es nuevo decir que desde hace varios meses hasta ahora el nacido en Nueva Palmira está atravesando por un momento espectacular, en el que se incluyen sus actuaciones determinantes en la Copa Libertadores. Rochet ha ganado en confianza, está seguro y está sacando todo lo que va a su arco. Le ganó el duelo a David Terans, quien fue el mejor exponente de los aurinegros y quien permanentemente exigió al guardameta.

El número 80 de Peñarol fue quizás el único protagonista del partido que se dio cuenta que la cancha estaba muy complicada para los arqueros y probó varias veces, sacando a relucir una de sus virtudes como lo es el remate a distancia. Así, a los 16 minutos tuvo la primera desde 25 metros que resolvió bien Rochet con el pecho y sacando el rebote hacia un costado, como el manual del portero indica.

Tres minutos después el que se lució fue Dawson, en su atajada más importante del encuentro. Martínez recuperó, le cedió la pelota a Gabriel Neves y el 8 le metió una pelota de gol a Brian Ocampo que, con un enganche desairó a su marcador, y tiró fuerte, provocando la respuesta del meta.

Ya en el tramo final del primer tiempo Rochet le volvió a ahogar el grito de gol a Terans dos veces, una de ellas cuando el atacante aurinegro tuvo mucho tiempo para decidir qué hacer y optó por un tiro cruzado y rastrero que permitió una fantástica estirada del arquero de los tricolores.

Clásico
Rochet va abajo y le saca el remate cruzado a Terans. Iban 43 minutos. Foto: Nicolás Pereyra

La segunda de Dawson fue en el complemento. Pablo García y Ocampo se asociaron por la derecha y el “10” sacó un remate al cuerpo del golero de Peñarol, que estaba bien ubicado para evitar el gol.

La última atajada destacada de Rochet fue a los 64’, cuando Mathías Laborda perdió una pelota en la salida del equipo y Terans quedó de frente al arco; el remate del delantero de Peñarol era muy difícil por cómo se movió el balón, pero el guardameta respondió de manera acertada, como durante toda la temporada.

Emiliano Martínez, el destacado. FOTO: Nico Pereyra.
Emiliano Martínez, el destacado. FOTO: Nico Pereyra.

ESTRELLA. Otro que jugó un partido completo y terminó convirtiéndose en la gran figura del clásico fue el fernandino Emiliano Martínez.

Fue una máquina de recuperar pelotas y fue uno de los que opacó la figura de Facundo Torres, quien fue marcado de manera escalonada por dos y hasta tres jugadores tricolores para que el futbolista de La Paz no gravitara en el juego.

El estilo de Emi Martínez, su zancada larga y su excelente manejo de pelota le dan herramientas para seguir creciendo y que no le pese jugar un clásico de la manera en que lo hizo. Siempre fue una salida clara para Nacional y los defensas lo buscaron -junto a Gabriel Neves- para iniciar el juego de los tricolores. Con algunas de sus recuperaciones se gestaron llegadas claras de los albos. Su manera de poner el cuerpo genera que sea difícil quitarle la pelota. Es una joya que tiene Nacional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados