MUNDIAL 2018

Argentina y un campamento base blindado

Patrulleros, fuertes medidas de seguridad, decenas de policías y militares... Tras las amenazas del Estado Islámico a estrellas del Mundial como Lionel Messi, Argentina se blinda en Rusia con un dispositivo que trasciende la faceta deportiva.

Lionel Messi. Foto: AFP.
La seguridad de la concentración argentina gira alrededor de Lionel Messi. Foto: AFP.

Patrulleros, fuertes medidas de seguridad, decenas de policías y militares... Tras las amenazas del Estado Islámico a estrellas del Mundial como Lionel Messi, Argentina se blinda en Rusia con un dispositivo que trasciende la faceta deportiva.

Para ingresar en el campamento albiceleste hay que atravesar hasta tres "checkpoints" iniciales este lunes en el primer entrenamiento abierto del equipo.

Eso, solo, antes de pasar la primera barrera. Y es que Bronnitsy, en el sureste de Moscú, es un pueblo con dos realidades diferentes: por un lado, la de los locales que viven intensamente los días previos. Algunos, incluso, transforman sus casas para convertir sus hogares en improvisados lugares de comida.

Por el otro, la de las decenas de autos de policía que recorren las calles del pueblo, de unos 20.000 habitantes, que nunca gozó de tanta atención como estos días.

Tres controles y una barrera después, prensa y aficionados deben recorrer cerca de un kilómetro a pie para llegar hasta el último control, vigilado por militares, con chequeos y arcos para el metal.

Todo con tal de mantener la seguridad del equipo y de Messi, objetivo de las amenazas del Estado Islámico en los últimos meses.

La preocupación

En otoño, la Wafa Media Foundation, un órgano de prensa del EI (Estado Islámico), empezó a difundir en las redes sociales fotomontajes protagonizados por estrellas mundiales del fútbol como Messi y Neymar, o el entrenador de la selección francesa, Didier Deschamps, que aparecían con uniformes naranjas y un cuchillo en la garganta, yaciendo en el suelo o muriendo entre llamas.

Otra de las plataformas del grupo divulgó unos carteles con el argentino encarcelado, con una gota de sangre en su ojo izquierdo y una leyenda en inglés en la que podía leerse: "Estáis combatiendo a un estado que no tiene la palabra fracaso en su diccionario".

Las amenazas, en inglés o en francés, han sido siempre así de explícitas: "¡No estarán a salvo mientras no lo estemos en los países musulmanes!" o "¡No dejaremos de aterrorizarles ni de arruinar sus vidas!".

Ante las preocupaciones de los responsables de la AFA, el presidente del organismo, Claudio Tapia, se reunió con el embajador ruso en Buenos Aires antes de que Argentina estrenara el estadio Luzhniki en un amistoso contra la anfitriona, a la que derrotó 1-0 en noviembre.

"El Presidente Tapia recibió en îEzeiza al embajador de Rusia en îArgentina, Viktor Koronelli. El DT Sampaoli también dialogó con ellos", informó entonces la AFA en Twitter.

San Petersburgo, una de las sedes del Mundial, ya sufrió un atentado terrorista perpetrado en el metro por el Estado Islámico en abril de 2017, en el que murieron 16 personas.

"El riesgo terrorista existe ahora para todas las competiciones deportivas globales. Atraen las cámaras y, por tanto, a los terroristas", dijo recientemente a la AFP Pascal Boniface, director del parisino Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas (IRIS), experto en geopolítica del fútbol.

Y nadie en Rusia acapara tanto los focos como Lionel Messi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º